Ventajas del renting

Tu negocio te está pidiendo a gritos un vehículo para aumentar la actividad y seguir adelante. Pero comprarlo supone un desembolso demasiado importante, y más ahora que conviene mantener una tesorería bien saneada para hacer frente a los imprevistos. El renting y el leasing pueden ser buenas alternativas para mejorar la flota al menor coste.

Es un alquiler enriquecido con servicios. Por el pago de una cuota mensual fija, se puede disfrutar de un vehículo nuevo y olvidar todos los gastos y gestiones que conlleva: impuestos, permisos, seguro, revisiones oficiales, reparaciones, cambio de piezas… Las compañías que ofrecen el renting (entre las que destacan entidades financieras, fabricantes de vehículos y aseguradoras) se encargan tanto de pagar como de gestionar todos estos servicios básicos, y cuentan también con una larga lista de prestaciones extras, pensadas para adaptarse a las necesidades de sus clientes.

Este producto permite obtener interesantes deducciones de impuestos, pero más allá de la ingeniería fiscal, suma otras ventajas intangibles que en la actual situación de crisis cobran mayor importancia:

  • Planificación. Como explica Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), con esta fórmula “se paga por el uso, no por la propiedad, que queda obsoleta”, con la ventaja de que la cuota fija permite “planificar los gastos al año, por cada vehículo: se sabe a priori cuánto se va a gastar”.
    • Externalizar gestiones. “En estos momentos, lo que necesitan el autónomo y el gestor de una pyme es centrarse en salir de la crisis y no en la gestión de los vehículos. Los clientes demandan servicios más complejos para desentenderse de estas tareas rutinarias”, asegura desde la AER Agustín García. De hecho, algunas compañías ofrecen productos derivados, como la gestión de la flota del cliente (sin que se contrate el alquiler de vehículos) o el renting-back: una operación por la cual compran los vehículos del cliente y posteriormente se los ofrecen en renting.
      • Flexibilidad. Las sociedades de este sector están avanzando hacia un producto “bastante flexible, que se adapta a cada cliente: también a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos que no cuenten con grandes flotas”, afirma Agustín García, que destaca que “el renting resulta rentable desde el primer vehículo”.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo