¿Hacia un nuevo modelo?

El Gobierno pretende acercar los patrones económicos de España a los europeos. Sus críticos le acusan, sin embargo, de olvidarse de medidas más urgentes para la economía como las reformas del mercado laboral y del sistema de pensiones.

image
Entre los objetivos de la estrategia se encuentra mejorar el entorno de creación de empresas. El Gobierno también ha anunciado que revisará las condiciones de acceso a los créditos del ICO.

A principios de 2008, España vivía instalada en la euforia: era uno de los mayores creadores de empleo de Europa, presentaba un superávit envidiable y se creía que estaba en condiciones de superar a Francia... Bastó la crisis financiera internacional y el desplome del mercado inmobiliario nacional para que la economía española se derrumbara. Ahora tiene la tasa de desempleo más elevada entre los países grandes y medianos de Europa (un 19,3%) y uno de los mayores déficits fiscales. Y sin perspectivas de remontada rápida.

Para buscar soluciones a las deficiencias de la economía española, más estructurales que en el resto de la Unión Europea, el Gobierno presentó el 2 de diciembre su Estrategia de Economía Sostenible, centrada, según explicó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en “ renovar el modelo de crecimiento de la economía española, haciéndolo sostenible, sólido y duradero en el tiempo”. Se trata de un programa legislativo que está dividido en tres ejes: la sostenibilidad económica, la medioambiental y la social. Está compuesto por la ley de Economía Sostenible, así como por decenas de otros documentos –muchos de ellos reformas de leyes existentes– que serán llevados por separado al Parlamento a lo largo del 2010 y se implementarán entre el 2010... y el 2020.

Junto a la ley, se llevarán a las Cortes textos como la reforma de la ley del Registro Civil, el proyecto de ley de Mediación y Arbitraje, el Estatuto del Empleado Público o el Plan de Lucha contra el Fraude.

La estrategia incluye un sinfín de objetivos, entre ellos reducir un 20% el consumo energético; aumentar el censo de empresas exportadoras de 39.000 a 55.000; alcanzar el mismo porcentaje de licenciados en ciencias que el resto de Europa; canalizar el 35% de las inversiones en construcción hacia la rehabilitación; conseguir que el transporte de mercancías por ferrocarril pase del 4% al 10%, y, sobre todo, mejorar el entorno de creación de empresas y multiplicar la importancia de los sectores económicos más innovadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión