Donald Trump: el acierto de huir de una marca maldita

Después de que el Hotel Trump Soho rebautizara su nombre, eliminando su relación con el presidente de EE.UU., la torre se ha convertido en un negocio de éxito.

image
Getty Images

Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos, tiene participaciones en 500 empresas repartidas por el globo. El mercado de la construcción ha sido el sector donde Trump empezó a hacer su fortuna, luego entró en la industria de la televisión y de los casinos. No es aventurado decir que es un hombre de éxito.

Además de ser un gran empresario, Donald Trump es uno de los personajes más polémicos del panorama mundial. Sus controvertidos comentarios han desatado la polémica allá por donde va. Frases como “podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos” o “si gano las elecciones, devolveré a los refugiados sirios a casa”, son solo algunos casos de sus extravagancias.

Aun así, Donald Trump llegó a la presidencia de Estados Unidos con su famoso flequillo intacto. Pero ser tan polémico también tiene sus consecuencias. No todos los negocios de Trump siguen floreciendo tras ser elegido presidente. El 21 de diciembre de 2017 el Hotel Trump Soho de Nueva York cambió su nombre por The Dominick para alzar sus beneficios. La marca Trump se ha borrado de tal forma que la oferta del hotel sobre tratamiento facial llamada Ivanka’s Choice ha cambiado a llamarse Detox & Glow.

Un año después el resultado ha sido asombroso. En un momento en que los hoteles de lujo de Nueva York se están debilitando, los beneficios del hotel han aumentado un 180%, según informa Bloomberg. Mientras que la demanda, los ingresos y la ocupación se han estancado, según STR, firma de investigación de mercados estadounidense, los ingresos de Dominick por habitación disponible han aumentado más de un 20% con respecto al año anterior. Para añadir más datos al auge del The Dominick, el hotel de 391 habitaciones y 46 pisos reservó 7.000 noches más en 2018 que en 2017.

La política y los negocios a veces no son buenos amigos. No todo el mundo está dispuesto a hospedarse en un hotel que lleva el nombre de Trump en su fachada. Hay grandes personalidades que han decidido no alojarse en sus hoteles. Cuando Lebron James era jugador de los Cleveland Cavaliers se negó a alojarse con el equipo en este hotel. Si un cliente se encuentra en la ciudad por negocios y sus políticas no coinciden con las de Trump, mejor no mostrar un hotel que lleve su nombre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión