Más opciones

Demoras en los pagos de los clientes, dificultades para acceder a financiación externa, retrasos a la hora de cobrar de la Administración... las pymes encuentran serias dificultades para financiar sus necesidades de circulante y no morir estranguladas. Analizamos cuáles son los productos al alcance de los emprendedores y su letra pequeña.

Póliza de crédito. Viene a ser como una cuenta corriente que permite al empresario disponer de créditos inmediatos hasta un máximo que se establece entre la entidad y el emprendedor. Como regla general, se suele pagar intereses únicamente por la cantidad dispuesta en cada momento, pero hay casos en los que se añaden comisiones por no disposición, que puede llegar hasta el 1% del capital no utilizado.
Cuidado con este apunte, porque a menudo las entidades hablan de un porcentaje trimestral, con lo cual es muy superior anualmente (si nos aplican un 0,25% trimestral, en realidad es un 1% anual). Tiene liquidación trimestral o semestral y permite tanto imposiciones como disposiciones.
Es uno de los instrumentos más flexibles que existe para financiar circulante y también es el que más se ha frenado en estos años de crisis, donde no se han renovado muchas líneas dejando a los pequeños y medianos empresarios en situación crítica.
Puede tener una duración anual, aunque lo habitual es que se firmen por periodos que oscilan entre los tres y los cinco años. Además de las comisiones habituales (por capital no dispuesto y la comisión de máximo no descubierto), hay que pagar intereses (Euríbor a tres o seis meses + 2% o 3%) e interés por descubierto.
La renovación del interés suele coincidir con los periodos de liquidación. Es habitual que exijan garantías y avales.

Cuentas profesionales. Casi todos los bancos ofrecen paquetes de productos específicos para determinadas pymes, autónomos y comercios y, en muchos casos, por sectores. Suelen incluir una cuenta corriente, tarjetas de crédito y débito, servicios de asesoramiento y algunos servicios bonificados.
En la gran mayoría de los casos, estos paquetes se ofrecen a través de una tarifa plana mensual (en el catálogo que aparece en el despiece superior las podemos ver a partir de 8 euros, con la Cuenta Profesional de Catalunya Caixa), pero conviene analizar con detalle los costes por movimientos, emisiones, ingresos y transferencias.

Línea ICO-Liquidez. Es el producto del Instituto de Crédito Oficial diseñado para financiar el circulante. Es un préstamo de hasta 10 millones por cliente y año en una o varias operaciones, con un plazo de amortización máximo de siete años y un tipo de interés que oscila entre el 2,2% y el 3% más el Euríbor. Tiene una comisión del 0,5%.

Factoring. Es el anticipo del importe de las ventas que ha realizado la empresa por parte del banco. Es parecido al descuento comercial, pero se diferencia de este en que el factoring se apoya en una factura, mientras que el descuento comercial necesita un pagaré, una letra de cambio o un recibo.
Es más flexible en tiempo y cuantía: se puede negociar anticipar un porcentaje de la factura y un plazo. Mientras que en el descuento se pacta la totalidad y el plazo de cobro. Lo hay de dos tipos, con recurso y sin recurso (en este caso cubre la posible insolvencia del deudor). También está sujeto a la comprobación de la solvencia de los deudores por parte de la entidad financiera.
Los costes que incluye son: comisión en función del factoring, comisión por factura, gastos de estudio de los clientes (en el factoring sin recurso) e interés por la financiación. Las comisiones oscilan entre el 1% y el 3% del anticipo solicitado. El interés, suele ser Euríbor + un diferencial que oscila entre el 2% y el 4%, cuando tienen que haber financiación. Tanto los gastos como el interés, se suele pagar por adelantado. Conviene atar todos estos puntos antes de cerrar la negociación. Es una buena herramienta para exportar.

Confirming. Si en el factoring, es la empresa vendedora la que contrata el producto, en el confirming es la empresa compradora, la que busca garantizar el pago a sus proveedores. La ventaja es que se ahorra muchos gastos de gestión y permite ajustar los cobros de facturas con los pagos a proveedores. Está indicado, sobre todo, para el ámbito internacional. Es similar a la gestión de pagos a proveedores.

Préstamos a corto plazo. Son préstamos pensados para adquisición de bienes, maquinarias o vehículos industriales. Suelen soportar un tipo de interés más elevado que el préstamo a largo plazo (puede alcanzar el euríbor + 4% o incluso el 6%) y a un plazo más corto, que no sobrepasa en ningún caso los 5 años. Suelen, por lo general, exigir avales...

Tarjetas de empresa. Casi todas las entidades ofrecen paquetes de tarjetas especialmente pensados para el día a día. Te interesa contratar aquella que menos comisión cobre por emisión y renovación, y también aquella que ofrezca una mayor posibilidad de control y gestión del gasto. Bien porque tenga activado el servicio de alertas o bien porque facilite acceso online a la información. La e-Business de la Kutxa se publicita como la tarjeta que mejor informa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas