5 aspectos a tener en cuenta a la hora de desarrollar una idea innovadora y/o lanzar una startup

Un guía ayuda a los emprendedores a proteger sus proyectos, en sus diferentes fases de implantación

Two engineers discussing project design in office
Thomas BarwickGetty Images

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) y el despacho de abogados Pinsent Masons han elaborado una guía práctica para ayudar a las startups a proteger sus proyectos, en sus diferentes fases de implantación.

Esta guía intenta definir las pautas que deben tener en cuenta y aborda cuestiones dirigidas a identificar los principales activos, materiales o inmateriales, que una startup debe proteger.

Según sus autores, la publicación viene motivada por la necesidad que tienen las pequeñas e innovadoras empresas, que desarrollan modelos disruptivos, de protegerse frente a fuertes y grandes actores del mercado.

"La mala praxis, el plagio de una idea o la apropiación indebida de un proyecto son acciones que han sufrido muchas startups y que han propiciado el recelo en la creación de sinergias en la industria, absolutamente necesarias para la creación de negocio, empleo y atracción de inversión y talento".

Rodrigo García de la Cruz, presidente de la Asociación de Fintech e Insurtech, destaca que este documento "no solo ayudará proteger la innovación, sino también las ideas, que es lo que da más valor a las startups".

Por su parte, Paloma Bru, del departamento de TMT de Pinsent Masons, comenta que "las fintech son los motores del desarrollo empresarial y la sociedad y por esa razón es de suma importancia protegerlas".

Protección jurídica

Por este motivo, “hay ciertas medidas genéricas que hay que considerar como guía inicial a la hora de abordar un nuevo proyecto”.

En primer lugar, la guía especifica los diferentes tipos de proyectos o activos y qué protección jurídica se puede aplicar a los componentes de los proyectos.

"Entre los tipos de proyectos se incluyen las obras artísticas, literarias o científicas, y los derechos de propiedad intelectual (también llamados 'derechos de autor') desde su propia creación; los programas informáticos o software, de los que se tienen derechos de propiedad intelectual desde el momento de su creación, aunque se recomienda su inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual; las bases de datos que supongan creación intelectual y/o una inversión sustancial de dinero, tiempo, esfuerzo o energía; las marcas y los nombres comerciales; así como las patentes, los modelos de utilidad y los diseños industriales, derechos de propiedad industrial, que deberán ser registrados para su protección frente a terceros; los dominios web; y el know how y los secretos empresariales al hilo de la reciente legislación al respecto".

Ten en cuenta esto

Además, esta guía analiza algunos aspectos fundamentales que todo emprendedor debería tener en cuenta a la hora de desarrollar una idea innovadora o poner en marcha una startup:

1. Es esencial proteger jurídicamente el nuevo proyecto empresarial y sus distintos componentes.

2. La piedra angular de toda startup debe ser la suscripción de acuerdos de confidencialidad o NDA (por sus siglas en inglés), con el objeto de garantizar los elementos básicos del proyecto empresarial novedoso a la hora de participar en una incubadora, evento o foro o de alguna otra forma compartir la información con terceros. Adicionalmente, se debe prestar especial atención a las bases aplicables a las convocatorias, eventos y foros en los que se participa.

3. La utilización de tecnologías disruptivas, como la blockchain o la inteligencia artificial, puede ser un mecanismo muy efectivo para proteger los elementos de un proyecto empresarial y se recomienda que estas tecnologías se implementen como un método complementario, pero nunca sustitutorio de lo que ofrece la ley y los organismos pertinentes.

4. Si se pretende dar licencia de uso a terceros, se recomienda delimitar con claridad las condiciones de esa licencia: qué, cómo y hasta cuándo tiene vigencia.

5. Por último, sea cual sea la clase de proyecto y los elementos que lo compongan, se recomienda consultar con un abogado especialista, ya que estos pueden ahorrar costes de todo tipo y evitar una multitud de problemas en el futuro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión