Antes de liquidar tu negocio, acude al Concurso Necesario de Acreedores

Es un mecanismo de la Ley Concursal para resolver rápida y eficazmente un conflicto de sobreendeudamiento

African American woman paying bills with digital tablet
JGI/Jamie GrillGetty Images

"Más del 90% de los concursos en España acaban en liquidación", subraya José María Tapia, socio-director de Tapia Abogados Consultores, despacho especializado en el ámbito de litigación, mercantil y concursal, que cita datos del Consejo General del Poder Judicial.

Es una situación –sostiene este experto– que lleva, tanto a personas físicas como jurídicas, a situaciones límite e incluso a perderlo todo. Para evitar llegar a estos extremos, "es recomendable afrontar el sobreendeudamiento lo antes posible, cuando todavía se puede corregir, antes de que sea demasiado tarde, de manera que se llegue a un acuerdo lo más beneficioso posible tanto para el deudor como para el acreedor".

En ese sentido, una solución poco conocida en España y que contempla la Ley Concursal para estos casos, "es presentar una solicitud de Concurso Necesario de Acreedores. A diferencia del Concurso Voluntario, que tiene que solicitar el deudor, el Necesario lo puede presentar el acreedor, para intentar llegar a un acuerdo y encontrar una solución rápida y eficaz al conflicto de sobreendeudamiento". Este segundo mecanismo que ofrece la Ley Concursal "no se utiliza lo suficiente y hay pocos despachos expertos en esta materia. Lo que se pretende con este proceso es la obtención, a la mayor brevedad posible, de un acuerdo para la recuperación de la deuda o de los bienes que son objeto del correspondiente procedimiento judicial", afirma.

Este experto recuerda que los fondos de inversión han adquirido un gran protagonismo en la adquisición de deuda "y la solicitud de Concurso Necesario de Acreedores es una solución muy interesante para ellos, porque permite llegar a un arreglo con el deudor, por medio de un acuerdo económico, daciones en pago, de forma mucho más rápida y ágil que un Concurso de Acreedores".

En su opinión, esto es una ventaja añadida, "que potencia y da más importancia a la figura del acreedor en estos procedimientos, ya que le da más protagonismo y fuerza a la hora de negociar. En el caso de los fondos de inversión, el funcionamiento es el mismo que con cualquier otro acreedor, simplemente que en su caso han adquirido una deuda", apunta Tapia, que recuerda que las solicitudes de Concursos Necesarios siguen siendo muy escasas, en comparación con las solicitudes de Concurso Voluntario, por lo que "es necesario dar a conocer esta solución que contempla la Ley y que a la larga supone beneficio para todas las partes".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión