Software libre para pymes

Si la Gendarmería francesa ha ahorrado 50 millones de euros por utilizar software libre y el Gobierno de Brasil más de 123 millones de euros en 2008, ¿por qué no puede ahorrar un pequeño empresario, un emprendedor o una multinacional adoptando también este tipo de soluciones tecnológicas?

"Existe un gran abanico de aplicaciones dentro del mundo del FLOSS (Free y Libre Open Source Software), que vendrían a ser programas de código abierto libres, y además gratis, que pueden suponer una gran ventaja para todo tipo de pymes”, afirma con contundencia Juan J. Martínez, director de proyectos de Open Sistemas y profesor de la Universidad de Valencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El término de software libre es fácil de entender en principio, pero todo se complica cuando llegan los matices y los añadidos, como open source, freeware… “Es un mundo muy complejo”, reconoce Enric Colet, profesor del ESADE, quien recomienda “entrar en él a través de algún experto”.
El director del máster en telecomunicaciones y negocio digital del IE Business School y experto en tecnología, Ricardo Pérez, explica los términos con un lenguaje coloquial. “En el software comercial, el código tiene propietario, está cerrado y no puedes disponer de él más que la empresa que lo crea. El open source permite que el código lo descargue cualquiera y haga lo que quiera. Freeware es un software que se distribuye de forma gratuita aunque no puedes manejar el código fuente”. Sin olvidar el adware, que es un programa gratuito, pero acompañado de multitud de publicidad, y el shareware, aplicación con un tiempo limitado de prueba gratis.

La baza pública
La Gendarmería de Francia, el Gobierno Brasil… son muchas las Administraciones y empresas privadas que han optado últimamente por este tipo de soluciones tecnológicas, que suponen el ahorro de costes. A finales de marzo, Jim Whitehurst, presidente de la multinacional Red Hat, empresa líder en la instalación de Linux con 2,5 millones de suscriptores, afirmó en rueda de prensa que “es triste decirlo, pero la crisis global es muy buena para el código abierto”. Evidentemente, hay matices.

La principal conclusión de Rafael Achaerandio, consultor experto en tecnología de la compañía IDC, es que cada empresa debe valorar sí le conviene esta tecnología. Como insiste Ricardo Pérez, lo que hay que hacer es analizar el concepto de “coste total de propiedad”. Así, considera que en esa idea entra, además del coste o no de las licencias, la formación del usuario, el equipo técnico que se usa, la consultoría o el mantenimiento. “Hay que olvidarse de si lo libre es mejor o no que lo comercial, sino pensar desde un punto de vista de análisis de rentabilidad”, añade.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mientras, en el espacio intermedio entre la aplicación y el usuario final han nacido varias compañías dedicadas a dar soporte. Como por ejemplo Open Sistemas, dedicada a la consultoría y desarrollo de soluciones tecnológicas, y Ahora Soluciones, compañía que ha desarrollado un programa integral para las empresas y que tras unos años siendo comercial ha lanzado su opción freeware. “En las últimas ocho semanas se han cerrado más operaciones que en los seis meses anteriores”, comenta Ignacio Herrero, director general de la empresa. ¿Y de dónde provienen las ganancias entonces? Pues del soporte posterior, de la adaptación a cada empresa, de los valores añadidos, en definitiva.

Colet considera que sería un trabajo muy interesante para modernizar a la pyme española que “las Administraciones públicas, patronales, gremios, etc. creen paquetes de software en su web que sean accesibles para los ciudadanos”. En definitiva, alternativas de programas de licencia gratis hay muchas, pero hay que conocerlas y valorar su rentabilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología