Un algoritmo para validar modelos de negocio

Con una inversión de 3.000 euros y en poco mas de una semana se puede conocer la aceptación en el mercado de nuevas ideas

bright idea concept with light bulb
Witthaya PrasongsinGetty Images

Se llama Lydo y es un proyecto de la startup Valydo, que se ha propuesto acercar a quienes quieran desarrollar nuevas líneas de negocio o nuevos productos a una realidad más palpable sobre si tendrán o no éxito en su propuesta o qué podrían cambiar para mejorarla. “En una semana y media aproximadamente somos capaces de validar si una línea de negocio va a tener o no potencia dentro de cualquier empresa. O si una idea de negocio tiene aceptación en el mercado. Hemos creado un algoritmo con el que con una muestra de varios experimentos predice las probabilidades que va a tener a partir de tres métricas clave: interés que está generando esta propuesta de valor en el mercado, el coste del mercado, es decir, cuánto cuesta alcanzar a ese mercado, y su tamaño, cuánto mercado hay en la zona, región, país o territorio al que estamos apuntando”, explica Iván Caloto, CEO de Valydo. Y añade: “Eso sería para validar el interés. Después lo que hacemos es validar el modelo de negocio. Por ejemplo, si pensamos en la forma de pago solemos pensar en un pago único pero puede haber muchos tipos de modelos de negocio para un producto o servicio: un modelo de suscripción, un servicio freemium... Lo que hacemos es encontrar el ideal, el precio ideal, testando precios diferentes para ver cuál es el que funciona mejor, cuando aterriza un usuario y le da a pagar”.

Testar un producto antes de producirlo

Una ventaja fundamental de esta forma de testar las oportunidades es que se puede hacer sin desarrollar nada del producto o servicio. “No hace falta que tengamos en sí el producto o servicio. Lo que hacemos para probar que realmente el cliente está dispuesto a pagar por él es que se lo ponemos en una landing page, con el precio que hayamos validado y le damos la posibilidad de que clique para pagar, pero cuando lo hace el servicio no se lo permite. Después le enviamos un email y le decimos que hemos tenido problemas. Así ya sabemos que Pepito, con este email y con estas características, hubiera pagado por ese producto o servicio y a ese precio. No hay mejor forma de validar algo que el cliente pague por él”, continúa Iván Caloto. “También se le puede invitar a que haga una pre-orden, una reserva pagando un 10% del producto. Hay muchas formas. Lo importante es que vea el precio y haga el pago”.

Así lo han aplicado ya

Aunque es un algoritmo que sirve para testar ideas de negocio desde cero, Caloto asegura que su principal público objetivo son empresas que quieran innovar o lanzar nuevas líneas de negocio. “Yo siempre pongo el ejemplo del ferretero. Un señor que lleva 20 años con su ferretería local, vendiendo prácticamente el mismo producto, empiezan a bajar sus ventas y por seguir el consejo de un amigo abre una tienda online y no vende nada a pesar de que se ha gastado un montón de dinero. ¿Por qué? Porque Internet es otro canal y lo tiene que validar. Tiene que validar su propuesta de valor. ¿Cómo? Pues haciendo una landing con tus productos, subiendo fotos y lanzando publicidad para ver cuántos te compran o cuántos clican en el producto. Si nadie compra, no inviertas más en ello. Igual lo que tienes que hacer es montar un Google de piezas o un Tripadvisor de piezas”, comenta Caloto.

¿Qué pasa si el negocio no es digital? ¿Cómo se valida la idea de negocio? “Igual. Por ejemplo, para una franquicia de videojuegos que quería abrir en Lugo lo que hicimos fue crear un Facebook ficticio, una landing con fotos del local (fotos de locales similares de Madrid) y llevamos tráfico a la web dándoles un bono descuento si se registraban. Ya es un medidor del tamaño del mercado, a cuánta gente le está interesando lo que vendes, etc. En este caso, el resultado era que el tamaño era muy pequeño y no se validó”, explica el CEO de Valydo. Y añade: “También lo hemos hecho con la apertura de un nuevo gimnasio y con una empresa que ofrece servicios de intermediación entre Airbnb y los usuarios de esos pisos. Quería abrir una sede en Valencia y para ello necesitaba una serie de comerciales, profesionales que le limpiaran, etc. Vimos que generaba muchísimo valor, que generaban interés brutal y ahora están en Valencia y tan contentos. El valor es tener métricas de mercado en siete días. Y van a estar contrastadas con el algoritmo que básicamente tiene métricas de todos los sectores”.

El coste de testar ideas

“Los precios varían según el número de hipótesis que se necesite validar. Hipótesis que son si el producto genera interés o no, cuál es el público objetivo, cuál es el canal ideal, cuál es el modelo de negocio ideal… El coste va desde un mínimo de 3.000 euros para los productos y servicios que necesitan validar menos variables a 11.000 euros, lo más que hemos cobrado por estos servicios”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión