Instrumentos para asegurar el cobro

Ponemos a tu disposición una nueva sección fija en nuestra revista: el consultorio de comercio exterior; una oportunidad para que resuelvas tus dudas si tu objetivo son los mercados internacionales. Los especialistas del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) contestan tus dudas.

image
Para no correr riesgos, usa el factoring, forfaiting y leasing

¿Existe algún tipo de mecanismo de protección para blindarse ante el impago en las operaciones internacionales?

A.G. Barcelona

Abordar la salida al exterior es siempre una apuesta compleja, sobre todo para una pyme, y entraña ciertos riesgos que conviene evitar, como el impago, la insolvencia del importador o el propio riesgo que entraña el país. Afortunadamente, existen instrumentos de financiación a disposición de las pymes exportadoras que minimizan o eliminan los posibles riesgos de impago en las operaciones internacionales.

- Gestión integral: factoring. Si está interesado en contratar servicios, administrativos y financieros, por parte de empresas especializadas, su elección debería ser el factoring. Entre las prestaciones que ofrece se encuentran la obtención de información y el análisis de la solvencia de los importadores, la gestión de la contabilidad de los créditos a compradores, cobros –a su vencimiento–, cobro de impagados, clasificación crediticia de la cartera de deudores del exportador, anticipo de fondos a cuenta de operaciones cedidas, cobertura del riesgo comercial por insolvencia del importador… El coste puede variar del 1 al 4% del monto total de las operaciones cedidas. Con el factoring, la empresa exportadora elimina los retrasos en los cobros y puede conceder aplazamientos de pagos a los importadores al obtener anticipos sobre las ventas, aumentando su competitividad en los mercados exteriores.

- Anticipo de cobros: forfaiting. Esta fórmula consiste en que una entidad financiera anticipe a la empresa exportadora el importe de las ventas realizadas a crédito a sus clientes internacionales, representadas por letras de cambio o pagarés. Se trata de un instrumento especialmente interesante cuando la cuantía de las operaciones es elevada (más de 100.000 euros) o si la empresa importadora está en un país con elevado riesgo político o financiero. El forfaiting resulta atractivo por varias razones: elimina el riesgo de insolvencia, el riesgo-país, el riesgo de cambio –ya que se percibe el importe de la operación al contado–; la financiación se realiza fuera de balance y se opera a una tasa de interés fijo.

- Alquiler de bienes de equipo: leasing internacional. Estas operaciones funcionan igual que las del mercado interno, aunque en esta modalidad suele operar una empresa que actúa de intermediario entre el arrendador y el arrendatario. La ventaja: disminuye el riesgo de impago al depender de una sociedad de leasing.

Además, el programa Aprendiendo a Exportar, del ICEX, garantiza el cobro de las primeras exportaciones hasta un máximo de 100.000 euros, mediante la Línea de Aseguramiento de Cobros ICEX-CESCE.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión