En busca del ahorro

Una cuota reducida no siempre es sinónimo de un buen precio. Jaume Verge, director de AEGFA, señala en qué aspectos debe fijarse el gestor de flotas de una pyme al elegir el vehículo y negociar el contrato:

Depreciación

Aunque la cuota sea baja, si te calculan una depreciación muy alta, puede que estés en la pagando de más. Busca el vehículo que pierda menos valor.

Combustible

“El ahorro en consumo a lo largo de toda la vida del contrato, calculado en función de los kilómetros totales previstos y el tipo de carburante, es clave. El uso de tarjeta de combustible y la obligación de reportar kilometraje al repostar constituyen herramientas de control muy efectivas”.

Seguro

“Conviene puntualizar cómo se recalculará anualmente”.

Mantenimiento

“Negocia en qué talleres se realizará la posventa y puntualiza en qué momento y kilómetros acumulados se incluirá un cambio de neumáticos”.

Vehículo de sustitución

"Esta posibilidad resulta interesante si para la empresa es crítico no disponer de un vehículo a diario. Compara el coste de este extra con lo que oferta un rent-a-car”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Finanzas