Analiza todos los costes

Como recuerda Alberto López, director de Internacionalización de Promomadrid, este punto es importante “porque puede ocurrir que lo que te ahorras en mano de obra lo vamos a pagar en otros conceptos”. Veamos cuáles.

Coste de arranque. Son en los que incurres al principio de la operación y que nunca se tienen en cuenta a la hora de hacer los cálculos financieros, como los gastos de establecer contacto, de encargar estudios de mercado, informes… Suelen ser muy importantes.
Costes legales y jurídicos. Te interesa contratar un bufete o consultoría que se encargue de gestionar todos los asuntos legales y elaborar los documentos contractuales. Puede ser local o español, pero en este caso te interesa que tenga partners locales.
Costes fiscales. Has de tener en cuenta todo lo relativo a aranceles, impuestos añadidos, tasas. Los costes fiscales más importantes son el IVA, que supone normalmente un 18% del valor de la mercancía, y los aranceles (dependen del país y de la mercancía; los puedes consultar en la agencia tributaria en el código TARIC, www.taric.es, pero requiere de registro).
Costes ocultos. Son aquellos que tienen lugar durante el proceso y que a menudo olvidamos: viajes de control, para apoderar, para seleccionar personal, para estrechar lazos con el proveedor…
Costes de transporte. Puede suponer un 20% más a añadir al coste de fabricación. En esta partida hay que incluir el coste desde la fábrica hasta el puerto (dependiendo de cómo esté estipulado en el contrato), el transporte internacional, el almacenamiento en el lugar de llegada y el transporte en el país de destino.
Costes de instalación (en caso de instalarse allí). Son mucho más numerosos: expatriación, contratación de recursos humanos, alquiler de local, coste del suelo, costes energéticos, construcción. El ICEX y Ofecomes tienen un programa conjunto de apoyo a las inversiones en el exterior donde se puede consultar costes de establecimientos, directorio de empresas y demás información.
Coste de control de calidad y plazos de entrega. Si lo encargas a una agencia puede rondar los 300 euros por operación.

En la "Guía de respuesta a demandas empresariales” del Consejo Superior de Cámaras de Comercios puedes encontrar mucha información interesante al respecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo