Autopsia de empresas

¿Cómo pueden echar el cierre una empresa de animación con una serie de audiencia millonaria, una propuesta jurídica innovadora, una herramienta informática capaz de ahorrar costes a cualquier empresa, una agencia de publicidad de éxito y una buena idea de negocio en el sector de los videojuegos? Resulta que ése es sólo el examen externo del cadáver.

Si entramos en la extracción de órganos, vemos a una empresa que se queda sin liquidez debido a que el mercado no responde a sus productos y que, además, se ve afectada por una crisis sectorial; con un modelo de negocio que no funciona para un servicio que sí demanda el mercado; con un producto que, aunque bueno técnicamente, no es necesario para las empresas; con una agencia que gasta más de lo que se ingresa innecesariamente antes de arrancar con el negocio y que se ve estrangulada por los tiempos de pago de sus clientes; y con un joven emprendedor que monta su empresa sin un estudio de mercado. Pero, claro, para verlo hay que hacer una autopsia.

Si un emprendedor se encuentra ahora mismo en el mercado con un plan de negocio no realista, ¿qué opciones tiene? Y un emprendedor enamorado de una idea que el mercado rechaza, ¿qué puede hacer para darle la vuelta a la situación? Un producto de calidad, aunque sin modelo de negocio claro, ¿tiene la posibilidad de salir adelante? Presta atención a las cinco autopsias que hemos realizado.

¿POR QUÉ CIERRAN LAS EMPRESAS EN ESPAÑA?

Realmente, los cinco cierres se pueden resumir aún más: son buenas ideas de negocio, proyectos técnicamente buenos que no satisfacen una demanda real del mercado, con pocos recursos financieros, falta de control financiero, tensiones de tesorería, y presión fiscal en cuanto a sistemática y plazos de cobro. Estos son, precisamente, los principales motivos por los que el 50% de las empresas españolas echa el cierre antes de cumplir los cuatro años. Entre enero y octubre de 2010, cerraron en España 18.191 empresas, un 2,4% más que en ese mismo período en 2009, según datos de Informa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo