El nuevo estándar del viaje corporativo que impone la tecnología

Es un mercado que, solo en España, mueve 12.000 millones de euros al año aunque hay estudios que hablan de 18.000. Aunque pudiera parecer copado, por antiguo, Santiago Montero, CEO de Aervio, considera que en el segmento de los viajes corporativos queda aún mucho trecho.

Santiago Montero, CEO de Aervio
Helena Salanova

Lo que abre la puerta a nuevos actores en el segmento de los viajes corporativos es la tecnología. Al menos esa es la opinión de Santiago Montero, CEO de Aervio , una plataforma de gestión de viajes de empresa que se vale de la Inteligencia Artificial. No obstante, todavía el 40% de los viajes de negocios se gestionan desde el interior de la empresa, en total un bocado de 5.000 millones de euros que se pierden las agencias.

Sin embargo, la tendencia es a delegar esta función en empresas especializadas. Además del control de gastos de esta partida, se encargan de acompañar a los viajeros durante todo el itinerario hasta su regreso al punto de partida. Las grandes corporaciones disponen de profesionales especializados, el travel manager, pero cada vez más externalizan este servicio teniendo en cuenta que es un trabajo tedioso y complejo.

Tecnología sí, pero no cualquiera

En sus inicios, la aparición de internet parecía que iba a facilitar el trabajo de estos profesionales pero, a día de hoy, la oferta es tan intensiva y está tan fragmentada que, mas que ayudar, estorba. Lo mismo pasó con la irrupción del streaming, cuando muchos auguraron una merma notable en los viajes corporativos gracias a la videoconferencia. La realidad no ha sido esa. “Más de un 20% del tiempo de un encuentro virtual se pierde intentando la conectividad y solucionando problemas técnicos y nadie va a adoptar una tecnología que no mejore lo ya existente”, afirma Montero.

Asimismo, hubo un tiempo en el que la eclosión de las apps disparó la demanda de las mismas por parte de clientes interesados en autogestionarse el viaje de empresa. Sin embargo, una vez pasada la moda, su uso ha decrecido de forma notable a favor de las agencias especializadas.

Pero que las tecnologías referidas no hayan funcionado del todo, no implica que haya que desestimarlas, igual es un problema de madurez. Pero sí hay otras disponibles que están marcando la diferencia. “El uso de determinadas tecnologías supone una gran oportunidad para solventar vicios que arrastran las agencias tradicionales”, sostiene Montero. Entre esos ‘vicios’ menciona la lentitud en la gestión del viaje, la falta de flexibilidad y personalización de la oferta, la ausencia de un sistema de traking que acompañe al viajero durante todo el desplazamiento o un servicio de atención al cliente 24/7 que de respuesta inmediata en caso de algún imprevisto. Todo esto dicen haberlo solucionado en Aervio gracias a la introducción en su plataforma de machine learning e inteligencia artificial.

El futuro

En cuanto a los viajes corporativos que se demandan, Montero los cataloga en tres grandes grupos: los comerciales, los de mantenimiento y los operativos. Puede que con el paso del tiempo el tipo comercial decrezca, pero la impresión de Montero, que basa en la experiencia de su empresa, apunta a un incremento. “A las aseguradoras y a los bancos se suman ahora empresas que también necesitan realizar muchos viajes, como las de ingeniería, muchas de ellas con ambición global. Además, los clientes se muestran cada vez menos perezosos para cambiar de proveedor. Si encuentran otra agencia que les atienda con fluidez, que de respuesta inmediata a sus requerimientos y que lo haga con precios más competitivos, lo lógico es que cambien. La única forma de destacarte es aportando valor”.

Por lo demás, en lo que atañe a los itinerarios de los viajes de negocios, apenas sufren variaciones. En el caso nacional, el trayecto más demandado es Madrid/Barcelona y, ya en Europa, los destinos tradicionales de Londres, Berlín, París…Fuera del continente, sigue imperando Estados Unidos. En cuanto a la demanda, en el caso de Aervio el 50% de las solicitudes que reciben es para viajes aéreos, el 29% para reservar hoteles, un 14% trenes, y el resto para alquiler de coches, salas de reuniones u otras reservas. El ticket medio por cliente es de 150.000€ al año, un gasto que no siempre está relacionado con el tamaño de la empresa.

Con poco más de dos años en el mercado, Aervio supera actualmente los 200 clientes, realizan más de 3.000 operaciones cada mes en España e integran la empresa una plantilla que ha pasado de 3 a 30 personas y que confían en duplicarla este año. Ahora están implementando la plataforma para enfocarse a clientes de tamaño superior al objeto de consolidarse y acelerar el crecimiento en nuestro país y dar, en 2020-2021, el salto a la internacionalización, empezando por Reino Unido, país que Santiago Montero conoce bien después de haber trabajado allí durante varios años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión