Todo lo que necesitas saber para abrir una panadería

Inversiones, perfil de franquiciado, plazos de amortización, locales tipo... Sigue leyendo y descubre las franquicias protagonistas del mercado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
UN MERCADO CON PUNTO DE COCCIÓN PERFECTO

Estas franquicias apuestan por aunar tradición y vanguardia en sus propuestas, con el componente artesanal como factor competitivo. Abundan también los conceptos híbridos, que integran en un mismo espacio la venta y la degustación de producto.

Como perfil de asociado, estas enseñas coinciden en que tiene que ser una persona que busque autoempleo y que le guste y posea la determinación de elaborar los productos respetando su calidad, siempre contando con el apoyo de la central.

Las franquicias que aquí conviven gozan de una trayectoria solvente, con inversiones que parten de los 40.000 euros y establecimientos a partir de 50 metros cuadrados.

Bertiz

Bertiz  es una franquicia especializada en panadería, bollería y pastelería, que acumula una trayectoria de 30 años en el sector. Integrada en Berlys Corporación, “la marca cuenta con el dominio propio de todos los puntos claves del negocio, con una amplia gama y fabricación propia del producto y dominio de la exposición”, explican desde la central.


La enseña busca a emprendedores que posea un perfil muy enfocado al cliente y que pueda aportar el 50% de la inversión con recursos propios. Desde la central aseguran que “toda la formación corre a nuestro cargo, que consta de 45 días para el gestor del local y de 10 días para el resto del equipo”. Otros puntos de apoyo tienen que ver con la selección del emplazamiento óptimo del local, así como la decoración del mismo, sin olvidar el equipo que supervisará el modelo de explotación y el enfoque al cliente objetivo". El futuro asociado también recibirá soporte en logística, I+D y comunicación y marketing".


Si nos detenemos en el ámbito financiero, la facturación en el primer año de la franquicia es entre 400.000 y 600.000 euros, con un plazo medio de retorno de la inversión en sus nuevas unidades estimado en 38 meses. Y una inversión necesaria de entre 120.000 y 300.000 euros.

El Mimbre

Juan Rubio Valenzuela creó en Málaga en 1974 esta franquicia, como una panadería tradicional y familiar "A día de hoy contamos con 40 establecimientos y una nave en el Parque Tecnológico de Málaga que nos permite distribuir a las tiendas, así como a clientes reconocidos como Carrefour, Supermercados Eroski, Lidl o Ikea", destacan desde la central.


Un aspecto operativo clave es que la central "escucha" tanto al consumidor como a sus puntos de distribución, "lo que permite incorporar novedades de manera ágil". En este sentido, "la firma siempre ha mantenido un compromiso con los consumidores, en la forma de elaborar un producto realizado con masas madres naturales, y en acercarles las tres gamas de panes: tradicionales, especiales y ecológicos”.


El emprendedor que se quiera unir a la marca accederá a un programa de formación dividido en dos partes, por un lado la formación teórica y por otro la formación práctica.

Ya en el ámbito financiero, la central calcula que “la facturación prevista el primer ejercicio oscila entre 180.000 y 500.000 euros, con un plazo medio de retorno de la inversión en nuevas unidades de 3 a 5 años”, mientras la inversión para la apertura del negocio oscila entre 40.000 y 120.000 euros.

 

Granier

Cadena de venta de pan, pastelería y bollería que, en algunos locales, ofrece servicio de cafetería y degustación de los mismos productos que venden en tienda.

Esta franquicia desarrolla establecimientos de venta de pan, pastelería y bollería. “Y en algunos locales también ofrecemos servicio de cafetería y de degustación de los mismos productos que vendemos en tienda”, matizan desde una central que, como principal factor competitivo, señala “la mejor calidad a bajo coste”.


Orientado tanto al autoempleo como a perfiles inversores, el concepto se ha diseñado para alcanzar el pay-back en una franja de 18 a 24 meses, mientras la facturación se espera alcance los 700.000 euros el primer año. “Hemos cerrado un acuerdo con el Banco Popular para que el asociado acceda a financiación. Por otro lado, recomendamos que el 50% del desembolso se corresponda con recursos propios”. El franquiciador, en paralelo, presta apoyo a la red en ámbitos como la formación, el marketing o la promoción.

La inversión media es de 150.000 euros.

La Colegiala

Panadería artesanal, con productos de fabricación 100% propia, y empresa socialmente responsable.
La Colegiala aúna la panadería tradicional con un servicio de cafetería. "El concepto de negocio combina el cuidado y respeto a la tradición, con la técnica y el atractivo de la innovación dentro del segmento de la panadería", explican desde la central. “Nuestros valores empresariales están basados en esta premisa e innovamos permanentemente, sin dejar atrás nuestro carácter artesano, el cuidado de la salud, la calidad, el compromiso social y la cercanía”.


El franquiciador incide en el valor artesanal de una cadena con locales que despliegan una "ambientación y decoración muy cuidada, donde acercan al usuario una gama de productos elaborados en el propio establecimiento".

Para sumarse al proyecto, buscan “a personas amantes de los productos artesanos y que crean en valores como la solidaridad, honestidad y humildad”.


Ya en el plano financiero, la enseña ha cerrado acuerdos en diferentes entidades financieras para ayudar a un asociado que debe cubrir el 30% de la inversión con recursos propios. La facturación prevista para el primer año, mientras, se sitúa en aproximadamente 340.000 euros  (Franquicia  Tipo 1) y  490.000 euros (Tienda  Tipo 2).


Como trazo final de este retrato, los impulsores del proyecto quieren destacar que ésta es una empresa familiar, coherente y responsable. "Hemos salido al mercado sólo cuando hemos estado seguros de que el éxito está asegurado y preparados para dar todo y no hacer promesas imposibles”.

Panea

Panadería, pastelería y desayunos para acompañar los momentos del desayuno o la merienda en un ambiente artesanal que recuerda a los obradores tradicionales. Panea se define como “una panadería que sólo trabaja con materia prima de calidad y masa madre”, descartando así en sus productos la inclusión de congelados.


Conforme a su filosofía, el perfil que buscan en su estrategia de expansión bajo la fórmula de franquicia es el de personas “que quieran apostar por lo tradicional, por el pan de toda la vida, por la calidad y la competitividad”.

Entre sus exigencias a los franquiciados, se encuentra también la disposición de, al menos, el 40% de la inversión total del negocio en recursos propios, estimando el plazo medio de retorno de la inversión en, aproximadamente, 2 años. La central no cuenta con acuerdos con entidades financieras específicas, dejando esta posibilidad a la libre elección del franquiciado.

Panneluss

Venta de productos de panadería y bollería con servicio de cafetería.

Como franquicia, dicen haberse marcado el objetivo de suministrar a sus clientes “un producto “original, saludable y sabroso” que es como definen sus productos de panadería y con lo que dicen marcar la diferencia en este segmento. Con varios años en el mercado, se sienten autorizados para compartir con sus franquiciados un modelo de negocio “probado y consolidado” que garantiza “rentabilidad” y continuidad en el tiempo, teniendo en cuenta que hablamos de un artículo “de primera necesidad”.


Para este año prevén abrir 12 franquicias, cuya adhesión requiere una inversión inicial aproximada de 120.000 euros, que la central estima empiece a recuperar el asociado a partir de 1,5 o 2 años de funcionamiento del negocio.

Valero Forn Tradicional

Franquicia de venta de pan, pastelería y bollería. En algunos locales, se ofrece servicio de cafetería y degustación.

Orientado al autoempleo, el concepto presenta varios factores competitivos, como la rotación del producto, la estructura empresarial consolidada, el sistema de trabajo...

La central, que ha sellado una alianza con el Banco Sabadell para facilitar el acceso a la financiación, establece que, como mínimo, el 40% de la inversión debe proceder de recursos propios. "Nuestro apoyo a la red se traduce en formación, marketing y seguimiento del negocio". La inversión necesaria es de unos 80.000 euros.

Iaia' Nita

Con un cuarto de siglo de experiencia, esta empresa familiar monta tiendas de panadería y degustación.


“Empresa familiar, totalmente transparente, con productos de gran calidad y 25 años de experiencia”. Ésta es la panorámica que dibujan desde esta cadena de tiendas de panadería y degustación. Como potenciales asociados, la central selecciona a gente con capacidad de gestión para implantar uno de los establecimientos, como principal requisito.


El franquiciador mantiene acuerdos con entidades para facilitar el acceso a la financiación al asociado, a quien se aconseja cubra el 30% de una inversión de entre 80.000 y 100.000 euros + IVA y que ese porcentaje se realice con recursos propios. La facturación, por último, se calcula ronde los 485.000 euros.

Panaria

Cadena de panaderías-cafeterías premium integrada en la Compañía del Trópico del Café y Té (cafeterías y casual dinning).


La cadena posee una estructura central que atiende las dudas o necesidades de la red. “Su labor engloba la búsqueda de nuevos y mejores proveedores, la identificación de las nuevas tendencias del mercado y su implementación en los establecimientos, con el fin de estar siempre actualizados en lo que a gustos y novedades se refiere”.


Panaria busca a emprendedores que disfruten con la atención al público, sin que resulte imprescindible la experiencia. “Nuestro plan de formación inicial y permanente les permitirá mantenerse actualizados en las áreas clave de la actividad”.

El asociado, que debe aportar en recursos propios entre el 55 y el 65% de la inversión, recupera el desembolso en un par de ejercicios. “Subrayar, en el plano económicos, las alianzas que hemos cerrados con diversas entidades para facilitar el acceso a la financiación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias