Cómo complementar la pensión de jubilación si eres autónomo

Un autónomo puede jubilarse y trabajar al mismo tiempo, pero si no le interesa la 'jubilación activa' otra forma de complementar la jubilación es acogerse a un plan de pensión individual.

 
Getty images

Un estudio realizado recientemente por el portal Infoempleo y el Grupo Adecco pone de manifiesto que, de los más de 3 millones de autónomos que hay en España, el 63% preferiría tener sólo un empleo por cuenta ajena a tiempo completo, porque les aportaría más tranquilidad, frente al 36,9% que elegiría seguir siendo autoempleado. De hecho, el 66,1% de los 500 freelancers encuestados para hacer el estudio afirman tener un empleo por cuenta propia por necesidad.

Entre las principales quejas de los autónomos se encuentran las elevadas cargas sociales, fiscales y administrativas. Pero también de cara al futuro tienen sus preocupaciones, sobre todo en lo que atañe a la jubilación. La diferencia entre la pensión media de los trabajadores autónomos y los asalariados ronda el 37%, es decir, alrededor de 500€ al mes. La razón se encuentra en que la mayoría cotizan a la Seguridad Social la base mínima que exige la ley.

Tres son los pilares básicos que proporcionan el dinero para la jubilación: la vía pública mediante a las cotizaciones a la Seguridad Social; la empresa a través de planes de empleo y el ahorro particular invirtiendo en planes de pensión individuales. Esta tercera es la única que aplica de cara a un trabajador autónomo que quiera complementar la pensión.

¿Cuándo te interesa contratar un plan de pensiones?

Pero, ¿interesa siempre contratar un plan de pensiones? En opinión de Unai Ansejo, Doctor en Economía y fundador de Indexa Capital , solo a partir de contar con 30.000€ anuales de ingresos, conviene contratar un plan de pensiones. Por debajo de esa cifra, es preferente acogerse a la opción de los fondos de inversión.

Aunque las ventajas fiscales de los planes de pensiones han ido empeorando con el paso de los años, sigue siendo una opción interesante dado que, además de desgravar las aportaciones anuales en cada declaración de la renta, puedes rescatar el monto total desde el momento de la jubilación.

En función de tu edad y perfil, puedes elegir entre diferentes tipos de planes de pensiones pero, el consejo de Unai Ansejo es que "cuanto antes contrates el plan, mejor rentabilidad a largo plazo porque la diferencia entre contratarlo a los 30 años y hacerlo a los 40 es enorme".

En cuanto a los aspectos principales a tener en cuenta a la hora de decantarse por un plan un otro, el CEO de Indexa Capital señala:

-Las comisiones. Un aspecto al que el inversor no suele prestar atención, entre otras cosas porque no se ve. No obstante, el máximo suele establecerlo el regulador (actualmente en un 1,75%).

-La rentabilidad: Va a depender en parte del tipo de plan que elijas, de más conservador (renta fija) a más agresivo (renta variable).

En cuanto a la contratación del plan puede llevarse a cabo a través de una aseguradora, una entidad bancaria o una agencia de valores, modalidad esta última elegida por Indexa Capital. Según su CEO, ofrecen en este momento el mejor plan de pensiones del mercado con menos costes y más rentabilidad, dado que tienen fijada la comisión en un 0,47%. Tal vez por ello, en apenas 3 años de vida, la empresa cuenta ya con 7.300 clientes y ha gestionado 170M de euros. En el caso de Indexa Capital los planes de pensiones son gestionados por Caser.

La jubilación activa

Por otro lado, un Decreto-Ley aprobado en marzo de 2013 tenía por objeto favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover “el envejecimiento activo”. Esta modalidad permite compatibilizar el disfrute de la prestación contributiva de jubilación con la realización de cualquier trabajo, tanto por cuenta propia como por cuenta ajena y bien sea a tiempo completo o a tiempo parcial.

Para ello, se deberá haber cumplido la edad de jubilación correspondiente (no aplica si nos jubilamos de forma anticipada) y haber cotizado los años suficientes como para optar al 100% del importe de la pensión.

La cuantía de la pensión durante la vigencia de la situación de jubilación activa será equivalente al 50% del importe resultante en el reconocimiento inicial, una vez aplicado, si procede, el límite máximo de pensión pública, o del que se esté percibiendo, en el momento de inicio de la compatibilidad con el trabajo. Con el término del contrato o actividad y la llegada de la jubilación definitiva, el trabajador percibirá el 100% de la pensión más el complemento a mínimo al que tuviera derecho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión