Empleados que desgravan (y 4)

A la hora de contratar a un trabajador, las empresas y autónomos barajan toda una serie de variables, como su experiencia, formación, habilidades profesionales o dominio de idiomas. Sin embargo, hay un aspecto a veces olvidado y que puede hacer caer la balanza en un candidato frente al resto: las ventajas fiscales por incorporar en la plantilla a un empleado con un determinado perfil. Comprobemos algunos de estos casos (sin olvidar sus pros y sus contras).

Quiénes. Personas mayores de 16 a 30 años, desempleadas o trabajando en otra empresa con un contrato a tiempo parcial, e inscritas en el INEM al menos 12 meses en los 18 meses anteriores a la contratación.

Ventajas fiscales. Reducción del 100% de las cuotas de la Seguridad Social durante el primer año de contrato, en el caso de las pymes, y del 75%, en el de empresas con más de 250 trabajadores. Es aplicable tanto a contratos indefinidos como temporales de al menos seis meses, e implicarán una jornada laboral mínima del 50% de la habitual.

A favor. Ganas de hacerlo bien, fortaleza física y mental.
En contra. Falta de experiencia, se requieren acciones de formación.

MAYORES DE 60 AÑOS

Quiénes. Empleados indefinidos a partir de los 60 años con más de cinco años de antigüedad en la empresa.

Ventajas fiscales. Cada contrato indefinido dará derecho a una bonificación sobre las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes, salvo por incapacidad temporal, derivada de las mismas, por una cuantía del 50% para los que reúnan los requisitos por primera vez en 2007, y un 10% adicional por cada año anterior hasta 2003. Dichos porcentajes se incrementarán en un 10% en cada ejercicio hasta alcanzar un máximo del 100%.

A favor. Experiencia contrastada y conocimiento de la dinámica empresarial.
En contra. Cansancio profesional y posible desfase tecnológico.

PARADOS A PARTIR DE 45 AÑOS

Quiénes. Personas mayores de 45 años, desempleadas o trabajando en otra empresa con un contrato a tiempo parcial, e inscritas en el INEM al menos 12 meses en los 18 meses anteriores a la contratación.

Ventajas fiscales. Cada contrato indefinido dará derecho a una bonificación de la cuota empresarial de la Seguridad Social de 1.200 euros anuales durante tres ejercicios si la persona contratada es un hombre, y de 1.400, si es una mujer.

A favor. Ganas de hacerlo bien y necesidad de sentirse útiles.
En contra. Se requieren en ocasiones acciones de reinserción laboral, pérdida de habilidades físicas.

MAYORES DE 65 AÑOS

Quiénes. Trabajadores con 65 años o más, que decidan voluntariamente continuar o reiniciar su actividad laboral, con un contrato de carácter indefinido, y que acrediten al menos 35 años de cotización efectiva a la Seguridad Social.

Ventajas fiscales. Cada contrato indefinido dará derecho a una exoneración del 100% de las cuotas de los empresarios y de los trabajadores por contingencias comunes, excepto por incapacidad temporal derivada de las mismas.

A favor. Experiencia, afán de superación y esfuerzo.
En contra. Dificultades físicas y cansancio mental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo