Para que no te engañen con la inversión inicial

Hay que tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de interpretar los número que te comunica la central para poner en marcha tu negocio. Aquí te mostramos algunos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
A cuánto asciende -realmente- la inversión

Junto  a la ubicación, el desembolso inicial es otro de los factores críticos a la hora de desarrollar un proyecto sólido en franquicia. En nuestra Guía Online de Franquicias vas a encontrar oportunidades desde apenas 200 euros a las que superan el millón de euros. Independientemente del importe, has de tener claras varias cuestiones para descifrar los números que la central te comunica acerca del coste inicial de abrir una franquicia .

 

 

Dos secundarios muy protagonistas

Ciertas franquicias, en los primeros contactos con el potencial asociado, obvian, al comunicar la inversión inicial, partidas fundamentales, como la obra civil y el IVA. Sólo se entiende este ‘olvido’ como una estrategia para captar a posibles candidatos, con desembolsos atractivos, que nada tienen que ver con la realidad, lo que puede generar algo más que frustración en el emprendedor. ¿Qué lección extraemos aquí? Exige a la central que, desde el inicio, desglose las principales partidas.

Ventaja ¿competitiva?

Numerosas marcas no contemplan royalties, cánones ni derechos de entrada. Y es frecuente que muchas de esas enseñas exhiban la ausencia de pagos periódicos por parte del asociado, como un factor competitivo definitivo. Pero lo que no siempre comunican es que contemplan métodos alternativos de cobro periódico, como incluir un margen sobre la mercancía que suministran a las tiendas.

Y es que todas las franquicias –repetimos, todas– necesitan unos ingresos recurrentes, derivados de la actividad de la red y que recojan los beneficios de sus economías de escala.

 

 

Los gastos no terminan con la inversión inicial.

Ni mucho menos. Y es algo que se olvida con frecuencia. En el punto anterior ya comprobamos alguno de los gastos que ha de abordar el asociado una vez inicia la actividad. En este sentido, no te olvides de calcular el fondo de maniobra inicial (provisión de dinero para afrontar los primeros meses y los posibles imprevistos).  

Despacito y buena letra

Una vez familiarizado con los números, y como parte final de este máster exprés en franquicia, ahora debes profundizar en la letra -numerosa- del contrato de franquicia.

En línea con el espíritu didáctico de todos nuestros artículos, una aclaración sobre el contrato. Se tiende a pensar que las centrales entregan un texto al emprendedor, ya cerrado y sin posibilidad de tocar una coma. Y esto es cierto… pero con un matiz. Ese contrato, hasta cierto punto, tiene que ser rígido, en el sentido de que ha de ser común a todos los asociados, con la vista puesta en salvaguardar la homogeneidad de la red en cuanto a los estándares de calidad y la operativa. Ahora bien, eso no impide que tú tengas el derecho -y la obligación- de revisarlo y que, si detectas alguna cláusula no del todo legal o abusiva, te eches a un lado.

Por cierto, lo dicho hasta aquí se refiere a enseñas consolidadas. Las franquicias imberbes, en cambio, se muestran flexibles a negociar ciertos puntos contractuales. Un detalle que no deja de ser clave.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias