LATINOAMÉRICA: Gusto por el diseño español

El principal mercado es México, que ocupa el puesto 13 entre los destinos de la exportación española. Le sigue a distancia Brasil.
Cultura: “Son sociedades tradicionales debido a siglos de clasismo e injusticia social”, afirma Carlos Alba. “Las excepciones son Chile, México (DF, Estado de León), Brasil (Sao Paulo) y Buenos Aires”. El idioma español facilita el entendimiento, pero hay que tener cuidado, pues palabras o giros habituales en España tienen significados completamente distintos.
Consumo: Las exportaciones españolas se dirigen a las clases altas, que aprecian “todo lo que sea lujoso, si es asequible”, señala Carlos Alba.
Marca España: “Hay una parte de la población que defiende su identidad mostrando rechazo a todo lo norteamericano o, según ellos, productos del capitalismo” y que también puede rechazar lo español.

MÉXICO:

El informe elaborado por la Oficina Económica y Comercial de España en México indica que el potencial comprador de artículos españoles es:

Emigrante: “Hay un consumidor mexicano con antecedentes o gustos españoles, que normalmente corresponde a la clase con mayor poder adquisitivo” y busca productos tradicionales, como turrón, dulces navideños, sidra…
VIP: Las clases altas están interesadas en productos de alta gama, de los que valoran la calidad, la exclusividad y el diseño. En alimentación, hay gran interés por productos la alimentación gourmet, lo que ofrece oportunidades a productos como conservas, vino, aceite de oliva y embutidos, sobre todo de origen porcino.
Marquista: “El mexicano de clase alta y medio-alta es muy marquista. Esta es una dificultad para las firmas españolas que no son conocidas”.
Diseño español: Hay un consumidor “de clase alta, con gustos europeos y demandante de ropa de calidad” que busca el estilo y diseño español.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión