La baza exportadora de Latinoamérica

Ya no vale aquello de que mientras Estados Unidos tose, Latinoamérica se constipa. Y quien dice Estados Unidos, dice Europa. Con los países desarrollados debatiéndose entre crecimientos pírricos y defaults, Latinoamérica muestra su fortaleza y oportunidades.     

Quien lo iba a decir! Mientras las economías más avanzadas tienen serias dificultades para salir de la crisis económica, Latinoamérica saca pecho y muestra su fortaleza, menos expuestas a los efectos de la crisis que ha azotado a los países desarrollados, y que si cabe tomarán más vigor tras el terremoto de Japón y sus consecuencias económicas en Asia, el otro bloque emergente. Y es que mientras unos se hundían en los números rojos durante 2008, 2009 y 2010, al otro lado del Atlántico otros consolidaban su crecimiento. En 2010 los países desarrollados crecieron el 2,3%, los latinoamericanos lo hacían el 6%. Y la previsión para 2011 mantiene esa proporcionalidad (1,9 frente a 4,2%).

¿Qué está detrás de este escenario? La suma de distintos factores aclaran esa cuestión. Durante 2010 las exportaciones latinoamericanas crecieron un 30%, gracias a la demanda mundial de materias primas de los países asiáticos (con China a la cabeza). Además, los países de la región han visto aumentar las remesas, la inversión extranjera ha aumentado entre el 30 y el 35%, al igual que la demanda interna, que inyecta savia nueva a la economía y a las finanzas. Valga como muestra un dato: el Santander obtuvo en Latinoamérica un beneficio de 3.483 millones de euros en los primeros nueve meses de 2010, un 24,5% más que el año anterior.


No obstante, el crecimiento de las economías latinoamericanas es desigual. Mientras Perú, Panamá, México, Uruguay, y en menor medida Argentina, Brasil y Chile, siguen en expansión, la realidad de otras economías como la de Bolivia, Haití, Honduras o Nicaragua es incierta. En unos casos, por desastres naturales; en otros, por ser economías poco productivas.


Oportunidades de negocio
Con estos mimbres, ahora la principal amenaza para muchas de las economías latinoamericanas es precisamente un calentamiento. Los expertos ya anticipan un repunte de la inflación. Algo que se toma muy en serio Brasil, ya que en sus primeras intervenciones el nuevo Gobierno de Dilma Roussef reiteraba hasta el hartazgo su compromiso de controlar el IPC.


En este reportaje no nos quedamos sólo en los fríos datos macroeconómicos. Latinoamérica es una región de oportunidades para las pymes. Y te decimos cuáles. De ti depende que esa región sea la baza exportadora que tanto necesita España frente a la crisis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión