Calcula tu fuerza

Existen distintos métodos para calcular en cuánto puede estar valorada una compañía. El más sencillo se basa en aplicar a la facturación y/o los beneficios unos múltiplos en función de cómo esté la cotización entre las empresas de tu sector. Cuando la compañía es demasiado nueva para tener nada con que comparar, lo normal es recurrir al descuento de flujo de caja, intentar calcular sus resultados futuros y señalar un precio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Más allá de lo cuantificable, hay otros factores que influyen en el precio. Son los siguientes:

Posición en el sector.
¿Eres tú el actor hegemónico? La mayoría de compradores que desea entrar en un sector adquiriendo una empresa, prefiere que ésta sea la líder de ese campo, y está dispuesta a pagar por ello.

La coyuntura.
La comercialización de empresas no es ajena a los vaivenes del mercado. Según Francisco Wendt, los factores que hoy día dan más valor a una empresa son dos: “Si ésta exporta o, por lo menos, tiene capacidad para exportar, y que tenga un endeudamiento bajo”.

Las modas.
Que tu sector esté en boca de todos será un plus a sumar en el precio. Así, por ejemplo, las empresas de seguridad y de logística, las de externalización de servicios, material médico y hospitalario y, cómo no, Internet, son los caramelos que la mayoría quiere llevarse hoy a la boca, según comenta Enrique Quemada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo