De parte de Richard Branson: “Hacer negocios no es suficiente”

Carlos Ferrando, CEO de Closca, es el único español que ha tenido la oportunidad de convivir tres días y medio con otros 49 CEOs y Richard Branson en la isla del fundador de Virgin. Este es el mensaje claro que trae al mundo del emprendimiento.

image
Closca

Para Carlos Ferrando, CEO de Closca, ha sido cumplir un sueño porque ha sido precisamente el empresario inglés quien más le ha inspirado a lo largo de su trayectoria emprendedora. Ferrando fue el único español seleccionado, junto a otros 49 CEOs, por Richard Branson para convivir tres días y medio en Necker Island, la isla del magnate. El objetivo no era otro que establecer alianzas y unificar un mensaje en el mundo emprendedor que les diga que hacer negocios no es suficiente si no está también el propósito de contribuir, en la medida de tus posibilidades, a hacer un mundo mejor.

Branson está convencido de que gran parte de los problemas que afectan a la humanidad y a la sociedad actual los ha generado el hombre y es a nosotros a quienes corresponde ahora resolverlos. El papel principal en esta resolución se lo asigna el fundador de Virgin a los emprendedores y sus ingenios que de poco o nada sirven si el único objetivo es engrosar una cuenta corriente personal. Esa finalidad de impacto en los negocios para hacer un mundo mejor es el mensaje con el que Richard Branson quiere concienciar a todos los emprendedores del mundo.

Y este es el objetivo que perseguía con la convocatoria de 50 CEOs de distintas nacionalidades en una reunión bautizada con el nombre de Finding my virginity, como el título de la nueva autobiografía de Branson. El empresario inglés se interesó por cada uno de los proyectos. Si detrás de cada uno no había valores y un propósito de mejorar la vida de muchos, se descartaban. No se trata solo de poner al cliente en el centro sino también al género humano y al planeta en general.

Ese es el objetivo que se persigue desde que Branson creó en 2004 la Fundación Virgin Unite con la finalidad de mitigar problemas trascendentales como son la hambruna, las desigualdades sociales o la destrucción el medio ambiente. “Los problemas del planeta los generan las actitudes de la sociedad que vive en él. Hoy tenemos el mundo que nos merecemos y por ello debemos luchar por merecernos uno distinto”, sostiene el CEO de Virgin.

Esta es la responsabilidad de los nuevos emprendedores, aprender a utilizar sus habilidades en beneficio un mundo mejor. Para ello no siempre hacen falta grandes ingenios ni el uso de complejas tecnologías. En el casco de Closca , por ejemplo, la empresa se ha hecho famosa con dos productos. El primero es el Closca Helmet, una colección de cascos plegables para el uso urbano de las bicicletas. Este fue seleccionado en la edición de TED Gift Experience 2017 como el producto más innovador del año. El segundo son las Closca Bottle, unas botellas de vidrio reutilizable y 100% reciclable que se acompañan de una aplicación complementaria, Closca Water, que sirve para localizar los lugares más próximos donde rellenar la botella e incluye dinámicas de gamificación. De éstas se han visto estos días 10.000 en el Festival de la Creatividad en Cannes, donde también ha participado Carlos Ferrando.

Pero no se trata aquí de hablar de escalabilidad, mercado y facturación. “El dinero no es propósito suficiente en un emprendedor si no hay también intención de solucionar alguno de los graves problemas actuales. Detrás de cada producto de Closca hay un mensaje y una intencionalidad de inspirar el cambio. Con el casco estamos defendiendo el uso seguro de la bicicleta en las ciudades en detrimento del coche. Con la botella combatimos el uso innecesario del plástico en beneficio del planeta y los océanos que nos hemos cargado matando a los peces y contaminando el agua que bebemos. Una botella de plástico tarda casi 400 años en deshacerse por completo. Más del 80% de las vendidas no se reciclan. No es sostenible, pero parece no importar”, dice Ferrando.

En cuanto a su experiencia personal con Branson, Ferrando la considera “fascinante. Es un tío muy cercano y humilde que nos ha tratado como si fuésemos parte de su familia. Eso es en realidad lo que persigue, establecer vínculos entre emprendedores de todo el mundo con el objetivo común de hacer negocios para hacer el bien”. Es decir, transformar el capitalismo y convertirlo en una fuerza benéfica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión