La Colegiala

Panadería artesanal, con productos de fabricación 100% propia, y empresa socialmente responsable.

La Colegiala
Publicidad - Sigue leyendo debajo

DATOS DE CONTACTO

Empresa: Ultimos Panaderos, SL. Calle: Mayor Nº. 12. Código postal: 30162. Localidad: El Raal. Provincia: Murcia. Web: http://lacolegiala.com/.

DATOS DE LA FRANQUICIA

País de origen: España. Año de constitución: 1982. Año de creación de la cadena: 2015. Número de locales propios: 35. Número de locales franquiciadosa: 10. Sociedad franquiciadora: Ultimos Panaderos, SL. Facturación prevista el primer año: Tipo 1 (Panadería): 340.000 euros. Tipo 2 (Panadería y Cafetería): 490.000 euros. Aperturas previstas para el año en curso: 2. Aperturas previstas para el año que viene: 10. Zonas de expansión prioritarias: Alicante, Valencia, Madrid.

CONDICIONES

Canon de entrada (incluido en la inversión): No hay. Royalty mensual: No hay. Canon de publicidad: 0,5% sobre ventas. Duración del contrato: 10 años. Inversión: Desde 78.000 euros(panadería) a 104.000 euros (panadería + cafetería). Rango de inversión: De 60.001€ a 90.000€. Población mínima: Sin determinar. Otros royalties: No hay.

DATOS DEL LOCAL

Superficie mínima del local: Tipo 1 (50 metros cuadrados). Tipo 2 (140 metros cuadrados). Rango de la superficie: De 51 a 100. Localizaciones preferentes: Cercanos a colegios, centros de salud o centros de trabajo.

La Colegiala aúna la panadería tradicional con un servicio de cafetería. "El concepto de negocio combina el cuidado y respeto a la tradición, con la técnica y el atractivo de la innovación dentro del segmento de la panadería", explican desde la central. “Nuestros valores empresariales están basados en esta premisa e innovamos permanentemente, sin dejar atrás nuestro carácter artesano, el cuidado de la salud, la calidad, el compromiso social y la cercanía”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El franquiciador incide en el valor artesanal de una cadena con locales que despliegan una "ambientación y decoración muy cuidada, donde acercan al usuario una gama de productos elaborados en el propio establecimiento".

Para sumarse al proyecto, buscan “a personas amantes de los productos artesanos y que crean en valores como la solidaridad, honestidad y humildad”. Una inversión la de La Colegiala óptima para emprendedores, pero también para pequeños establecimientos que deseen cambiar su imagen y contar con el apoyo de una central. “Nosotros decimos que no franquiciamos, sino que adoptamos”. A partir de aquí, y según las líneas maestras de su filosofía, la enseña descarta a inversores como potenciales asociados.

En cuanto al apoyo a la red, la central trabaja en varias direcciones, como detallan a continuación:

“Ofrecemos un modelo financiero de referencia con las cuentas de resultados previsibles y una rápida recuperación de la inversión, que estimamos en 5 años. En paralelo, damos apoyo en la elaboración del plan de marketing local, en la asignación de la zona de exclusividad y en el análisis y asesoramiento sobre la ubicación idónea del establecimiento, así como una completa formación en las instalaciones corporativas y en las del propio franquiciado. A todo lo anterior, hay que sumar un asesoramiento continuo, encaminado a la mejora de los resultados, un software de gestión para garantizar la calidad y control de las gestiones con clientes y franquiciador, lo que se completa con un control para garantizar la calidad a los proveedores y una central de compras”.

Ya en el plano financiero, la enseña ha cerrado acuerdos en diferentes entidades financieras para ayudar a un asociado que debe cubrir el 30% de la inversión con recursos propios. La facturación prevista para el primer año, mientras, se sitúa en aproximadamente 340.000 euros (Franquicia Tipo 1) y 490.000 euros (Tienda Tipo 2).

Como trazo final de este retrato, los impulsores del proyecto quieren destacar que ésta es una empresa familiar, coherente y responsable. "Hemos salido al mercado sólo cuando hemos estado seguros de que el éxito está asegurado y preparados para dar todo y no hacer promesas imposibles”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo