Nuevas ideas para que montes una franquicia

Una peluquería masculina, una heladería italiana, una charcutería gourmet, una academia de inglés... Algunas de las últimas incorporaciones a nuestra guía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La Garriga

Esta enseña de charcutería delicatessen señala que sus principales ventajas competitivas son: alta rotación de clientela, un equipo directivo entregado, trato y orientación hacia la experiencia gastronómica del cliente con agilidad y amabilidad, exquisitez en la manipulación y presentación del género, tanto para venta como para degustación, y precios populares, excelentes en relación con la calidad del producto y servicio.

"La Garriga es un negocio sencillo y fácil de operar, principalmente dedicado al autoempleo. Con márgenes de rentabilidad para el franquiciado superiores a la media del sector, con productos de calidad precio inmejorables y con escasa competencia", afirman los responsables de la marca.

Buscan emprendedores con ganas de tener su propio negocio, que dispongan de la formación ade­cuada y la actitud necesaria para emprender por cuenta propia, a quienes les van a apor­tar todo su saber hacer y experiencia para minimizar riesgos y tener el mayor éxito posible. Actualmente tienen un acuerdo con BBVA para facilitar la financiación de los franquiciados, aunque recomiendan a los emprendedores aportar el 25% de la inversión total con recursos propios.

"La Garriga es una idea diferente de franquicia, una familia que quiere transmitir su saber hacer a la perfección. El asesoramiento y la formación es continuada. Queremos destacar la exclusividad del negocio. Actualmente solo queremos abrir en Madrid con únicamente dos centros" concluyen.

Carlos Conde

Esta peluquería masculina señala que sus principales ventajas competitivas son tener una imagen muy cuidada, una uniformidad en el personal que aplica el mismo know-how, además de precios competitivos y soporte total para sus franquiciados. "Nuestros salones están siempre a la moda en las últimas tendencias, sin olvidar nunca lo clásico, para no descuidar a ninguno de nuestros clientes. Además, destacamos que vendemos un servicio obligado en el que no hay ningún producto perecedero", agregan desde la central. 

Buscan a personas que crean en el proyecto, comprometidas con la calidad y la excelencia en el servicio, y que tengan la ilusión de formar parte de un negocio rentable y que ofrece lo que los clientes necesitan. "Cualquier persona emprendedora que busque gestionar su propio negocio y cuente con capacidad económica suficiente, encontrará su oportunidad. Es una franquicia pensada para las personas que quieran tener un negocio integral en el sector de la peluquería y estética para hombres, perfecto para el autoempleo".

La enseña ofrece a sus franquiciados acuerdos con el Banco Sabadell para faciliar la financiación de la inversión, además de asistencia en la localización del emplazamiento, identificación de zonas preferentes y asignación de la zona de exclusividad; proyecto de decoración, supervisión final del establecimiento y aprobación de apertura; planificación de la campaña de lanzamiento del establecimiento; apoyo en la búsqueda de selección del personal y formación a todos los peluqueros; visitas periódicas de asistencia y asesoramiento on-line; formación continuada y de reciclaje; centralización de negociaciones con proveedores homologados de productos; marketing y publicidad y actualización y adecuación de la oferta de productos.

Amorino

Amorino es una heladería que basa sus resultados en la calidad de sus helados artesanos, elaborados de la manera más natural posible. "Las tiendas son boutiques del helado artesanal, donde se sirve un producto de calidad, atemporal y que fomenta la compra por impulso. Así es como éste es un negocio de franquicia muy rentable, gracias a la atracción que causan entre el gran público", afirman los responsables de la marca.

La clave de su concepto está en el producto que ofrecen, en cómo lo ofrecen y en la exclusividad territorial de la que gozan sus franquiciados. De hecho, los establecimientos de la franquicia ocupan lugares escogidos estratégicamente para conseguir así el mayor beneficio posible de su negocio.

Desde la central afirman que sus ventajas competitivas son:

- Concepto de heladería exclusivo que ofrece en sus tiendas un producto gourmet.

- Negocio fácil y limpio con un sistema innovador: el producto llega preparado para servir desde un único obrador central. No se necesita ser un maestro artesano.

- Sinergia en ventas por la combinación de los helados y los chocolates artesanales, lo que permite a Amorino convertirse en especialista artesanal y ser así reconocido y valorado por el consumidor.

- Distinción de la competencia gracias a sus tiendas, decoradas como boutiques de chocolates y helados artesanales, con un estilo que se distingue por su elegancia.

- Ubicación primordial en las principales capitales del mundo para favorecer así las ventas y la llegada de clientes a sus establecimientos.

- Reconocimiento de marca.

- Surtido amplio de producto genuino italiano para abarcar todas las horas y las distintas necesidades de los clientes. 

Actualmente, la franquicia está presente en 20 países, a través de unidades propias y franquiciadas: Italia, Francia, Alemania, Inglaterra, España, Portugal, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, República Checa, Marruecos, Malta, Arabia Saudí, Dubai, Abu Dhabi, Nueva Caledonia, Isla Reunión, Estados Unidos, México y Corea del Sur.

Amorino nació en el año 2002 como una heladería artesana muy exclusiva, que sirviera de base para el auténtico helado italiano. Así es como este proyecto de franquicia, idea de los amigos y empresarios italianos Cristiano Sereni y Paolo Benassi, ha ido creciendo, instalándose en las principales ciudades, con sus tiendas fácilmente reconocibles.

Sibuya

Sibuya es un modelo diseñado específicamente para el consumidor occidental, que toma los productos “estrella” de la gastronomía japonesa y crea una atmósfera cálida en locales con decoración basada en madera sin tratar y música chill out. "Es un concepto probado, con resultados económicos excelentes y los promotores tienen amplia experiencia", afirman desde la central.

Buscan franquiciados que se involucren en la gestión del sushi bar, no meros inversores. Por su parte, la marca les ofrece formación a cargo de profesionales de prestigio en cada área de gestión, una estrategia comercial de probada eficacia, control permanente del rendimiento del sushi bar, con propuesta de implementación de acciones de mejora y seguimiento, además de unificación de facturas de proveedores, lo que simplifica la gestión financiera y optimiza los costes.

"Este modelo de franquicia se basa en ofrecer al franquiciado únicamente productos y sistemas de trabajo previamente probados por las unidades propias, razón por lo que se planean nuevos locales propios, con el fin de potenciar esta experiencia. Se trata de un modelo de restauración único, porque no trata de convencer al cliente occidental de las bondades de la gastronomía japonesa, sino que extrae de aquella los productos con mayor demanda, los adapta a la idiosincrasia europea y los ofrece en un marco acogedor", conluyen.

Valencia Language Club

Valencia Language Club surge con la idea de crear un nuevo modelo de enseñanza de idiomas. "Nuestra metodología es totalmente diferente a las tradicionales academias de inglés. Nuestro método basado en el aprendizaje práctico y ameno, nos ha convertido en un referente en todo el territorio nacional donde, durante años hemos trabajado con clases one to one".

Como principal ventaja competitiva señalan su "producto diferenciador en la enseñanza del inglés". A los futuros franquiciados les ofrecen formación, promoción, marketing y selección de personal. Estiman que el retorno a la inversión para las nuevas unidades se sitúa entre los dos y los tres años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Franquicias