Los 5 errores más comunes de los franquiciados

¿Has cometido alguno de estos fallos? Conocer estas equivocaciones nos permite desterrar falsas creencias acerca de la franquicia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
EQUIVOCACIONES FRECUENTES

En el proceso de abrir una franquicia hay que vigilar infinidad de cuestiones a la vez y tomar decisiones importantes. Es normal que, ante este escenario, y con la emoción propia de los emprendedores que inician un negocio, se cometan algunos fallos. 

¿Cuáles son esos errores que cometen la mayoría de franquiciados novatos? ¿cómo se pueden evitar? Hablamos con dos gerentes de franquicias, una asociada y la responsable de una consultoría para conocer su opinión sobre este tema.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
NO INVESTIGAR ACERCA DE LA COMPAÑÍA

Una tarea fundamental antes de poner en marcha una franquicia es investigar a profundidad la marca que te llama la atención, para saber si estás tomando la decisión correcta. 

Ana María Vizcaíno, gerente de la consultoría Ágora Franquicias, afirma que no son pocos quienes "compran una franquicia sin investigar sobre la seriedad de la central franquiciadora y preguntar a otros asociados". Ella cree que no sólo se debe hacer una búsqueda sobre el negocio en medios como internet o publicaciones impresas, sino que además es muy importante "preguntar a otros franquiciados sobre su experiencia con la central". 

Al respecto, Adrián Morilla, gerente de Ayudas Más, recomienda "usar todas las herramientas que ofrezca la central y trabajar en las carencias que se planteen en cada zona y mercado local, puesto que cada zona geográfica y cada población son diferentes, de ahí la importancia de realizar un estudio de mercado previo".

En definitiva, conocer muy bien todos los aspectos del negocio es primordial. Según Ana Belén Hurtado, franquiciada de Delicias de Prada en Mérida, "en ocasiones, nos conformamos con los datos generales que puedan ser percibidos desde fuera, pero tenemos que entender que no vamos a ser clientes, sino que vamos a formar parte del negocio y, para ello, debemos profundizar en todos los detalles para no llevarnos sorpresas más tarde. La manera de trabajar, de adquirir los productos, de atender a los clientes, etc. ,deben ser cuestiones que tengamos claras antes de decidirnos". 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
FALSAS EXPECTATIVAS

Cuando un emprendedor se interesa por montar una franquicia, suele estar tan emocionado que puede pecar de excesivo optimismo. Pensar que todo saldrá bien sin necesidad de esforzarse, confiando en que la central franquiciadora se encargará de cada detalle, es una falsa creencia que puede provocar decepción y frustración posterior.

Sobre este tema, Vizacíno opina que los franquiciados tienden a "creer que, comprando una franquicia, todo marchará bien, sin apenas dedicarle tiempo". Para remediarlo, recomienda "hacer un estudio de mercado con una empresa profesional para asegurar el éxito". 

En esta línea, José María Bureo, gerente de Tierra Animal, expone que "el franquiciado tiende a pensar que, por el hecho de adquirir una franquicia, la gestión empresarial es muy sencilla y tan sólo tiene que dedicarse a vender; pero nada más lejos de la realidad. La franquicia le ayuda a acortar mucho el proceso de poner en marcha un negocio y le evita caer en errores desde la formación y la consultoría, pero el franquiciado es un empresario que debe dedicar tiempo a su negocio, poner pasión a lo que hace y aplicar dotes comerciales".

Su recomendación es "estar muy concienciado de que montar una franquicia es emprender un negocio propio, no se trata de ser un empleado. Ello conlleva poner en práctica dedicación, habilidades y competencias". Además, para él es fundamental "tener pasión por montar esa franquicia y no otra, sentirse unido a ella en valores y propósitos."

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
NO TENER UN PLAN ECONÓMICO-FINANCIERO

En cuanto a temas financieros, lo ideal es tenerlo todo planificado y calculado. Esto ayudará a evitar errores como "contar con el dinero de la inversión, pero no con un remanente para los gastos extraordinarios inherentes a la apertura de un negocio", afirma Bureo. Y siguiendo con la misma línea, otra práctica errónea es "no contemplar, como gasto, su propio sueldo". 

Ante esta situación, lo mejor es "contar con un capital lo suficientemente amplio para efectuar la inversión necesaria y afrontar las partidas que pudieran ocasionarse en los primeros meses del negocio", concluye. 

De hecho, Morilla dice que los emprendedores deben "prever, como cualquier empresa o familia, una partida económica para posibles extras".  

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
ESCOGER LA FECHA DE APERTURA AL AZAR

Para que una franquicia tenga éxito no sólo hay que ocuparse de los aspectos administrativos o financieros, sino que también hay que cuidar detalles como, por ejemplo, la fecha de apertura del local. 

Hurtado opina que "hay negocios más estacionales y, tras la primera inversión, nos conviene abrir en la fecha más favorable para ir compensando esos gastos desde el primer momento. Ello llevará a que nos conozcan más clientes desde el principio y así el negocio empiece cuanto antes a rodar y obtener beneficios".

Para elegir la fecha más apropiada, "hay que estudiar previamente cada situación, pero lo cierto es que todas las franquicias tienen unos meses de éxito asegurado que no son difíciles de identificar. El mismo franquiciado, como cliente, puede hacerse una idea de ello"

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
NO SIEMPRE POSITIVO

Abrir una franquicia, y cualquier negocio en general, requiere cierta de dósis de coraje y perseverancia para tomar decisiones con cabeza fría y no derrumbarse ante las dificultades. Hurtado resalta que, "una vez valorados los riesgos y puesta en marcha el negocio, nos toca hacer una parte muy importante aunque intangible. Ser positivos, afrontar el día a día con ilusión, confiando en nuestro franquiciador y tratando con mimo a nuestros clientes, harán de nuestro negocio un éxito". 

Para ella "la importancia de la actitud con la que nos enfrentemos al negocio, puede ser vital. Elegir un franquiciador que nos transmita esas sensaciones nos hará las cosas más fáciles. Además, rodearnos de trabajadores con esos valores ayudará a que, desde tu negocio, se transmitan esos mensajes a los clientes y éstos los perciban en cada compra o servicio".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias