Fase de liquidación: ¿Por qué no comprar tu propia empresa?

Liquidar un negocio no es una decisión fácil, pero alargar un proyecto que agoniza para que las deudas engorden aún más, no tiene ningún sentido. Analiza si te conviene reestructurar tu empresa, venderla o cerrar sin poner en peligro tu patrimonio.

image
Si tu empresa termina en fase de liquidación, plantéate si puedes comprar tú mismo esos activos desde otra sociedad para continuar con tu actividad ya libre de cargas

Puede ocurrir que no llegues a un acuerdo en el convenio, en cuyo caso pasarás a la fase de liquidación. Y, desgraciadamente, lo habitual es que los bienes de la empresa se sometan a subasta y se malvendan (si no pueden utilizarse como dación en pago). “Una empresa que tiene unos activos de un millón de euros puede liquidarse por 10.000 euros. Si crees que tu negocio puede tener continuidad una vez que esté libre de deudas, ¿por qué no comprar tus activos desde otra sociedad propia? Puedes ofrecer al juez 12.000 euros por ellos, liquidas la anterior empresa y continúas ahora con una compañía que está libre de cargas”, explica Pavón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dentro de la legalidad
Esta salida a una crisis puede parecer sorprendente pero es absolutamente legal. “Lo esencial es que se haga a través del juzgado, para que tenga ese carácter. El problema es que a muchos empresarios les cuesta comprender que puedan comprar sus propios bienes y no lo hacen. La subasta de bienes es una venta al mejor postor. Si tú quieres pujar por ellos, puedes, creando otra sociedad. Liquidas la anterior, conforme a lo que se haya establecido en el proceso judicial, y empiezas con otra, limpia y legal”, dice Pavón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo