Qué puede hacer (de verdad) la IA por tu negocio

Marketing y ventas, diseño de productos y servicios, producción… las aplicaciones de esta tecnología para hacer más eficiente tu empresa

image
Donald Iain Smith

Hemos tratado ya en otras ocasiones el uso de la IA en una pyme, para optimizar el punto de venta y para vender más en cualquier negocio. Te hemos explicado también en qué consiste exactamente la IA y cómo puede incluirla una pyme en su actividad con una inversión mínima. Ahora te ofrecemos una visión completa de sus otras aplicaciones en las demás áreas de un negocio.

Selección de personal

En selección de personal se puede utilizar para “filtrar currículums y asociarlos directamente a las vacantes. Aunque nosotros consideramos que detrás siempre debe haber un reclutador. La IA ayuda a automatizar tareas que no aportan valor adicional, pero hay decisiones que van más allá y para las que la IA todavía no puede sustituir a una persona”, comenta Ignacio Sánchez, country manager de Visiotalent.

Canal de comunicación interno

Volvemos a los asistentes personales basados en biometría de voz. Asistentes como AVA, de Airbus, al que lo mismo “se le puede pedir el menú del día de un centro de trabajo concreto, como hacerle una sugerencia de mejora en una tarea (que el asistente registra automáticamente para enviar un email a la persona responsable) o agilizar tareas rutinarias, como medir las planchas de ensamblaje en fábrica, comunicarlas a AVA por voz y que ella las registre de forma automática. Sin que los empleados tengan que tocar una tecla. Pero también puede servir para que un piloto que detecta un error al pilotar un avión pueda hacerle una consulta sobre cómo actuar en esa situación y recibir sugerencias de AVA”, comenta Iñaki Alcaraz, CEO de AGLV.

Un compañero en las reuniones

Toda la IA de la que hablamos como ves dista mucho del robot que a menudo tenemos en la cabeza cuando pensamos en esta tecnología. Tampoco es un robot el compañero virtual que ha ideado IBM para asistir en reuniones, sino que se trata de una simple pantalla interactiva que puede escuchar las conversaciones en una reunión de trabajo y a partir de la información interna de la que dispone proponer soluciones. Además, puede tomar notas, realizar traducciones y transcribirlo todo en la pantalla. O encauzar las conversaciones si el equipo se dispersa y llevar el registro de los puntos a tratar para asegurarse de que se han abordado todos los temas importantes.

Formación interna

La IA puede ayudar también a dar la bienvenida a nuevos empleados. “Enseñarles la manera de hacer las cosas de la empresa o explicar el lanzamiento de nuevos productos. También resolver dudas sobre procedimientos internos y otras cuestiones. Y en la vertiente más pura de Recursos Humanos responder a preguntas sobre vacaciones o sobre ventajas que tenemos por ser parte de la empresa”, comenta José Gómez, CEO de Sentimer.

Pero sobre todo, puede ayudarnos a ser mejores profesionales. Los asistentes de voz nos permitirán llevar la agenda de las tareas pendientes, resolver dudas y tomar mejores decisiones, ya que estos sistemas aprenden de las conversaciones con los empleados, así como de los aciertos y errores. “Según el World Economic Forum, 75 millones de los puestos de trabajo actuales serán desplazados por la inteligencia artificial, pero al mismo tiempo se crearán 133 millones de nuevos trabajos. Y curiosamente, la propia IA está jugando y jugará un papel fundamental para facilitar la evolución de las habilidades y conocimientos necesarios en la fuerza de trabajo. En primer lugar, facilitando bases de conocimiento empresariales inteligentes para impulsar el aprendizaje como grupo, también permitiendo ultra-personalizar los planes formativos de cada individuo en base a sus habilidades y curva de aprendizaje, o a través de plataformas inteligentes de formación, con funcionalidades como detección automática de errores, soporte inteligente de pregunta-respuesta, etcétera”, comenta Ubaldo González, director de área de Tecnología y Soluciones Avanzadas de everis.

Seguridad laboral

Además de mejorar los procesos de trabajo, estos procesos se harán en entornos mucho mas seguros. “Muchas veces en las obras y fábricas se producen ineficiencias que con la ayuda de la IA se pueden detectar. Por ejemplo, analizando imágenes de cómo se mueven los trabajadores en el puesto de trabajo la tecnología de IA puede detectar muchos patrones que de manera natural no veríamos jamás”, apunta Macarena Estévez, socia de Consultoría de Deloitte.

Se mejora así la productividad y la seguridad laboral, que también se puede reforzar “programando a las máquinas para que te avisen o para que no te dejen hacer cosas si no cumples los protocolos. Al final, la IA minimiza los errores humanos porque muchos accidentes se producen por descuidos de las personas”, añade Macarena Estévez.

Automatización de tareas

Sea cual sea el negocio en el que pensemos, donde haya un proceso repetitivo la IA puede agilizarlo. “Con el procesamiento del lenguaje natural se puede automatizar la gestión de documentos: contratos, poderes notariales, emails… pero también información procedente de fuentes desestructuradas, es decir, que no vienen almacenadas en una base de datos estructurada y que a día de hoy exigen que haya un back office o una persona para su procesamiento”, explica Ricardo Gutiérrez, Líder Global de Estrategia Digital y Transformación de Operaciones de NEORIS.

Fábricas inteligentes

Y si se pueden automatizar los despachos, más todavía los entornos de las fábricas. “Hoy en día existen una gran variedad de robots al alcance de cualquier tipo de empresa, sin importar su tamaño, que usan IA para realizar acciones mucho más precisas y tomar decisiones en tiempo real adaptándose a cada tipo de proceso productivo. Por ejemplo, los robots colaborativos mejoran la seguridad al permitir aprovechar la capacidad cognitiva de las personas centrándose en aportar la capacidad automática y repetitiva en los procesos de trabajo, siendo además fáciles de reprogramar, transportar e instalar. No se trata solo de que la mano de obra humana es más productiva, sino de que la IA lleva a la utilización óptima de la maquinaria existente en la planta de fabricación”, explica José Carlos Baquero, Director de Inteligencia Artificial y Big Data de Secure e-Solutions de GMV.

“Con Big Data e Inteligencia Artificial somos capaces de recoger millones de datos que se registran a diario en las plantas para procesarlos y actuar antes de que surjan problemas o defectos en nuestros procesos: identificar anomalías y averías, predecir paradas inesperadas, reabastecimiento de inventario, identificación y resolución predictiva de problemas de calidad, monitorización de problemas de seguridad de personas o instalaciones, etc. En definitiva, un nuevo modelo de negocio que permite acelerar y optimizar los procesos de producción”, continúa José Carlos Baquero.

Fabricación flexible

Ahora sí, toca hablar de Robótica. “Fusionando la IA con la Robótica podemos aumentar el tiempo de actividad y permitir tareas para una demanda de fabricación flexible. Los robots pueden monitorizar su propia precisión y rendimiento, notificando de forma autónoma cuando requieren mantenimiento para evitar costosos tiempos de inactividad, o incluso pueden ser reprogramados fácilmente para realizar nuevas tareas. Por ejemplo, aplicando en robots inteligentes de una fábrica alimenticia técnicas de IA, basadas en Aprendizaje Profundo (Deep Learning), somos capaces de detectar diferentes tipos de alimentos muy específicos corriendo en la misma línea de producción para posteriormente ser extraídos o almacenados donde correspondan. Más allá de la eficiencia, el uso de la robótica implica una disminución de los costes de producción y mejora de calidad, optimizando el aprovechamiento del espacio de almacenamiento y minimizando los residuos”, añade José Carlos Baquero.

Fabricación personalizada de productos

La personalización se está convirtiendo en el nuevo estándar y aquí la Inteligencia Artificial es clave para “decidir y aceptar ajustes basados en datos proporcionados por el cliente final, que se tendrán en cuenta desde el diseño. Gracias a la IA podemos diseñar más rápidamente productos que se adapten a las necesidades particulares, manteniendo la eficiencia de la producción en masa para poder seguir siendo competitivos. A su vez, la realidad virtual es de ayuda para los diseñadores a la hora de simular digitalmente un producto antes de su fabricación y de este modo interactuar con él para hacer pruebas”, apunta el especialista en IA de GMV.

Aprovisionamiento inteligente

“En empresas como Acerinox, por ejemplo, la IA ayuda a anticipar la demanda y en función de esa demanda tomar decisiones de compra a largo plazo, a un determinado precio y de unas determinadas cantidades, para aprovisionarte y adaptar tu capacidad productiva”, apunta Enrique Serrano, CEO de Tinámica.

Control de stock

La gestión inteligente del stock se puede hacer “instalando cámaras con Visión Artificial conectadas a un sistema previamente entrenado y cuyos algoritmos detectan si un inventario requiere ser reabastecido, se puede enviar una orden a la planta de fabricación o al centro de distribución que corresponda para atender la petición de inmediato”, apunta José Carlos Baquero.

Otra posibilidad, es gestionar el inventario con fotos de las facturas y albaranes. “Con un sistema de OCR, haciendo una foto a cualquier documento el programa lee la información y la guarda donde corresponda. Si es un proveedor de compras, te lo aplicará como compra. Si es un proveedor de suministros, con suministros. Si es un parte de mantenimiento, igual. Con una foto, la información ya está disponible con los productos que estás recepcionando y la cantidad y el precio pagado”, apunta Daniel Pina, fundador de Beesniss.

Control de personal y gestión de turnos

El control inteligente de las personas ayuda a organizar los turnos de un restaurante, por ejemplo. Y prever las necesidades de contratación en momentos punta. “Si defines tus departamentos, tus roles de trabajo y tus rangos de trabajo, una vez que sabemos exactamente qué perfil tiene cada trabajador y qué competencias, se optimiza la formación de los turnos. Mira los ingresos del año pasado en este periodo fueron estos, los estás mejorando y estás utilizando la misma plantilla que el año pasado. Te sugerimos que pongas a alguien que entre 15 minutos más tarde y que llames a una persona de refuerzo de tal hora a tal hora”, comenta Daniel Pina. Que añade: “También te puede calcular las horas por rol de trabajo. Nos basamos en históricos y previsiones de ventas para la gestión de personal y los gastos de producción y de producto, que es otra de las patas que tiene nuestra herramienta de IA para restauración”.

Mantenimiento predictivo

Si la IA todavía no se utiliza para prevenir crímenes, como enMinority Report, sí para anticipar cuando una máquina va a empezar a fallar. “Las máquinas generan datos constantes cada segundo que están en funcionamiento y eso nos permite hacer un mantenimiento predictivo. Detectar fallos antes de que sucedan a partir de los datos y las estadísticas de que disponemos para prever lo que sucederá en el futuro. Y actuar antes de que suceda. Eso ya se está haciendo mucho. Y el siguiente nivel es el mantenimiento predictivo; prescribes cómo tendría que utilizar la máquina o mantener la máquina para que no tenga un fallo. Es un paso más hacia adelante con el que se consigue una productividad mucho mayor”, explica Alberto de Torres Pachón, director de programas de Inteligencia Artificial de ICEMD.

Controles de calidad

“La calidad es otra de las cosas que afecta mucho a la productividad. En casi todas las empresas se están poniendo las cámaras de visión para analizar cuando un producto sale y se ve que ha fallado. Con la IA se intenta ver qué elementos fallan: si es la materia prima, el proceso de fabricación, etc. Una serie de elementos que con muchos datos se puede entender dónde está el fallo, antes de que ocurra”, añade de Torres.

Eficiencia energética

Hay también sistemas de gestión energética inteligentes que permiten optimizar al máximo el coste de la energía asegurando a su vez el máximo confort para los usuarios. Sistemas como el que se utiliza en el Metro de Madrid, que Accenture, responsable del proyecto, ha adaptado a sus propias oficinas. “El entrenamiento para hacerlo en este espacio tan pequeño ha sido relativamente rápido y fácil porque el modelo estaba pre entrenado para superficies tan grandes como las de Metro de Madrid pero también lo hemos aplicado a grandes retailers. ¿Qué diferencia un sistema tradicional de uno que aplica IA? En uno tradicional, cuando empieza a hacer calor se baja la temperatura. Pero es que cuando empieza a hacer calor tú ya lo estás notando. En realidad, deberías prever que va a empezar a hacer calor para empezar a actuar sobre el sistema y que no llegues a ese grado de temperatura. Eso es un modelo realmente eficiente. Y eso se consigue con un modelo conectarlo con distintos sensores, que maneja información de volumen de personas, de la tempera exterior, de los movimientos de aire internos, etc. Y con todo eso el sistema de IA toma sus propias decisiones”, comenta Alfonso Tamés, managing director de Accenture Technology.

Logística inteligente

En este campo, “las principales aplicaciones de la IA están relacionadas con la fijación de un pricing dinámico basado en la situación particular de cada momento (oferta, demanda, condiciones meteorológicas, nivel de competencia, etc.), la optimización de las rutas en tiempo real para minimizar una de las principales ineficiencias del sector, el transporte con el vehículo vacío, o la simplificación y digitalización de procesos mediante la aplicación de chatbots, visión por computador y procesamiento de lenguaje natural, por ejemplo, para la gestión de albaranes, facturas, etc.”, comenta Ubaldo González.

Detectar y evitar ciberataques

La seguridad informática basada en IA permite trabajar también con predicciones; en este caso, predicciones que anticipando ciberataques, actuando para evitarlos y no cuando ya se han producido. “Gracias al Big Data y al Internet de las Cosas los sistemas de aprendizaje automático basados en estándares de IA nos ayudan a anticiparnos a posibles ataques. El aprendizaje automático es capaz de gestionar de forma eficiente un vasto conjunto de datos procedente de un mundo conectado en un tiempo razonable. Datos que utiliza tanto de lo que extrae en tiempo real como de históricos y que le da pistas sobre patrones de comportamientos anómalos que pueden esconder una vulnerabilidad y permite configurar indicadores de ataque y amenazas rápidamente”, explica Ramón de Cózar, director de Innovación en Prodware Spain.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión