El nuevo proyecto de ley de secretos empresariales protegerá el 'know-how' de las empresas

A la espera de su revisión por el Senado y su publicación en el BOE

Businessmen with their heads inside metal tubing
Getty ImagesMartin Barraud

Aprobado el pasado 19 de diciembre, y a la espera de su revisión por el Senado y su posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el nuevo proyecto de ley de secretos empresariales protegerá el know-how de las empresas.

Esta es una de las conclusiones de la jornada Preservar la I+D. Patentar o Proteger el know-how a la luz de esta nueva Ley de Secreto Empresarial, organizada por el despacho Elzaburu y la Asociación Española de Bioempresas (Asebio).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según el texto del citado proyecto de ley, se considera secreto empresarial cualquier información o conocimiento, incluido el tecnológico, científico, industrial, comercial, organizativo o financiero, que reúna las siguientes condiciones. En primer lugar, "ser secreto, en el sentido de que, en su conjunto o en la configuración y reunión precisas de sus componentes, no es generalmente conocido por las personas pertenecientes a los círculos en que normalmente se utilice el tipo de información o conocimiento en cuestión, ni fácilmente accesible para ellas".

En segundo lugar, "tener un valor empresarial, ya sea real o potencial, precisamente por ser secreto". Y, en tercer lugar, "haber sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto".

Además, "la protección se dispensa al titular de un secreto empresarial, que es cualquier persona física o jurídica que legítimamente ejerza el control sobre el mismo, y se extiende frente a cualquier modalidad de obtención, utilización o revelación de la información constitutiva de aquél que resulte ilícita o tenga un origen ilícito con arreglo a lo previsto en esta ley".

Normativa muy necesaria

Hasta ahora, "el marco legal que regulaba el secreto empresarial era disperso y muy fragmentado entre diferentes normativas. Estados Unidos lleva mucha ventaja a Europa porque allí existe una jurisprudencia para ello desde el siglo XVIII. Esta ley era necesaria hace mucho tiempo y tenemos que verla como una buena noticia", asegura Javier Fernández-Lasquetty, socio de Elzaburu.

"El secreto empresarial no es una cosa de hoy, es de ayer, ya desde empresas que, como Coca-Cola, han protegido su fórmula secreta o como la salsa de Kentucky Fried Chicken", afirma este experto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En ese sentido, al igual que las patentes tienen mecanismos de protección claros, "el debate viene sobre cómo proteger el know-how, es decir, toda aquella información valiosa que una empresa va generando a medida que avanza en una investigación. No todo se puede patentar, pero el know-how debería poderse proteger para así salvaguardar la innovación en las empresas. Con la nueva Ley, podemos actuar en relación con la información, pero también con las personas, desde empleados y clientes hasta proveedores externos de servicios", subraya Fernández-Lasquetty.

Invertir en formación

En su opinión, "la mayor fuga de secretos empresariales se da por parte de los trabajadores que, inconsciente o conscientemente, desvelan partes importantes del secreto"; un problema que se puede solventar, "invirtiendo en formación para evitar esas fugas, una acción complementaria a los contratos de confidencialidad; o bien adoptar precauciones como evitar que un solo empleado tenga conocimiento del proceso completo y lo pueda reproducir fuera de la empresa. Y respecto a los agentes externos que pueden robar la información, solo podemos protegernos a través de la ciberseguridad".

Para este experto, el texto de la nueva normativa es muy completo "porque delimita como objeto susceptible de ser protegido cualquier ámbito de la información o conocimiento que mantiene una empresa o del desarrollo de su negocio. Contempla la violación del secreto en relación con la obtención de mercancías ilícitas, la utilización de este secreto y, además regula una responsabilidad de carácter objetivo en determinados supuestos de comercio de productos y servicios que vulneren el secreto empresarial. La ley puede traer una mayor seriedad y tendremos que tener mucho cuidado en todas las medidas adoptadas para proteger nuestro secreto desde el minuto cero".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión