Estas franquicias darán que hablar

Oportunidades que marcan tendencia, con proyección y donde, por ejemplo, los más futboleros encontrarán cobijo para lamer las heridas de la Eurocopa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un 2016 de oportunidades

En en el titular se sobreentiende que esas cadenas darán que hablar, por la proyección de sus proyectos en el mercado. Hecho este inciso, y una vez llegamos al ecuador del actual ejercicio, nos detenemos en las oportunidades que ya están marcando el ritmo en este 2016 y que nos anticipan algunas de las tendencias que empezarán a hacer ruido en lo que queda de año y en el 2017.

El autoempleo se hace fuerte. Más que negocios concretos, Pedro Cantalapiedra, jefe de Consultoría de mundoFranquicia consulting, señala el autoempleo como tendencia clara, “debido a la falta de empleo en determinados nichos de población, sobre todo entre los mayores de 50 años y los jóvenes”. A partir de aquí, hostelería es uno de los sectores que prevé tenga buen comportamiento. “Ahora bien, cuidado con las poblaciones con fuerte tradición gastronómica, ya que las enseñas tienen difícil ahí hacer frente al competitivo negocio local”.

Catálogo de oportunidades. Miguel Ángel Oroquieta, socio director de T4 Franquicias, identifica, por un lado, actividades que están adquiriendo protagonismo en lo que a nuevos conceptos se refiere. “Aquí englobamos los juegos de escapismo, dentro del ámbito del ocio, o los gimnasios especializados en actividades como el boxeo, en el campo del fitness”. A éstas, se suman propuestas que están tomando impulso, una vez ya han penetrado en el mercado, “como los servicios de belleza, las lavanderías y la restauración especializada”.

Bajo coste rentable. Miguel Armijo, uno de los socios-directores de Negocio Franquicia, introduce el componente low-cost, “a tener en cuenta en todo momento y no sólo vinculado a la crisis aparentemente medio superada”, explica. “Esto supone un ajuste de costes más realista que antaño. A diferencia de hace unos años, la gente ya no está dispuesta a pagar por detalles innecesarios o que pueden formar parte de una economía de escala, campo este último donde podemos englobar aquellos servicios que puede prestar la central y ser sufragados de manera proporcional por cada miembro de la red”. Completa el catálogo de oportunidades con servicios de asesoramiento profesional y personalizado, no sólo aplicado al ámbito empresarial -más trillado-, sino también a otros espacios menos explorados, como el coaching nutricional o el entrenamiento físico. 

De toda la vida. Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo y Asociados, pone el foco en las cafeterías, un negocio tradicional que, a su juicio, se está reactivando. “Y lo hace a través de conceptos donde prima la calidad y el diseño, con una carta sencilla pero que llega a todas las franjas horarias”. 

SIGUE LEYENDO Y CONOCERÁS LAS FRANQUICIAS QUE DARÁN QUE HABLAR.

Darán que hablar

En este 2016 ya han asomado la cabeza y es previsible que en el próximo ejercicio protagonicen algunos de los episodios más interesantes en el mercado, por proyección y originalidad -sólida- de las propuestas.

Observamos, por ejemplo, cómo el mercado de las heladerías, que en los últimos ejercicios acogió el boom de los yogures helados, da un paso adelante, con proyectos que buscan crecer en nichos aún por explorar. Es el caso de Ice Wave, cadena procedente de Baleares y que acaba de lanzar su red de franquicias, donde los helados se preparan a medida de cada cliente, sobre una placa de hielo a -20º (la compañía cuenta con la patente de una máquina que se ha construido en Mallorca). “El componente principal es yogur descremado de distintos sabores, que en el momento de su preparación se mezcla con frutas naturales y otros ingredientes como galletas y chocolate”, explican desde la central. 

En una línea similar trabaja la gallega Mõody, que busca articular una nueva categoría dentro del segmento de las heladerías, donde las protagonistas son las palettas de helado (no polo de agua y/o hielo), en cuya elaboración priman los componentes artesano y natural. Como elementos comunes, estas nuevas propuestas comparten las inversiones asequibles, la producción propia, la versatilidad del negocio y la calidad del producto con el que trabajan. 

También en el mercado de la restauración detectamos, hace unas semanas, un concepto que desarrolla espacios efímeros,  apuesta llevada hasta el límite. Nos referimos a la compañía Yemso, que ha presentado su Pop Up Bar, un espacio transportable que incluye una barra de bar, carpa, iluminación, música y demás componentes para montar un bar móvil perfecto para organizar un evento en cualquier momento y lugar. “El kit lo puede montar una persona en 30 minutos y sin ayuda”, explican los responsables de una iniciativa que ahora franquician y que presenta una interesante versión social. “El asociado tiene que ceder gratuitamente el Pop Up Bar a alguna causa benéfica, de dos a cuatro horas al mes”.

Pambao, por su parte, busca hacerse un hueco en el siempre pujante segmento de la restauración temática. Y lo hace introduciendo en España el bao (baobun o mollete chino cocido al vapor), el “indiscutible protagonista de la comida callejera asiática”, recuerdan los impulsores del proyecto. Sobre esta base, montan espacios gastronómicos gourmet para todos los bolsillos. “Contamos con nuestro equipo de chefs, además de con un obrador propio, para elaborar bao a partir de una receta exclusiva, donde prima una base de harina de trigo y el aceite de oliva virgen extra de origen español”. Su red consta en la actualidad de dos locales en Madrid. 

Cuando decimos que prácticamente cualquier actividad puede crecer a través de la franquicia, nos referimos a proyectos como el de la sevillana Becheckin, que ha desarrollado un software que permite convertir cualquier teléfono móvil en una llave de acceso. “Se trata de un producto único, patentado, moderno y compatible con todos los sistemas de control de accesos existentes”, señalan desde la central. “Es universal y válido para todos los móviles, sin olvidar que no necesitamos cambiar cerraduras, además de no consumir datos ni 3G". Sin necesidad de local, el negocio encaja con el perfil de un franquiciado joven, con acceso a clientes potenciales, como hoteles, apartamentos turísticos, comunidades de propietarios, gimnasios, oficinas, colegios, clubs privados, ayuntamientos… Lo cierto es que buscamos a personas referentes en su zona”.

El potencial de esta última actividad se percibe en el nacimiento de alguna otra startup -en este caso no optan por la franquicia para crecer-, que tiene, como público potencial, espacios como gimnasios y centros de coworking, con usuarios que entran y salen a diferentes horas. 

Y ahora que la fiebre futbolera ha decaído un poco con la eliminación de España en la Eurocopa -tranquilos, pronto regresará (la fiebre), con los entrañables torneos de verano, las fases previas de las infinitas competiciones continentales o con las giras interplanetarias de los equipos-, te presentamos un concepto más que interesante, donde se aúna fútbol y tecnología. Futwall, idea original de la empresa centrada en deporte y pedagogía Diloa Sport, es una adaptación del fútbol en la que juegan un máximo de seis jugadores en total, en un campo delimitado por paredes transparentes, con cuatro porterías y diseñado para recrear las experiencias que viven los jugadores profesionales. 

Finalizamos el recorrido con las lavanderías autoservicio, actividad en auge, llamada a eclosionar el próximo ejercicio y a convertirse en uno de los nombres propios del mercado. En este número de Emprendedores -mes de julio, ya lo puedes encontrar en los quioscos-, publicamos un exhaustivo análisis sobre el sector, con todas las claves que has de tener en cuenta a la hora de integrarte, como asociado, en una de estas cadenas.

Como adelanto, este retrato que esboza Alberto Collazo, propietario y gerente de Oso Blanco Lavandería Autoservicio. “Es una actividad que no presenta impagos, se gestiona a distancia y le puedes dedicar, como en nuestro caso, 45 minutos al día, de ahí que sea compatible con otros empleos. Por otro lado, el emprendedor no precisa conocimientos de un sector que no depende de modas”. 

 

Retos de la franquicia

Completamos el escenario de oportunidades y tendencias con los retos que la franquicia, como fórmula comercial, ha de afrontar en el futuro inmediato: 

Expansión consolidada. Advierte Xavier Vallhonrat, de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), que el reto capital es “consolidar todo lo avanzado en estos dos últimos años y seguir innovando y reinventándonos con la misma intensidad que se ha hecho en plena crisis”. En paralelo, “y ahora que poco a poco se abre el grifo de la financiación, hay que trabajar en la verdadera esencia de la franquicia, que es la expansión de las redes”.

Más rápido, más fuerte, más alto… y más seguro. Cantalapiedra reconoce que se ha trabajado “bien y mucho” en los últimos ejercicios. “Ahora bien, la franquicia tiene que terminar de posicionarse como la mejor y más segura alternativa de inversión y autoempleo, esta última fundamentalmente en el nicho de población desocupada. Gracias a la apertura del crédito existente desde el 2014, existirán recursos para abrir negocios, recursos que habrá que canalizar de forma óptima”.

Explorar nuevos mercados. “Otro desafío, sobre todo si pensamos en aquellas enseñas que ya han conseguido una masa crítica en España, será dar el paso a la internacionalización”, apunta Cantalapiedra. 

Con luz y taquígrafos… Como gusta decir a los políticos españoles del siglo XXI. “El reto principal tiene que ver con el marco que legisla y guía la relación entre las partes que conforman el sistema: franquiciadores, asociados y clientes finales. A partir de aquí, “se necesita un marco de procesos serio, a ser posible avalado por una certificación de calidad, para que las normas, los códigos deontológicos y los procesos de negocio se coordinen y den credibilidad a este modelo tan exitoso en términos generales, pero a veces tan mal entendido en España”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias