Adaptarse al puesto

Un trabajador discapacitado es un profesional que tiene una deficiencia física o psíquica, pero en todo lo demás es igual que cualquier otro y debe ser tratado de la misma forma. Eso sí, conviene tener muy presente sus limitaciones para adjudicarles puestos en los que puedan encajar sin problemas.

  • ¿Donde encaja mejor un discapacitado físico?
    Debes saber si tiene problemas de agarre, de movilidad, de resistencia… En función de ello, podrá realizar trabajos de tipo intelectual, de atención telefónica, de atención al cliente...
    • Profesionales con discapacidad intelectual
      Suelen ser muy adecuados para trabajos muy metódicos y rutinarios, que siempre se realizan de la misma manera y procesos fijos.
      • Las limitaciones de los discapacitados psíquicos
        No son aptos para trabajos de turnos de noche o aquellos en los que se cambie habitualmente de turnos. Incluso conviene que no realicen su actividad a jornada completa.
        • Sacar lo mejor de un discapacitado sensorial
          En el caso de la deficiencia visual, son trabajadores que suelen tener una gran capacidad de comunicación verbal con lo cual funcionan muy bien en los call center o en los departamentos de atención al cliente. En el caso de los deficientes auditivos, son muy aptos para actividades que requieran una gran capacidad de concentración y de estudio.
          • La discapacidad orgánica
            Son aquellos que tienen alguna deficiencia en algún órgano interno, aquí se incluyen desde transplantados hasta enfermos de cáncer, alérgicos en grado elevado o cualquier enfermedad que requiera cierta modificación de hábitos de forma permanente. En estos casos, es necesario conocer y analizar la patología concreta para determinar cómo se adaptará a cada puesto.

            Publicidad - Sigue leyendo debajo
            Publicidad - Sigue leyendo debajo