Emprende con uno de los líderes en franquicia

Por volumen de negocio y número de locales, el sector de alimentación es uno de los referentes del sistema. Ahora, las oportunidades más interesantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
UN GIGANTE DE LA FRANQUICIA

Un vistazo a nuestro ranking y comprobarás el poderío de la actividad, algo que confirman los datos de la AEF: de 10.800 establecimientos, que generaron 9.400 millones de euros el 2014, pasamos el último ejercicio a 12.061 unidades y 10.042 millones. Como tendencia estrella, la apuesta por formatos de proximidad, lo que se traduce en potenciar los productos frescos y locales, hasta el punto, en algunos casos, de adaptar la oferta a cada barrio. En línea con esta cercanía al cliente, encontramos conceptos rentables en plazas de 1.000 habitantes, con locales e inversiones más reducidos.

Como ejes competitivos, la amplitud del surtido y la capacidad logística de la central. Junto a los supermercados, que dominan el sector, encontramos tiendas especializadas (fruterías, productos a granel, venta de tartas...). Mención aparte a las vinotecas, con una progresión más que interesante y que no se limitan a la venta, con espacios donde fomentan la cultura del vino.

A continuación, la selección de oportunidades que aparece en nuestro Especial Franquicias 2016, con toda la información económico-financiera actualizada.

EROSK/CITYI: POR UNA RELACIÓN LARAGA Y DURADERA

Iniciamos el retrato con el perfil de asociado que busca Eroski. “Seleccionamos a personas que quieran dirigir su propio negocio, muy pegados al terreno, con carácter emprendedor, don de gentes e interesados en invertir en un negocio con éxito”, detalla la central. “Lo cierto es que buscamos relaciones a largo plazo, con el objetivo de que el emprendedor gane el dinero previsto o más. A partir de aquí, desplegamos el mejor servicio logístico del mercado, con total transparencia y una amplitud de información muy superior al resto. A esto, añadimos formación previa, apoyo comercial continuado y el diseño de un plan ‘publipromocional’ para la tienda”.


El franquiciado, quien debe poseer entre el 20 y el 30% de la inversión en fondos propios, accederá a un negocio diseñado para amortizar ese desembolso inicial en una media de seis años. “Hemos cerrado acuerdos con entidades financieras y con sociedades de garantía recíprocas que faciliten la financiación y que aporten al asociado condiciones especiales en la contratación de los servicios que precisen del banco”.

En cuanto a la oferta, “es un establecimiento cercano que se aleja de otros conceptos, gracias a sus productos frescos y a sus buenos precios en las referencias básicas”.

SIMPLY SUPERMERCADOS

Más de cincuenta años de experiencia en el sector de la distribución comercial. Este bagaje representa uno de los principales factores competitivos de una franquicia que pone esa experiencia a disposición del asociado.


“Integrarse en nuestra red supone pasar a formar parte de uno de los primeros grupos de distribución a escala mundial, el grupo Auchan”, continúan explicando desde una central que gestiona diferentes enseñas: Simply Market, Simply City, Híper Simply, Simply Basic y Simply Store. En este sentido, la facturación prevista para el primer año de un punto de venta asociado dependerá del formato de negocio que se desarrolle.

¿Y qué perfil de franquiciado buscan? “Lo cierto es que seleccionamos tanto a emprendedores que quieran abrir un supermercado como a profesionales con uno o varios establecimientos en marcha”.

El asociado, que tiene capacidad de adaptar el surtido y el posicionamiento del precio, recibe apoyo constante, al tratarse de un proyecto de franquicia integral. “Este proceso comprende la formación necesaria para él y para su equipo”. A todo lo anterior, “se suma el hecho de beneficiarse del uso de la herramienta de fidelización, Club Simply”.

VINALIUM: DEMOCRATIZAR LA CULTURA DEL VINO

Bajo un concepto general de ‘bodega de toda la vida’, pero con formato actualizado, Vinalium busca acercar el mundo del vino a los consumidores, “alejándose de la imagen de tiendas ‘sólo para entendidos’ que tradicionalmente se asocia a este tipo de espacios”.

En línea con la propuesta descrita por la central, una tienda promedio, con una sala de venta de entre 50 y 100 metros cuadrados, despliega entre 800 y 1.000 referencias de vinos, vino a granel, licores, cavas, champanes e, incluso -según la ubicación del establecimiento-, refrescos y otro tipo de bebidas, además de un pequeño surtido de alimentos.


Como potenciales asociados, la central busca a personas que quieran autoemplearse, “con actitud/aptitud comercial y con ganas de aprender/formarse en este segmento de actividad”. El soporte a la red se materializa en la búsqueda del local, en la formación técnica y comercial con profesionales, así como en visitas periódicas y asistencia continua.

El franquiciador, que recomienda que los fondos propios asciendan a entre el 25 y el 50% de la inversión inicial, mantiene un acuerdo con el Banco Sabadell y calcula un pay-back a los tres años. En cuanto a la facturación prevista, no se facilita este dato.

SUMA SUPERMERCADOS: REFERENTES EN CADA BARRIO

“Estamos 100% orientados al desarrollo de un modelo de tienda de proximidad, basada en la especialización de secciones que se adaptan según la necesidades de los consumidores de la zona, la competencia existente en el área y la sala de venta que posea el local”.

Desde la central siguen profundizando en un modelo de negocio que se centra en 1 ó 2 secciones destino (frutería, panadería, cafetería, charcutería, carnicería, vinoteca, conveniencia y snack-refresco). “Sobre esta base, trabajamos para que nuestros asociados se conviertan en referentes en sus barrios”.


A estos emprendedores se les ofrece un análisis previo de su negocio y, “así, proponerles la mejor solución a medida”, explican. “Ponemos a su disposición el conocimiento e infraestructura de Grupo Miquel, lo que se traduce en un respaldo en varias direcciones: “central de compra con más de 1.700 proveedores; surtido con más de 10.000 referencias (1.600 de marca propia); herramientas de fidelización y rentabilidad; precios muy competitivos”.

Todo lo anterior confluye en un  “negocio rentable, con beneficios en pocos meses, económico, que no requiere una gran inversión y seguro”, sin que la central facilite datos concretos.

TARTALIA: UNA BUENA PORCIÓN DE RENTABILIDAD

Los fundadores de la empresa son tres emprendedores, trabajadores de una empresa líder del sector, que decidieron apostar por la elaboración de tartas artesanales a buen precio. Desde entonces, han articulado una red que se concentra fundamentalmente en la Comunidad de Madrid y, a partir de la cual, buscan ahora armar su proyecto en franquicia.

“Como señas de identidad, un distribuidor único que trabaja en condiciones ventajosas tanto en precios como en la frecuencia de los suministros, además de un departamento de I+D propio que aporta nuevos productos a la oferta”, destacan desde la central.


Para integrarse en la red no se requiere cualificación técnica específica ni bagaje en la gestión de negocios de consumo o distribución. “Sí valoramos la experiencia previa en la venta al menor, el interés por la actividad y la sintonía con el negocio”. El compromiso con el asociado abarca la formación, “hasta asimilar la operativa del negocio, o visitas de control”.

Ya en el ámbito financiero, se recomienda poseer el 40% de la inversión en recursos propios. “El plazo medio en el que se recupera el desembolso es de 3 años, mientras que la facturación para el primer ejercicio es de 126.360 euros”.

ROKELIN: PROFESIONALES DEL JAMÓN

Esta franquicia ilustra la pujanza del jamón como aglutinador de multitud de conceptos en franquicia, donde se fusionan las actividades de alimentación y hostelería.

Focalizada en productos típicos de Teruel, con el jamón como protagonista, la cadena incide en su condición de fabricante como factor competitivo. “Los asociados cuentan con la ventaja de comprar directamente el producto a la central y así disminuir el precio de los intermediarios. Disponemos de secaderos propios desde donde se realiza la distribución, además de charcuterías especializadas donde aconsejamos de manera personalizada sobre nuestra oferta”.

A partir de aquí, la enseña propone montar una taberna, “orientada al autoempleo y pensada para llevarla entre 2 personas”, mientras que la modalidad de restaurante se dirige a “profesionales con experiencia en hostelería, dispuestos a trabajar en el local y gestionar a un equipo de 6 a 8 personas”. En ambos casos, la central se encarga de acondicionar el local, una vez seleccionado.

Con una facturación prevista de 300.000 euros durante el primer año y un pay-back que oscila entre tres y cuatro ejercicios, se aconseja que el porcentaje de recursos propios sea del 80%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias