La conciliación familiar y profesional es un imán para atraer y fidelizar el talento

La difícil conciliación de la vida familiar y profesional es un factor importante a la hora de explicar el descenso de la natalidad en España. En este contexto, cada vez son más las empresas que descubren los beneficios de convertirse en baby friendly.

Father and son in office on computers with phones
Peter CadeGetty Images

La natalidad se ha convertido en un problema demográfico para España. Los últimos datos oficiales muestran un registro de tan solo 179.000 nacimientos en el primer semestre de 2018, el peor dato de la serie histórica desde 1941. En el último año, la tasa ha descendido un 6 %.

Según un estudio del Instituto de Empresa, el 28 % de las mujeres reconoce haber renunciado a tener hijos para no dejar en un segundo plano su carrera profesional. Ante este panorama, “es vital que las empresas y entidades comprendan y apoyen el desafío que supone ser padres para sus empleados”, afirma de forma rotunda Elena Gómez del Pozuelo, presidenta de Womenalia y, junto a Sara Fernández de la Aldea, fundadora de Baby Friendly Companies, una solución para las empresas que quieren atraer y fidelizar el talento de los profesionales entre 25 y 45 años que pretenden tener hijos.

Esta iniciativa ofrece a las empresas y empleados un catálogo de servicios relacionados con la natalidad y la conciliación de la vida familiar y profesional, con apoyo práctico, asesoramiento o información desde que un empleado anuncia que va a ser padre o madre hasta pasados tres años del nacimiento.

Así, Baby Friendly ofrece tres tipos de sellos distintos. En primer lugar, el Certificado Bronce, que consiste en el regalo al empleado de una guía sobre el embarazo, el parto y el postparto; un regalo de nacimiento para el hijo o hija; y un mordedor para que el bebé se desarrolle durante sus primeros meses de vida. A este paquete básico se suman cursos de educación online y libros didácticos para los pequeños en el Certificado Plata; y coaching para los padres y un servicio de selección de niñera en el Certificado Oro.

Además de estos servicios, la herramienta supervisa que sus clientes cumplan con una serie de requisitos mínimos, independientes del tipo de certificado que elijan:

  1. Ofrecer horarios razonables que permitan la conciliación.
  2. No discriminación por el hecho de ser padres.
  3. Transmitir apoyo y alegría por el anuncio de una maternidad o paternidad.
  4. Obsequiar al empleado en el momento del nacimiento.
  5. Ofrecer información a los empleados sobre sus trámites y derechos legales como padres.
  6. Flexibilidad de horarios ante la situación parental.
  7. Flexibilidad con respecto a citas con pediatras o reuniones escolares.
  8. Apoyo en su crecimiento profesional sin discriminación por sexo.
  9. Respeto por el tipo de baja que elijan sus empleados (maternal, paternal o compartida).
  10. Ofrecer a los nuevos padres las herramientas para mejorar su labor con sus hijos.

    El hecho de que el peso de la paternidad es más importante en el caso de las mujeres provoca en muchos casos que el hombre reciba menos facilidades por parte de las empresas en este sentido. “Al hombre se le mira mal por pedir sus cinco semanas de baja paternal”, afirma Fernández de la Aldea, quien defiende que la solución pasa por reeducar al ecosistema empresarial. “Para generar una cultura laboral conciliadora hace falta un cambio, que pasa por comenzar a difundir el mensaje correcto” para que cale, concluye.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Gestión