Logística

El almacén –o centro de distribución– como campo de maniobras, es donde la geolocalización actúa de directora de orquesta, dirigiendo los procesos y comprobando que todo esté en orden.

Usos y ventajas

Localizar mercancías. Tomando como base la tecnología de radiofrecuencia RFID, instalada bien en la propia mercancía o en el palé, uno puede localizar, en tiempo real, jaulas, cajas reutilizables y demás elementos. Éste quizás sea su uso más sencillo; pero sus aplicaciones van más allá. Así, una carretilla equipada con un lector recogerá un palé, lo identificará sin margen de error y lo llevará al sitio asignado previamente, donde efectuará la última comprobación, antes de depositarlo.

Para la elaboración de inventarios. Esa misma carretilla –sin carga– sólo precisa realizar un barrido por el almacén para verificar qué hay y dónde está colocado. Con esto, se gana tiempo y agilidad en la operativa.

¿Cuánto cuesta?

Ubicación de palés en tiempo real: 80.000-100.000 euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología