4 cosas que debes saber para abrir una franquicia en un centro comercial

¿Es más caro abrir en un centro? ¿Qué limites tengo? ¿Quién se encarga de las obras? ¿Contaré con más público potencial?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
PREPARA MÁS DINERO

Empecemos por las cuestiones monetarias, que, al final, representan la mayoría de los desvelos emprendedores.  Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo y Asociados, aclara las primeras dudas. “La inversión inicial suele ser más elevada, debido, entre otros factores, a los compromisos que se adquieren con el centro comercial”.

Si a pie de calle, lo habitual es hacer frente a un par de meses de fianza por el local -“lo obligatorio”-, en un complejo puedes estar obligado a reservar hasta seis meses de inmovilizado financiero por ese concepto, “en función del tránsito del lugar”. Una cantidad con la que se garantiza, por ejemplo, que los técnicos del centro comercial estén a tu disposición a la hora de acometer las obras, para resolver cualquier duda o incidencia.

Y recuerda que también tendrás que asumir gastos comunes, compartidos con el resto de negocios, algo que a veces pasa inadvertido. “Y estos gastos de comunidad, con los que se cubren la seguridad, limpieza o iluminación de las instalaciones, pueden ser elevados”. 

¿ESTÁ JUSTIFICADA ESA INVERSIÓN SUPERIOR?

"Esa renta más alta no siempre está justificada”. Es cierto que en un centro cuentas con un público cautivo que “pulula” y pasa más de una vez por tu punto venta, con lo que miles de clientes potenciales están, en teoría, a tu alcance. "Ahora bien, un peligro es que te puedes encontrar con muchas horas que no son hábiles, con los pasillos prácticamente vacíos, sobre todo por las mañanas, de lunes a viernes".

Este fenómeno lo debes tener muy en cuenta, sobre todo al decidir el número de trabajadores que vas a contratar, si no quieren encontrar a uno de tus trabajadores con los brazos cruzados, jornada tras jornada. En esto, te ayudará -o así debería- la central.

LOS CENTROS DE LA CENTRAL

Para entrar en un centro comercial, deberías ir de la mano de una franquiciadora con experiencia previa en este tipo de ubicaciones, recuerda Barbadillo. “Y es que el trato con los responsables del centro requiere una capacidad de negociación acreditada y éxitos previos en esos emplazamientos”.

Pero, ¿quién lleva la voz cantante en las conversaciones? Aquí lo habitual es que las centrales más potentes tengan la opción de entrar en los centros. “El procedimiento es reservar la zona, hablar con los responsables del complejo, fijar condiciones y, a partir de ahí, decidir si ponen en marcha un centro propio o asociado”. Visto el relato, es evidente que tú, como asociado, tienes poco que decir, ya que las condiciones vendrán fijadas de antemano.

¿QUIÉN SE ENCARGA DE LAS OBRAS DEL LOCAL?

En primer lugar, recuerda que no es lo mismo entrar en un centro ya abierto, en un local que haya acogido un negocio con anterioridad, donde el acondicionamiento resulta a priori más sencillo, que en uno nuevo. “Aquí te darán el local completamente en bruto, con el hormigón, el ladrillo visto, los falsos techos… de ahí que el coste del montaje sea mayor”.

¿Y quién se encarga de las obras? El franquiciador seleccionará el equipo encargado de este proceso. “Las normas constructivas son estrictas y no las podrás transgredir, con lo que los pasillos tendrán que quedar diáfanos y no podrás hacer más de una altura en tu local si así está previsto, entre otros requerimientos”.

¿Cuál es el papel del equipo técnico del centro comercial? Por un lado, se encargan de verificar que se están cumpliendo los límites constructivos y de adecuación del local. “En paralelo, te facilitarán las conexiones necesarias para poner en marcha  el negocio, de luz o agua, así como todos los elementos estructurales precisos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión