Elon Musk, ahora quiere ser taxista: sus planes para arrasar en el negocio de la movilidad

Este gurú tecnológico pronostica la llegada de los robotaxis para el año 2020 tras haber implementado un nuevo microchip

image
Getty Images

¿Cómo se le ocurrió a Elon Musk apostar por el coche autónomo? Nosotros tenemos nuestra propia teoría: 7:00 am. Elon Musk se levanta de la cama, desayuna y entra en Recode, un medio de referencia de Silicon Valley. Haciendo scroll por la pantalla descubre una noticia sobre coches autónomos. La bombilla de su cerebro se enciende y ya sabe cuál será su próximo proyecto innovador.

No hay nueva tecnología en la que Musk no esté involucrado. Su pasión por ir un paso por delante en materia tecnológica le ha llevado a fundar Space X, un proyecto que quiere llevar a las personas al espacio. Pero, entre sus proyectos terrestres, se encuentra el coche autónomo, que pretende desbancar a Uber, Cabify y a todo el sector del taxi.

Quiere montar su propio negocio de taxis, pero no lo tendrá fácil. La competencia también quiere hacerse con un trozo de la parcela. Tanto Google como Apple, dos gigantes de la Era de Internet, están desarrollando sus propios prototipos de coches autónomos. Apple parece el más rezagado, ya que uno de sus vehículos estuvo involucrado en un accidente, eso sí, la culpa fue de un humano y no de la máquina. Pero esto no evita que el incidente provoque mala prensa a su empresa.

La compañía más adelantada de todas parece ser Tesla, dirigida por el polémico Elon Musk. Recientemente dio una rueda de prensa donde ofreció detalles sobre los avances del coche autónomo. Para empezar, anunció que los robotaxis empezarán a circular por las calles de Estados Unidos el año que viene. Lo que parecía ciencia ficción por fin lo veremos en el mundo real.

El gurú no solo habló de cuándo estará en el mercado sus vehículos sino del volumen de la producción. “Dentro de un año tendremos más de un millón de coches con el sistema de autoconducción completo, con el software, con todo". Pero las cosas no se quedan ahí. Musk siempre quiere ir más allá y pronostica hacer un coche sin volante ni pedales dentro de dos años.

En paralelo, el factor diferencial del coche Tesla está en un nuevo microchip, desarrollado por Samsung Electronics. Este hardware, según Musk, es el más avanzado del mercado. "El aparato es capaz de generar siete veces más fotogramas que el sistema Xavier de Nvidia", detalló Pete Bannon, jefe del hardware del piloto automático de la compañia. Un chip que lleva fabricándose desde 2016 y que Musk quería tener operativo en 2018, pronóstico que no se ha logrado cumplir.

Las acciones de Tesla subieron brevemente después del anuncio, pero los inversores no tienen tantas esperanzas como Musk de que esto vaya a funcionar. El coche autónomo presenta muchos problemas regulatorios en muchos estados de Estados Unidos.

Musk parece tener las cosas muy claras, pero tanto sus altos directivos como la industria no están tan seguros de ver sus prototipos tan pronto en el mercado. Musk asegura que sus vehículos son completamente autónomos, aunque todavía no ha llegado al nivel 4 de conducción, el estándar más alto de autonomía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión