Concurso de acreedores

image
Aunque resulte paradójico, presentando un concurso por insolvencia inminente (antes de la crisis real) podrás eludir los tribunales.

Ya hemos dicho que presentar un concurso de acreedores es obligatorio por ley. Lo que te planteamos aquí es que te anticipes a esa medida. Desde 2009, la ley permite presentar un concurso por solvencia inminente cuando se prevé que se va a producir una crisis. ¿Por qué te puede interesar? Primero, “porque así dispones de un tiempo extra para presentar el concurso obligatorio, unos cuatro meses en los que puedes negociar con los acreedores (la ley te da ese margen para que puedas resolver la situación de forma amistosa). Segundo y más importante, porque así la negociación con los acreedores se relaja. Les estás diciendo ‘ojo, que estoy en una situación complicada y si no llegamos a un acuerdo me vais a obligar a presentar un concurso”, explica Carlos Pavón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A los acreedores les interesará llegar a un acuerdo para garantizarse el cobro y no entrar en ejecuciones judiciales que se pueden alargar años. Así habrás evitado el concurso real.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas