¿Y en una pyme?

Pues sí. Y no sólo es posible, sino que en los tiempos que corren puede resultar una opción muy interesante ya que permite crecer sin incurrir en excesivos gastos de estructura empresarial. Aunque conviene tener presente las siguientes precauciones básicas:

CUIDA LA SELECCIÓN DE PERSONAL

No todo el mundo está capacitado para teletrabajar. Se requiere disciplina, control, automotivación, actitud proactiva, iniciativa, constancia, responsabilidad y actitud colaborativa. Pero también se recomienda algunas habilidades profesionales concretas: un cierto espíritu emprendedor, puesto que va a ser un colaborador externo; un conocimiento suficiente de las nuevas tecnologías y herramientas informáticas, que son las que van a permitir la interacción con el coordinador; orientación del trabajo a resultados y a consecución de objetivos; capacidad de planificación y gestión de agenda.

FIJAR OBJETIVOS Y REMUNERACIONES

Como comentábamos en el reportaje, la principal clave del éxito de un coordinador de teletrabajadores es que sea capaz de fijar claramente el objetivo a seguir. Pero a ello hay que unir también unas condiciones claras de trabajo y de remuneración. Has de fijar de antemano si el gasto por el uso de tecnologías corre a tu cargo, va a medias o es a cuenta del colaborador. En función de ello también deberás establecer las tarifas que deberás abonar.

¿QUÉ PUEDO EXTERNALIZAR?

Debes ser consciente del tipo de contenidos o proyectos que puedes externalizar. Todos aquellos que puedan apoyarse en las nuevas tecnologías encontrarán fácil cabida en el trabajo a distancia, pero cuando impliquen algún tipo de control preciso por tu parte, no será posible.

LA MEJOR TECNOLOGÍA

Para dirigir una pyme con teletrabajadores no puedes racanear en este aspecto. Es necesario disponer de la más alta tecnología de las comunicaciones: portátiles, PDA, móviles, banda ancha, Wifi… Cualquier dispositivo que facilite la comunicación fluida tiene que entrar dentro de tu presupuesto. Tienes que fijar unos horarios donde siempre estés localizable para tu teletrabajador: una gestión que se dilate por ausencia de comunicación puede ser una gestión perdida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo