Franquicias a toda máquina

Elementos casi exóticos hasta hace poco, estos negocios han empezado a implantarse en nuestro mercado. Como atractivos, una inversión controlada y la gestión a distancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un fenómeno reciente

Una lavandería como escenario habitual de películas. En algunas incluso, como en la estimulante Mi hermosa lavandería, parte de la trama transcurre ahí, lo que ilustra cómo estos negocios forman parte de la cotidianidad de países como Estados Unidos o Reino Unido. En España, en cambio, las lavanderías autoservicio constituyen un fenómeno reciente. La franquicia ha recogido la tendencia y está impulsando su crecimiento. 

Como punto de partida, cabe preguntarse las causas del fenómeno. Los inversores, siempre atentos a importar proyectos rentables, vieron aquí una oportunidad con varios elementos competitivos, enumera Alberto Collazo, propietario y gerente de Oso Blanco Lavandería Autoservicio. “No presenta impagos, se gestiona a distancia y le puedes dedicar, como en nuestro caso, 45 minutos al día, de ahí que sea compatible con otros empleos. Por otro lado, el emprendedor no precisa conocimientos de un sector que no depende de modas”.

A medida que poblaban las calles, el consumidor se ha ido familiarizando con estas lavanderías. “La gente acude a lavar edredones, mantas y todo aquello que no puede lavar en casa”, explica Xavier Perpinya, Product Manager Vended Division de Girbau, fabricante de equipos de lavado de ropa, con 55 años de trayectoria. “En estos espacios, además, tienen la oportunidad de hacer una colada grande y completa, en poco más de 45 minutos”. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A tener en cuenta

Conocido el escenario, mostramos las claves operativas que has de tener en cuenta:

A toda máquina. “La maquinaria es el corazón del negocio”, sentencia Perpinya. “De ella, depende el 65% del éxito del proyecto, sin olvidar que representa más de la mitad de una inversión que abarca de 40.000 a 100.000 euros”. ¿Y en qué te tienes que fijar? “Comprueba que te facilitan las máquinas más eficientes, ya que implican menos costes operativos, que sean duraderas, hasta 15 años, y que incorporen elementos periféricos excelentes, como los métodos de pago”.

Nicolás Agama, responsable de Proyectos de Lavanda Laundry, incide en la importancia del equipamiento. “Uno de nuestros valores competitivos es poseer patentes tecnológicas que hacen que las máquinas sólo consuman los recursos energéticos y suministros que necesitan en cada lavado y en función de la cantidad de ropa”. 

A distancia, pero lo más cerca posible. Un plus es que no se precisa personal, lo que implica ahorro de costes. Ahora bien, te tienes que asegurar que la central despliega sistemas remotos de control eficientes (ver despiece tendencias). 

Ni dos ni tres son competencia. La localización es otro aspecto vital. “Busca emplazamientos con público y bastante tránsito. No importa que haya otras lavanderías, ya que esto significa que existe más publico potencial”, explica Perpinya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nuevo y con novedades

Al ser un mercado nuevo, en cierto modo está configurando su propia identidad, lo que se traduce en un caudal de tendencias y oportunidades.  

Algo más que lavar. Con una competencia creciente, las enseñas buscan diferenciarse a través de espacios cada vez más acogedores y que rompan la imagen de lavandería tradicional. Collazo apuesta por instalaciones cómodas, “con wifi, prensa, hilo musical, zona de niños o café”. 

A por todos los clientes. Las cadenas exprimen la inventiva para desarrollar nuevos productos con los que ampliar el radio de acción. Y las mascotas -léase, sus dueños- son uno de los públicos objetivos a los que quieren seducir. “Lanzamos el servicio Fresh Pets, que consiste en el lavado de la ropa de mascotas, con productos desinfectantes”, explica Roberto Haboba, director y creador de Fresh Laundry. “También hemos incorporado los Extra-Options, para que los clientes más exigentes puedan elegir extra lavado, extra aclarado y extra centrifugado”. Agama añade que una de las demandas crecientes es lavar prendas que antes sólo se llevaban a las tinterías convencionales. “A partir de aquí, contemplamos novedades como el lavado de trajes, vestido de novia y de fiesta con nuestro sistema exclusivo Gentlewash”.

Alberto Torrent, director de Operaciones de Clean Master, aboga por dar más opciones al cliente, más allá del sistema tradicional de lavado en agua, “introduciendo el sistema WetCleaning”. 

Futuro en clave de movilidad. Pilar Palomares, dueña de Bugadry, pone el foco en “todo lo relacionado con la domótica, para controlar cada vez más aspectos del negocio a través de dispositivos móviles, y en la interacción con los clientes”. La idea es que vayas lo mínimo al local y que las incidencias se resuelvan a distancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un estímulo para el mercado

La expansión de las lavanderías autoservicio ha contribuido a dinamizar un sector, hasta hace poco, un tanto apático. Girbau retrata así el boom reciente de estos negocios. “Hasta hace un año, se aportaba escaso valor añadido, en cuanto a tecnología, diseño, imagen o servicios. Ahora, que ya hay competencia, se despliegan métodos de pago más sencillos, espacios bien ambientados o buenos precios, aunque esto último no es determinante”.

Silvia Díaz, directora general de Pressto, apunta al auge de dos tipos de consumidores.

“El turista, que encuentra un lugar donde limpiar sus prendas en mitad de su viaje a un bajo precio, comparado con el del hotel, y con un amplio horario de servicio. Y por otro lado, los pequeños negocios cercanos, como peluquerías, restaurantes u hostales”.

Un escenario donde la clave para hacerse un hueco es, según Javier Llacuna, gerente de La Wash, “estudiar muy bien el servicio a prestar y pensar en mejoras continuas del mismo”.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias