Qué problemas se producen en la traducción de páginas web empresariales

Es evidente que el desarrollo de las telecomunicaciones ha facilitado el intercambio de información y constituye un tren que ninguna empresa debería perder de cara a conseguir que su contenido llegue al mayor número de personas posibles.

image
Fundadores de Tradupla

Para ello, es innegable que el lenguaje es el vehículo fundamental para acercarse a culturas diferentes y es en este punto en que la traducción debe ser el eje central en la estrategia de cualquier empresa de cara a intentar entrar con buen pie en un mercado extranjero.

De esta forma, toda empresa que tome la decisión de traducir su contenido a otro idioma debe ser muy cuidadosa; contar con profesionales de la traducción que conozcan la cultura y el lenguaje de destino ayudará a la empresa a obtener un resultado adecuado y que transmita el mensaje que se pretende. No hace falta mencionar que cualquier tipo de traducción automática debe quedar automáticamente, valga la redundancia, descartada si lo que buscamos es un resultado profesional.

El primer paso que suele dar una empresa a la hora de intentar expandir su área de actividad a otro país es la traducción de la página oficial o de la tienda electrónica propia. La organización debe tener claro que esta será la carta de presentación ante cualquier cliente extranjero, por lo que la traducción debe ser perfecta y completa, de manera que el cliente potencial no note que el idioma original de esa página no sea el que está leyendo, sino todo lo contrario: debe parecer que el contenido se ha redactado en el idioma meta.

Además, no solo es importante la página web a la hora de llegar al cliente, sino que todos los servicios asociados a la empresa deben también ser traducidos correctamente, ya sea la atención al cliente, respuestas a correos electrónicos o descripción de productos.


Ejemplos de errores de traducción en páginas empresariales

Entrando más en problemas con el lenguaje, uno de los grandes errores que suelen cometerse al traducir textos vienen del uso de frases hechas y modismos, que si no se adaptan correctamente al uso en el idioma y la cultura de destino pueden convertir el texto en un auténtico despropósito y conseguir el efecto contrario al que se pretende. Por poner un ejemplo destacado, el error de la firma de moda Mango al traducir “esclava” literalmente al francés le costó un escándalo en el país galo, ya que allí no existe esa palabra como sinónimo de pulsera.

Por otra parte, debemos tener en cuenta los diferentes grados de cortesía y la forma más adecuada a la hora de dirigirnos a un cliente, ya que dirigirnos a una persona en un tono diferente al adecuado en su cultura puede producir malentendidos y tensiones innecesarias que no harían más que perjudicar una posible relación empresarial. Es por esta razón que recurrir a un profesional que controle las culturas de ambos interlocutores evitará cualquier riesgo en este sentido y dotará a nuestra conversación de un tono cercano y correcto a ojos del posible cliente extranjero que seguro beneficiará la imagen de nuestra empresa en el exterior.

Estos puntos se hacen aún más importantes a la hora de intentar traducir textos con un lenguaje más comercial y de marketing, como podrían ser los eslóganes o incluso la denominación de la propia empresa, que cuentan con un lenguaje formado por un número mayor de frases hechas y que directamente tendrán que ser adaptados específicamente para cada región. De este tipo de errores no se libran ni las grandes empresas, como el caso de uno de los eslóganes de KFC, que en español sería traducido como “para chuparse los dedos” pero que en el mercado chino se entendió como “cómete tus dedos”.

Conclusiones sobre la traducción de páginas web empresariales

Por tanto, cualquier empresario que pretenda expandir su campo de actividad a otros países debe contar como herramienta fundamental una traducción adecuada y que se ajuste al país de destino. De lo contrario, la estrategia puede volverse en su contra y provocar que la empresa acabe obteniendo un efecto negativo sobre los objetivos que se plantee la organización.

La conclusión que cualquier empresario debe sacar de estos puntos es que una buena traducción debe ser la piedra angular de la estrategia de expansión en el extranjero. El fallo en este punto central hará que el resto de la estrategia utilizada no llegue correctamente al usuario final y que directamente haga inservible todo el trabajo anterior. Para este trabajo se debe contar con una agencia de traducción profesional, que adaptará de la mejor forma posible nuestro contenido a las diferentes culturas e idiomas a los que la empresa quiera expandirse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión