6 trucos para aparentar ser una gran empresa

Ser una pequeña empresa puede suponer problemas para acceder a grandes contratos. Te contamos algunos trucos para solventarlo.

1. Trabaja con asociados

Una forma de tener oficina y personal administrativo, pero sin asumir todos los gastos, es compartirla con otros profesionales, preferiblemente de áreas similares. No es necesario crear una sociedad formal: basta con fijar en el contrato de alquiler o subarrendamiento las condiciones de uso y las responsabilidades en los gastos que surjan. Cada profesional factura directamente a sus clientes, y si surge alguno del propio despacho, los beneficios se reparten de forma proporcional.

Coste. Variable, según el precio del alquiler, el equipamiento, el personal contratado, y el número de socios.

2. Vende tu presencia

Convierte la falta de oficina en una ventaja: máxima movilidad. Si sólo necesitas una conexión a Internet, ofrécete a trabajar como implant. Es lo que ha hecho Esteban Solano, consultor experto en desarrollo de personas dentro de organizaciones. “Mi trabajo se basa en el trato directo y gracias a las nuevas tecnologías, puedo desarrollar mis funciones en las instalaciones del cliente”.

Coste. Ninguno.

3. Entrena a tu equipo amateur

¿Quién dice que un autónomo no puede tener un gran equipo de ayudantes? Recurrir a los más cercanos para tareas que no les requieran mucho esfuerzo mejorará tu imagen, en la medida en que acelere tu capacidad de respuesta al cliente. “No necesitas contratar a una secretaria. Tu padre jubilado, que tiene mucho tiempo, puede hacerte las gestiones administrativas”, propone el experto Andrés Pérez: la ciencia de convertirse en un gurú de referencia. Si no puedes contestar al teléfono, desvíalo al número de un familiar que responda con profesionalidad, dando el nombre de la empresa y apuntando los mensajes. Al que le guste pasear, pídele que lleve la correspondencia a Correos. También te pueden ayudar ordenando tus facturas, comprando material de oficina y haciendo fotocopias.

Coste. Gratuito. No olvides agradecérselo y tener algún detalle con ellos.

4. Ofrece más servicios

No reduzcas tu cartera de servicios a tu especialidad: una forma de parecer más grande es atender a tus clientes en más áreas. “Además de ofrecer servicios de consultoría, cuento con una red de colaboradores especializados en otros campos, de todo tipo, que puntualmente pueden dar un buen servicio a mis clientes. Así les aporto un servicio extra”, comenta Esteban Solano.

Coste. Gratuito

5. Recurre a lo oficial

En asuntos especialmente sensibles, ofrece a tus clientes información avalada por instituciones de prestigio y fuentes oficiales. Los colegios profesionales, asociaciones de empresarios y cámaras de comercio cuentan con servicios de asesoramiento jurídico, empresarial, fiscal y laboral para sus asociados. La Administración pública también cuenta con servicios de información atendidos por especialistas; entre los más útiles, destaca el teléfono de la Agencia Tributaria (901 33 55 33) y el buzón de consultas de la Seguridad Social (www.seg-social.es).

Coste. Servicios gratuitos o con tarifa reducida para asociados.

6. Web de marca

Igual que te pones el traje bueno para una reunión, viste tu web con el mejor diseño. “Nuestra tienda online de máquinas de café y cápsulas Tassimo tiene un aspecto tan profesional, que muchos clientes creen que somos la página oficial de Saimaza. Han contactado multinacionales con las que no teníamos ninguna relación”, asegura el empresario de Cafeempresa. Su secreto para que le confundan con un grande es sencillo: un paquete prediseñado por un proveedor de hosting y la ayuda de su hijo, ingeniero informático, que se encarga de mejorar el diseño.

Coste. La mayoría de los proveedores de hosting cuentan con paquetes todo incluido pensados para las pequeñas empresas que ofrecen alojamiento compartido, dominio y tiendas programadas a partir de plantillas. Los paquetes más sencillos: unos 15€/mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo