Cómo alcanzar la felicidad siendo emprendedor

Entrevistamos al emprendedor gallego Anxo Pérez que, con su método 8Belts para aprender idiomas y su libro Los 88 peldaños del éxito, se anima a dar consejos para alcanzar la felicidad en su nueva entrega Los 88 peldaños de la gente feliz.

Anxo Pérez
Carlos Hidalgo

Reparte su tiempo entre las conferencias, sus libros y la empresa, 8Belts, que le llevó a la fama en 2011 por su revolucionario método para aprender chino en ocho meses. Hoy ese mismo sistema lo aplican para aprender inglés, francés y alemán. “Son los cuatro idiomas más demandados y no vamos a aumentar el número, vamos a centrarnos en ellos y en expandir geográficamente el método. Para nosotros, crear un idioma supone 40.000 horas de trabajo. El éxito del método radica en mapear la rentabilidad de las palabras. Por primera vez en la historia creamos un índice de rentabilidad de las palabras para cada hora de estudio. Hay palabras con un índice de rentabilidad muy alto, como ojo; y otras con un índice muy bajo, como codo. El sistema tradicional pone siempre juntas las palabras de una misma familia (en este caso, partes del cuerpo humano) y es un error. Nosotros hacemos que los alumnos aprendan primero aquello que le da resultados mayores. Y al hacerlo aumentamos los resultados en el aprendizaje. Al final todo se hace en base a un algoritmo matemático”, explica.

Reducir el tiempo de aprendizaje de un idioma de 8 a 3 meses

Hoy cuentan con 60 personas en plantilla y están en una fase de expansión hacia América Latina, arrancando con México, “porque queremos que sea un método global. Tenemos clientes en 50 países, pero no de forma voluminosa y queremos expandirnos por América Latina”.

Entre los proyectos que acaban de poner en marcha está la iniciativa Desempleo Cero “por el que vamos a regalar 3,3 millones de cursos a 3,3 millones de parados. Es un curso para hacer entrevistas de trabajo en inglés totalmente gratuito. Otro de los proyectos es una macroplataforma dentro de 8Belts que reduzca el tiempo de estudio en el que la gente aprende un idioma de los 8 meses por los que nos hicimos famosos a sólo tres meses, multiplicando el tiempo de estudio al día a una hora y media. Es casi como un 8Belt militar, en el que no puedes fallar ningún día, con grupos reducidos, donde la gente cumpla siempre. En esos tres meses puedes pasar de no hablar inglés a hablarlo y de tener un nivel de inglés a tener un salto cuántico. Pero, eso sí, con mucha disciplina, un coach encima de ti... Es un producto muy premium”.

¿A ser feliz se aprende?

Pero lo que ahora trae a Pérez a nuestras páginas es su último libro: Los 88 peldaños de la gente feliz que busca precisamente ayudar al individuo y, por extensión, a la empresa a alcanzar la felicidad. En su opinión, la empresa del siglo XXI debe ser una empresa feliz y existen algunas claves para lograrlo:

Tener líderes magnéticos. “Hay dos formas de liderar: siendo cactus, es decir, pinchando y generando rechazo, o siendo esponja, es decir, absorbiendo, con humildad, sin culpar, escuchando, conteniendo el enfado... La razón número uno por la que la gente se va de la empresa es por su jefe. El líder magnético es aquel que genera confianza, fidelidad, lealtad en la gente a su cargo. Una clave para conseguirlo, es aplicar el consejo de las felicitaciones en público y las críticas en privado”.

Valores alineados. “Es importante que los valores de la empresa y los del empleado estén alineados y eso no siempre pasa: las empresas piensan en cómo el empleado tiene que seducirles a ellas, pero olvidan lo importante que es también seducir al empleado”.

Trabajar por atracción a lo bueno. “Hay dos formas de trabajar: por miedo a evitar lo malo o por atracción a que suceda lo bueno. Las empresas donde la gente trabaja por miedo raramente prosperan. Ahí funciona la cultura del no y hay que pasar a la cultura del sí. Para ello, evita hablar de forma categórica, concede el beneficio de la duda, convierte las broncas en preguntas. Es decir, en lugar de decir “no has hecho esto”, convertirlo en una pregunta: “¿ha pasado algo que te ha impedido hacer esto?”. Son formas de hablar que generan bienestar. De esta manera pasas de una cultura cactus a una cultura esponja. Y la gente pasa de un estado de protección, donde reina el miedo, a un estado de confianza donde prima la motivación”.

Las enseñanzas del libro las ha vivido el propio Pérez en sus carnes: “soy una persona muy diferente a la que era antes de escribirlo. Yo pensaba que era una persona feliz, pero luego me he dado cuenta de que no: de nada sirve el éxito por fuera si por dentro estás roto. La gente es menos feliz de lo que parece porque se empeña en boicotear su propia felicidad. La felicidad es como una bola de luz cubierta por mantas que representan la inseguridad, el boicot, los dramas, las preocupaciones: no podemos producir la luz, pero sí retirar las mantas. Y lo que hace el libro es darnos 88 maneras de retirar esas mantas”.

¿Cuáles eran tus mantas? “Si algo salía mal en la empresa, yo buscaba culpables y ahora asumo la responsabilidad. Nuestros pensamientos, palabras, decisiones vienen de dos sitios: la bolsa blanca y la bolsa negra. La frustración, la autoexigencia, el rencor y la preocupación tienen su origen en la bolsa negra. Lo que enseña el libro es a vivir la vida y a liderar la empresa desde la bolsa blanca. No son las empresas las que se transforman sino las mentes de las personas que trabajan en ellas”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión