+

EROSKI y GUREAK: 5 años dando oportunidades a través del trabajo y el compromiso social

Un proyecto pionero con el que las dos entidades han hecho historia al impulsar un modelo de supermercado inclusivo gestionado íntegramente por personas con discapacidad.

Proyecto social de Eroski y Gureak

Más allá de términos como rentabilidad financiera, plan de expansión, aperturas o crecimiento económico, EROSKI siempre ha puesto en el centro de su propuesta otros elementos que hacen de ésta una organización genuina, diferente y con unos valores que ‘impregan’ cualquier rincón de su actividad cotidiana. La pandemia no iba a ser una excusa para desviarse del camino fijado. En este sentido, desde la cooperativa recuerdan que conceptos como solidaridad, equidad, compromiso y responsabilidad social los han guiado siempre y constituyen la referencia para todas sus actuaciones.

En este marco emerge un proyecto que ahora cumple 5 años, con el que EROSKI y GUREAK promueven un modelo de supermercado inclusivo. Hablamos de una iniciativa pionera de innovación social que nació en el 2015 con la apertura en Azpeitia (Gipuzkoa) del que suponía el primer supermercado de España gestionado íntegramente por personas con discapacidad. “Esta experiencia abrió una vía para generar empleo que ofrezca nuevas oportunidades de desarrollo personal y profesional a personas con discapacidad, sobre todo para aquellas con más necesidades de apoyo”, recuerdan sus impulsores. “Además, ayuda a visibilizar en la sociedad lo diverso de sus capacidades y aptitudes, algo que se potencia mediante el contacto directo con el público”.

Con esa primera apertura arrancó la colaboración entre dos entidades de economía social como EROSKI y GUREAK, que nacieron para crear oportunidades laborales y riqueza en el entorno. Una alianza, por otro lado, que continúa viva y que ha seguido dando sus frutos, pues, a la tienda de Azpeitia, le han seguido otras dos en Vitoria-Gasteiz. No se detendrá aquí la evolución de un proyecto de éxito que EROSKI prevé llevar a más ciudades a través de nuevos puntos de venta franquiciados. En este sentido, el plan contempla otros tres centros asociados en Gipuzkoa, Álava y Navarra.

UNA CLIENTELA FIEL COMO RESULTADO DE 5 AÑOS DE TRABAJO Y ESFUERZO

Pero el modo más efectivo de comprobar la extraordinaria dimensión del proyecto es acudir a alguno de estos supermercados, como tantos y tantos clientes que ya lo han hecho, destacando, en particular, la amabilidad y la atención del personal. “Este equipo no deja de sorprenderme”, subraya la responsable del supermercado de Azpeitia, Izaskun Zinkunegi. “Estamos terminando un año duro, pero todo el equipo ha mantenido una actitud muy positiva, siempre dispuestos a escuchar y ayudar al público”. Una atención –profesional y eficiente– que es resultado del plan de formación específico que la plantilla sigue en las distintas tiendas de EROSKI en los meses previos a su incorporación.

En línea con lo anterior, los equipos de GUREAK y EROSKI trabajan de forma conjunta antes de la apertura para adecuar los procesos operativos, tareas y funciones a los perfiles y capacidades de las personas que hoy en día componen los equipos de las tiendas. Una de las principales claves aquí es que se configuran grupos que se complementan entre sí, llevando a la máxima expresión el concepto de trabajo en equipo. ”Si uno no puede coger peso, otro le echa una mano, si uno no puede agacharse, otros se agachan por él”, explica Mirari Arizmendi, cajera de la tienda de Azpeitia.

“Esta experiencia abrió una vía para generar empleo que ofrezca nuevas oportunidades de desarrollo personal y profesional a personas con discapacidad, sobre todo a aquellas con más necesidades de apoyo».

Gracias a su éxito, EROSKI está explorando en paralelo la posibilidad de extender la experiencia a otras regiones, de la mano de diferentes organizaciones con fines sociales. “Se ha comprobado que es un modelo de éxito desde todos los ámbitos, especialmente el social, pero también el económico”, puntualiza Enrique Martínez, director de franquicias de la compañía. Al margen de las tres tiendas del País Vasco, EROSKI ha llevado este concepto de supermercado inclusivo a otras zonas como Cataluña, con los dos centros que CAPRABO abrió como parte de su colaboración con AMPANS, y el que gestiona en Galicia con SOLTRA.

“Este concepto de supermercado representa una fórmula consolidada de inclusión”, apunta Asier Vitoria, director general de GUREAK. “Se trata de un modelo sustentado en 45 años de experiencia que no sólo acerca oportunidades laborales a personas con discapacidad, sino que prioriza a las que más apoyo necesitan”.

Para Enrique Martínez, éste es el fruto de un proyecto guiado por dos entidades alineadas y compenetradas a la hora de hacer las cosas buscando el dinamismo económico y social del entorno. “Es un modelo focalizado en las personas, que encaja con nuestros valores como cooperativa y del que hacemos un balance muy positivo. A partir de aquí, aspiramos a tener un total de seis puntos de venta en los próximos años”.

Los datos económicos también avalan la solidez de esta propuesta en clave social, como muestra el hecho de que las tiendas de Azpeitia y Vitoria-Gasteiz hayan respondido a su plan de negocio de forma destacada durante la pandemia, con un incremento en ventas del 15%, en línea con otros establecimientos de la franquicia.

“Es otra forma de trabajar en un supermercado, pero los números demuestran que somos eficientes en lo que hacemos. Lo cierto es que en estos cinco años hemos crecido mucho” concluye Zinkunegi, quien comparte así la idea de que lo rentable y lo social no sólo es una combinación muy interesante, sino más necesaria que nunca.