9 ideas para montar tu tienda de ropa

El producto fabricado en España y las tiendas que buscan generar una experiencia, son dos tendencias a seguir en el sector de moda-complementos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La moda: una alternativa siempre vigente en franquicia

En su barómetro de febrero, Acotex, patronal del comercio textil, informaba que las ventas habían caído el 0,7%, con lo que el acumulado anual quedaba en el -4%. Las cifras revelan que aún hay que consolidar la recuperación iniciada en el 2015, en un sector muy ligado al escenario económico-social.

Como tendencias a seguir, una creciente reivindicación del producto fabricado en España y las tiendas físicas como lugares que buscan no sólo vender sino generar una experiencia integral. Relacionado con esto, se incorporan dispositivos tecnológicos que faciliten la compra al usuario, a lo que sumamos proyectos que fusionan gastronomía y moda en un único espacio vanguardista. Las tiendas de precio único, mientras, pueden protagonizar el próximo “boom” en franquicia, llegando, su filosofía, al segmento de los vestidos de novia.

En franquicia, la moda infantil es la que mejor se ha comportado, al pasar de 1.595 unidades en el 2014 a las 1.807 del pasado año.

 

Teria Yabar: diseños únicos, rentabilidad probada

En 1984 la diseñadora Teria Yabar abrió su primera tienda en León, origen de esta cadena especializada en la producción y distribución de moda y complementos de mujer. “Nuestro negocio presenta una inversión moderada, alta rentabilidad y una identidad propia, gracias a unos diseños únicos y fácilmente reconocibles”, subrayan desde la central.

“Prueba de nuestro éxito es que el 20% de los asociados dispone ya de un segundo punto de venta”. El perfil de franquiciado se corresponde con un “gestor empresarial con aptitudes comerciales y conocimiento del retail, motivado por su desarrollo empresarial y con capacidad de inversión”.

Para este último punto, disponen de acuerdos con entidades bancarias que ayudan a financiar el proyecto y, “en cualquier caso, pedimos cubrir, al menos, el 35% del desembolso inicial con recursos propios”. 

Clip Shop: moda joven en déposito

Especializada en la venta de textil de moda joven, la fabricación propia es uno de los principales factores competitivos de esta franquicia. “Otra ventaja es que ofrecemos a nuestros franquiciados el sistema de mercancía en depósito, para evitar que las tiendas se queden sin un stock que se renueva cada semana, gracias a que desplegamos un sistema de envío optimizado”, subrayan desde la central.

Para asociarse a la red, el potencial franquiciado ha de poseer “un perfil emprendedor y gustarle la moda”. Desde la central aseguran proporcionarle formación, “tanto previa como continuada en la gestión del negocio, colecciones y promociones, sin olvidar el soporte en acciones de marketing y demás necesidades y elementos que pueda demandar”.

Este apoyo se hace extensivo a cualquier elemento del día a día, como la colocación del género a principio de temporada o las reposiciones. “El emprendedor debe aportar con recursos propios los 500 euros del canon de publicidad. El resto del importe lo dejamos a su criterio”, aclaran desde la central.

Completamos el retrato financiero con la facturación, que se prevé alcance los 290.000 euros el primer ejercicio, con el pay-back estimado en 10 meses.

Forecast: tendencia y calidad para el hombre

Su oferta comprende una “gran variedad de artículos para el hombre, que cubre las necesidades de diversos perfiles de consumidor”, explican desde la central. “La propuesta se basa en dos ideas: ofrecer respuesta a las necesidades de nuestro mercado y crear colecciones marcadas por la calidad y la búsqueda de tendencias”.

El perfil de franquiciado se corresponde con un profesional con experiencia en el mundo de la moda, y dispuesto a gestionar directamente el negocio. El cálculo de la facturación prevista para el primer año depende de la ubicación, mientras el pay-back lo estiman en cuatro años.

En cuanto al soporte a la red, este abarca “todas las etapas, desde la selección de la ciudad hasta el mantenimiento del punto de venta”.

Cerramos el retrato con las zonas de expansión prioritarias, que la enseña tiene definidas al milímetro: Galicia (A Coruña, Santiago de Compostela, Vigo), Asturias (Oviedo y Gijón), La Rioja (Logroño), Navarra (Pamplona), Cataluña (Lleida, Gerona, Tarragona), Castilla y León (León, Palencia, Burgos, Valladolid, Segovia, Zamora, (Ávila), Extremadura (Cáceres), Castilla-La Mancha (Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Albacete), Murcia y Andalucía (Córdoba, Jaén, Cádiz y Almería).

Dándara: apoyo a la red, desde la experiencia

Especializada en la venta y distribución de moda y complementos para mujeres jóvenes y “urbanitas”, la cadena despliega, como ventajas competitivas, “la rapidez del servicio, unos altos estándares de calidad y una desarrollada tecnología de producto”.

La marca selecciona a emprendedores, interesados en el autoempleo y en el mundo de la moda, a quienes no se exige cualificación técnica específica. “En este sentido, es suficiente cierta experiencia comercial, dado que nuestro compromiso es apoyarles de manera permanente, lo que incluye una formación previa a la puesta en marcha del negocio, así como la selección y adecuación de un local que, en aquellas poblaciones de menor dimensión, gozarán de exclusividad”.

Este respaldo también se canaliza a través de un equipo de área managers, que visita a los franquiciados para colaborar en el incremento de las ventas y en mejorar la imagen. “Y, junto a las acciones de marketing, editamos dos catálogos por temporada para informar de las nuevas colecciones”.

Integrada en el grupo textil Spanditex, con 30 años de experiencia como fabricante y comercializador, la central aclara que el retorno de la inversión dependerá de las dimensiones del local y la venta realizada

Santa Marta: moda en mano de profesionales

Especializada en moda y complementos tanto para el hombre como para la mujer, desde la central destacan que “el 80% de la producción está confeccionada a mano entre España y Portugal”. La marca busca a emprendedores amantes de la moda, a quienes acerca acuerdos financieros con varias entidades “que cubren desde la financiación del desembolso inicial hasta el renting de la propia tienda”.

También en el ámbito económico, se recomienda contar, al menos, con el 40% de la inversión total en recursos propios, mientras el pay-back de las nuevas unidades se sitúa en dos ejercicios. “Por otro lado, estimamos en unos 170.000 euros la facturación para el primer ejercicio”.

Si nos detenemos en el soporte a la red, éste cristaliza en “un equipo de profesionales en el área de retail, provenientes de las principales cadenas del sector, quienes formarán a los asociados en el inicio y de manera continua, con la vista puesta en que la gestión del punto de venta sea óptima”.

En paralelo, “se les asesora en todas las necesidades (visuales y merchandising, campañas de marketing locales, etc.), con el apoyo de un sistema logístico integral, sin olvidar que se desarrollan campañas promocionales personalizadas”. 

Neck & Neck: esta cadena es una familia

“Liderazgo, calidad de los productos y precios competitivos, análisis de hábitos de compra del cliente y adaptación de la oferta a distintos mercados”. Desde la central empiezan por tejer las ventajas competitivas de una marca con vocación internacional, donde la familia y sus valores inspiran su manera de trabajar y el diseño de las colecciones. Los perfiles de asociados que manejan varían según la zona de implantación.

En España buscan a personas con mentalidad empresarial, afines con la enseña y capacidad económica, mientras que, en el mercado internacional, se fijan en grupos ya implantados en el mundo del retail.

La cadena mantiene “muy buenas” relaciones con entidades bancarias, para facilitar una inversión que se recupera en un plazo medio de tres años. “En cualquier caso, el asociado debe aportar el 70% del desembolso en recursos propios”, señalan.

Sisters & Ro: algo más que moda en espacios vanguardistas

“Espacios inspiradores y vanguardistas, donde se fusionan de manera armónica las tendencias más actuales de los sectores de la moda, la decoración y la gastronomía”.

Siguiendo con sus locales, parte esencial de la propuesta: “En la zona de moda se pueden encontrar las mejores marcas, con esencia de exclusividad y creatividad, mientras, en la parte gastronómica, se despliega una carta de vinos seleccionados por prestigiosos enólogos y diferentes productos gourmet.

La oferta de la franquicia se completa con los propios muebles y decoración de la tienda, que también podrán adquirirse“. Como potenciales asociados, buscan a personas creativas y cercanas, apasionadas por la moda y las tendencias. Pero también grupos e inversores que, “teniendo claros los conceptos de exclusividad, vanguardia y tendencia, quieran acceder a un mercado sólido y rentable”.

Trasluz: tradición y vanguardia para los más pequeños

“Vestimos a los pequeños de la familia para todas las ocasiones y nos adaptamos a los gustos en cada una de sus etapas”. Así resumen desde la central la esencia de una marca fruto de una larga tradición familiar en el sector textil, que nació en 1904, con la confección de calcetines.

“En 1999 decidimos diseñar y confeccionar prendas de punto de alta calidad. Hoy acercamos un total look para niños de seis meses hasta 16 años, con la elegancia, estilo y diseño característicos de la firma y, a la vez, con diferentes combinaciones de tonalidades y tendencias”.

Otro pilar del concepto es la innovación. “Esto hizo que el sistema logístico basado en RFID fuese una realidad. Desde el 2009 tenemos una trazabilidad completa de cada prenda, desde su confección hasta el cliente final”, señala la central.

El franquiciador, que también opera en Portugal con dos locales, busca a personas apasionadas por la moda infantil, emprendedoras y con vocación comercial, sin ser necesaria experiencia, “les apoyamos en cuanto a la mercancía en depósito, la formación y la gestión diaria, además de acceder a los acuerdos suscritos con Banco Sabadell y Banco Popular”.

Como apunte final, la facturación prevista para el primer ejercicio ronda los 200.000 euros.

Paco Martínez: complementos con historia

Su origen se remonta a 1950, cuando Francisco Martínez Vicens inició su actividad como fabricante de bolsos y artículos de cestería, en la localidad alicantina de Pedreguer. Orientada tanto al autoempleo como a la inversión, la franquicia se dirige a emprendedores a quienes guste la moda, la atención y el asesoramiento al cliente, con una clara visión comercial.

“No es precisa la experiencia en el sector retail, pero éste será un factor de peso para minimizar el riesgo que implica toda acción emprendedora”, aclaran desde la central. La mercancía se entrega en depósito a un franquiciado que recibe soporte en varias direcciones.

“En el momento del contrato le proporcionamos un manual de procedimientos a lo que sumamos, antes de la apertura, formación durante tres jornadas o soporte comercial una vez abierta la tienda”. El pay-back se alcanza en 2 o 3 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias