Pequeños que lo han conseguido

Convertirse en irresistible está también al alcance de las pymes, de hecho encontramos empresas que han sabido ganarse adeptos más allá de las modas y de las guerras de precios. Compruébalo en estos ejemplos.

Uno de 50: la estrategia inicial que le dio el nombre –50 unidades de cada modelo–, le confirió un estatus de exclusividad que se ha mantenido a lo largo del tiempo, a pesar de que ya no tienen esa filosofía en casi ninguna pieza. La clave: la exclusividad.

El Niño: Esta enseña ha conseguido arrasar entre un segmento de la población que va, especialmente, de los 12 a los 17 años. Y lo mejor, ha sabido superar la frontera de una moda pasajera. La clave, identificarse con los tejidos naturales, coloridos y alegres y con la filosofía vitalista del mundo del surf.

Becara: la firma de decoración ofrece una mezcla de originalidad, calidad y un toque exclusivo que ha conseguido granjearse un nutrido grupo de fans. La clave: trabajan muy bien la sensualidad a través tanto de las instalaciones (música, sonidos, olores, attrezzo) como de sus muebles y texturas.

Tuenti: es la red social por excelencia entre los jóvenes hasta los 16 años en nuestro país. Ni el todopoderoso Facebook ha logrado arrebatarles el liderazgo en su franja. La clave: se accede sólo por invitación, les habla en su lenguaje, la identifican como algo propio y crean comunidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Marketing