¿Te interesa una flota de coches eléctricos en renting?

Claves para ahorrar al máximo en los coches de empresa

Customer signing at car dealership
Photo_ConceptsGetty Images

María Martínez, directora de Masqrenting, recomienda optar por un renting, por los beneficios que conlleva: tienes acceso a descuentos a la hora de comprar vehículos, reduces tu endeudamiento porque de cara al banco no tienes un crédito de miles de euros por la compra de un vehículo. Además, tienes un presupuesto exacto, sabes lo que te va a costar ese vehículo durante todo el contrato porque tienes incluidas las averías, el mantenimiento, los seguros… Cualquier tipo de incidencia la tienes cubierta”.

Eso sí, conviene tener en cuenta que el coste del renting puede cambiar y mucho de unas empresas a otras. “Hay muchísima diferencia, porque influyen muchísimos factores: el descuento que tengas pactado, si ese vehículo lo tiene en oferta ese operador de renting, el kilometraje anual, el valor residual que cada compañía da a cada modelo según su experiencia en venta de coches usados o de si es una compañía del propio fabricante y tiene sus propios concesionarios para vender todas las financieras de la marca, pues ahí subirán más unas marcas que las suyas. En un vehículo de 18.000 euros te puedes encontrar diferencias de cuota de 30 a 50 euros al mes. Y te estoy hablando de un vehículo pequeño, con un kilometraje estimado de 80.000 kilómetros”, comenta María Martínez.

¿Cómo conseguir la cuota más ajustada?

“Lo más importante es siempre tratar de optimizar el kilometraje estimado real más apropiado. Es lo que más puede variar los presupuestos. Hay que evitar sobre todo caer en el error de contratar un kilometraje inferior al que hacemos porque al final lo vamos a pagar más caro. Puedes llegar a duplicar la cuota. Además, conviene tener un seguimiento de contratos para ir haciendo las modificaciones pertinentes y al finalizar el contrato no tener que pagar nada por diferencias de kilometraje”.

No te olvides de hacer una gestión por geolocalización

Además, es interesante que emplees “sistemas de geolocalización para optimizar el consumo de las flotas y ver realmente el uso que se está haciendo además de a los usuarios para tener un mayor ahorro. Por poner un caso, nosotros teníamos un cliente que era una empresa de seguridad que tenía un vehículo que no hacía muchos kilómetros pero consumía mucho combustible y era porque el usuario se paraba mucho en el arcén ha hablar por teléfono con el coche en ralentí. Con un sistema de geolocalización optimizas las rutas, conciencias a los usuarios y puedes ver oportunidades de mejora en las cuotas. Por ejemplo, igual tienes un vehículo que hace muchos kilómetros y por el que pagas una cuota muy elevada y analizando el uso que se hace de él ves que te interesa tener dos vehículos por ese mismo precio”.

Con un buen estudio de la flota y empleando vehículos más eficientes se pueden conseguir ahorros de entre un 15% o un 18% en la cuota, según la directora de Masqrenting. "Y en el consumo de combustible hablamos de más de un 50% cuando se pasa de una flota antigua a una más eficiente”.

¿Gasolina, diésel, eléctrico o gas?

Depende de la empresa. Como explica Martínez, "si una empresa que circula por Madrid o por Barcelona hace muchos kilómetros la energía eléctrica no será recomendable porque a lo mejor el vehículo no tiene una autonomía suficientemente para la actividad. En ese caso a lo mejor es bueno el meterte en vehículos tanto de GNC (gas natural comprimido) como de GLP (gas licuado de petróleo) que te suponen también un ahorro en consumo, te permiten tener una etiqueta eco para poder circular dentro de las grandes ciudades y el coste mensual es muy similar a un diésel o un gasolina. Eso también sirve para abaratar costes. Ya no solo por adaptar tu flota a la normativa medio ambiental (que en muchas empresas es necesario para poderse presentar a concursos públicos o para poder desarrollar su actividad), sino también por lo que es el ahorro en combustible”.

“Luego hay un factor importantísimo, a día de hoy, los vehículos eléctricos siguen saliendo muy caros por renting. El coste de un vehículo eléctrico principalmente porque en el renting hay un factor muy importante que es el valor residual que las compañías de renting pensamos a futuro y a día de hoy no hay una visibilidad de qué valor van a tener esos vehículos sobre todo por cómo está evolucionando tan rápidamente la autonomía de esos vehículos”, advierte Martínez. Y añade: "Hoy compras un vehículo eléctrico y a lo mejor tiene una autonomía de 150 kilómetros y dentro de cuatro años a lo mejor tienes vehículos en el mercado que tienen 400 y 500 kilómetros de autonomía. No sabes exactamente la depreciación que va a tener ese vehículo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión