10 puntos a revisar antes de firmar el contrato de franquicia

De la mano del despacho de abogados Peña Ochoa & Granados, detallamos la información que debes exigir a la central.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde el despacho de abogados Peña Ochoa & Granados advierten que, antes de firmar nada, el asociado ha de exigir al franquiciador la información que corresponde por ley (Ley de Ordenación del Comercio Minorista y el Real Decreto 201/2010 de 26 de febrero). En este sentido, veinte días hábiles a la firma del contrato o precontrato, debería tener en su poder la información que proporciona Peña Ochoa & Granados y que nosotros hemos organizado en los 10 puntos que te mostramos a continuación.

Con estos datos en la mano, podrás decidir si te unes o no a esa red de franquicias, “valorando todas y cada una de las circunstancias personales, económicas, financieras y jurídicas que garanticen el éxito en la explotación del negocio”.

1. Datos de identificación del franquiciador. Nombre o razón social, domicilio y datos de inscripción en el Registro de Franquiciadores, así como, cuando se trate de una compañía mercantil, capital social recogido en el último balance, con expresión de si está totalmente desembolsado o en qué proporción y datos de inscripción en el Registro Mercantil, cuando proceda.

Cuando se trate de franquiciadores extranjeros, además, han de facilitar los datos de inscripción en los Registros de Franquiciadores a que estén obligados, de acuerdo con las leyes de su país o Estado de origen. En caso de ser el asociado principal de esa actividad, se incluirán, asimismo, sus circunstancias anteriores respecto al franquiciador.

2. Marca en España. La central ha de acreditar que posee el título de propiedad o de licencia de uso de la marca en España, así como de los signos distintivos de la entidad franquiciadora. En paralelo, ha de comunicar los eventuales recursos judiciales interpuestos que puedan afectar a la titularidad o al uso de esa marca, durante el periodo de licencia.

Asimismo, el potencial asociado recibirá una descripción general del sector de actividad en el que opera la franquicia, con sus datos más relevantes.

3. Bagaje de la central. Experiencia de la empresa franquiciadora, que incluirá, entre otros elementos, la fecha de creación de la sociedad, las principales etapas de su evolución y el desarrollo de la red asociada.

4. Abandonos en la red. En este capítulo se engloba la forma de organización de la red de franquicia y el número de establecimientos, tanto propios como franquiciados, así como las poblaciones donde se ubican.

A partir de aquí, la central tiene la obligación de comunicar el número de franquiciados que haya dejado de pertenecer a la red en España en los dos últimos años. Y, muy importante, especificar si el cese se debió a la finalización del contrato o a otras causas, que deberían detallar. 

5. Contenido y características de la franquicia y de su explotación. Esto se refiere a una explicación general del sistema del negocio que desarrolla la franquicia, las características del saber hacer y de la asistencia comercial o técnica permanente que el franquiciador suministrará a sus asociados. También debe trasladar la central una estimación de las inversiones y gastos necesarios para la puesta en marcha de un negocio tipo.

6. Información sobre previsiones o resultados del negocio. La norma no exige que el franquiciador haga entrega al potencial asociado de las previsiones de cifras de ventas o de los resultados de explotación del negocio. Ahora bien, si esta documentación se entrega, debe estar basada en experiencias o estudios suficientemente fundamentados.

Éste es uno de los puntos de conflicto más frecuentes. El franquiciado puede decidir su incorporación a la cadena a partir de las expectativas de futuros beneficios que la central le comunica, sin documentos, estudios o experiencias anteriores en el territorio donde quiere abrir el negocio.

Lo cierto es que una de las causas habituales de fracaso es creer en esas cifras, sin mostrar espíritu crítico alguno, o realizar una interpretación errónea de las mismas. 

7. Los puntos sobre las íes del acuerdo. Aquí se engloban los elementos esenciales del acuerdo de franquicia: derechos y obligaciones de las respectivas partes, duración del contrato, condiciones de resolución y de renovación, contraprestaciones económicas, pactos de exclusivas…

Un punto habitual de fricción tiene que ver con las fuentes de aprovisionamiento. En este sentido, el asociado debe conocer si el contrato le obliga a adquirir o arrendar productos u otro género de bienes muebles, o a contratar servicios en exclusiva al franquiciador o a proveedores designados, autorizados por este último. Han de constar también los posibles contratos entre esos proveedores y central, las comisiones que esta última reciba por las compras que hagan los franquiciados a cada uno de los proveedores, así como el beneficio obtenido en esas operaciones.

La imposición de proveedores autorizados sólo puede entenderse desde la óptica de beneficiar a los franquiciados en la obtención de un mejor precio de compra y, por otro lado, para mantener una calidad uniforme en la franquicia.

8. Estudio del local. Resulta capital la inversión, previa autorización del franquiciador, para disponer y habilitar un local comercial idóneo para la actividad y con una decoración acorde a la homogeneidad de la marca.

9. Cuáles son sus dominios. Es imprescindible que el franquiciado conozca de antemano si en el territorio que le asignan opera otro asociado o si la central se reserva el derecho a establecer en el futuro otras unidades, propias o franquiciadas. En este segundo supuesto, debe constar en el contrato el radio mínimo o distancia entre los puntos de venta, así como el mínimo de población que engloba el espacio de influencia de cada uno de ellos.

Conviene estar atento también a las posibles restricciones territoriales, ya que pueden impedir que se atienda a clientes o acepten encargos fuera del territorio asignado.

10. Una marca conocida. La mayoría de las redes fija un pago periódico para todos los franquiciados, con el fin de promover, de manera conjunta, la publicidad de la cadena y desarrollar actuaciones que puedan beneficiar al conjunto de la marca. 

La centra tiene que definir su cuantía y en qué se va a emplear. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias