5 consejos para seleccionar una franquicia con criterio

Te detallamos algunos de los aspectos que debes tener en cuenta si estás buscando emprender de la mano de una franquicia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lee la letra pequeña

Huye de aquellas centrales que prometen un negocio que, con poco esfuerzo, genera un alto rendimiento. 

Muy equivocados están aquellos que piensan que, por el hecho de poner el rótulo de una marca reconocida, los clientes van a entrar en tromba a la tienda.

Es cierto que la franquicia te proporciona herramientas, un concepto testado y conocimientos que harán rentable tu negocio -incluso hará que alcances más rápido los objetivos-... pero siempre que dediques al proyecto horas, esfuerzo, trabajo y tu mejor versión.

Infórmate sobre los planes de la franquicia

Pregunta a la central acerca de los motivos para franquiciar. Si duda en la respuesta o, directamente, se queda muda, desconfía, ya que es síntoma de improvisación estratégica.

La teoría -en la práctica, las razones son numerosas- dice que una empresa recurre a esta fórmula para crecer sin consumir recursos propios, con la finalidad de ganar tamaño y así obtener economías de escala que beneficie a central y asociados.

No seas conformista con el apoyo de central

Demasiadas cadenas exponen, como factores competitivos, el hecho de prestar formación continuada, un concepto probado, una oferta de calidad... Esto ya se presupone a cualquier proyecto sólido.

Pero a una franquicia habría que pedirle algo más, que te aportase algo realmente diferencial. Por ejemplo, acuerdos con proveedores que te permitan comprar a precios atractivos -comparados con los que obtendrías por tu cuenta-, la venta de algunos artículos en exclusiva o que el franquiciador aporte una cartera de clientes potenciales desde el minuto 1.

Cuidado con los pequeños errores

Fíjate en el dossier comercial de la enseña. Desconfía si presenta alguna falta ortográfica o un diseño pobre. Errores pequeños, pero imperdonables. Al final, esto indica escaso mimo y desidia con la imagen corporativa, algo grave en una franquicia, donde la marca lo es todo. Recuerda que tú estás pagando, precisamente, por el uso de esa marca y por todo lo que conlleva.

Retroalimentación con el franquiciador y con los franquiciados

Visita a otros asociados de la red, en diferentes franjas horarias. Y que no sea una visita de cortesía, en el sentido de preguntarles acerca de si han cumplido las expectativas, de las posibles carencias de la central, de los aspectos por mejorar en el día a día...

Juan Luis Miravet, autor de Abre una tienda o franquicia (Profit Editorial, 2016), habla de su neogico fallido. Debido a su ubicación en un edificio histórico catalogado, le exigieron retirar los focos exteriores que iluminaban, de noche, los rótulos del local, además de obligarle a colocar puertas en el local, cuando en el proyecto inicial sólo había contemplado la colocación de persianas automáticas exteriores. Si estos detalles los hubiese tenido en cuenta la central desde un inicio... Y es que la comunicación asociado-franquiciador debe ser, en todo momento, fluída y fructífera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias