Resérvate el liderazgo

Imagínate que estás participando en un concurso de televisión. Y de pronto el presentador te hace la pregunta de los 60.000 euros. ¡Horror! No tienes ni idea de la respuesta correcta. Y entonces recuerdas que aún tienes... ¡el comodín del público! Pues el crowdsourcing viene a ser lo mismo, pero aplicado a la gestión empresarial. Sacarle un gran partido es sólo cuestión de estrategia.

Sin embargo, la comunidad anónima no puede tomar las riendas de una empresa y adoptar decisiones estratégicas. Rob May, fundador de Businesspundit.com puso en marcha el proyecto TheBusinessExperiment.com (TBE), una incubadora de empresas en la que los miembros del proyecto sometían a los demás sus nuevas ideas de negocio para convertirlas en empresas reales. Al final decidieron crear Askspace.com para proporcionar soluciones a los dueños de pequeños negocios. Los problemas de financiación, el desinterés en el lanzamiento de Askspace y el poco tiempo que cada uno dedicaba a la empresa fueron algunas de las causas de el proyecto no viera la luz.

“El crowdsourcing es rentable si el negocio y las estrategias están definidos, si se sabe captar a la gente adecuada y si la empresa se reserva el liderazgo”, explica Víctor Gil, socio director de The Cocktail Analysis. Con el encargo a la multitud, disminuyen los costes de generación de contenido y solución de problemas, pero aumentan los de filtración de las opciones disponibles. “La empresa deberá escoger lo que mejor se ajuste a sus estrategias y necesidades”, explica el bloguero Enrique Dans.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing