La gestión de grupos como clave del éxito de los All Black

La selección de Nueva Zelanda es el equipo deportivo con más victorias gracias a su asombrosa filosofía de vida

New Zealand v France - Steinlager Series
Simon WattsGetty Images

Arranca el Mundial de Rugby y los seguidores de este deporte tienen el foco puesto en un equipo: los All Black. El equipo nacional de Nueva Zelanda ha ganado la Copa Mundial de Rugby tres veces y tienen un porcentaje de victorias del 77%, el más alto de cualquier equipo deportivo profesional en el mundo.

Pero, ¿a qué se debe este porcentaje tan alto de victorias? La filosofía de vida del club, basada en la cultura maorí, es la causante de sus logros. El eje piramidal del equipo es la creación de una comunidad, sobreponiendo los valores colectivos por encima de los individuales.

En nuestra vida laboral pocas veces trabajamos de forma individual, sino que tenemos que convivir codo con codo con nuestros compañeros, personas que, a veces, por una razón u otra, no son de nuestro agrado. Y más si cabe, cuando estamos con estas personas todos los días, trabajando ocho horas diarias: la convivencia puede ser una pesadilla. Pero, lo más grave, el trabajo dejaría de ser productivo.

Por eso, la importancia de la gestión de grupos y metodologías agile pueden ayudarnos a encauzar nuestras relaciones laborales y llevar nuestro proyecto a buen puerto. ¿Y qué pueden enseñarnos los All Black de todo esto? Mucho. Si han conseguido ese alto porcentaje de victorias es porque tienen un método basado en el trabajo en equipo. A continuación desvelamos sus puntos más reseñables y cómo podrías aplicarlos en tu ámbito laboral.

Los rituales: la clave del equipo

El haka es un baile antiguo de guerra maorí utilizado tradicionalmente en el campo de batalla. Los All Black lo bailan al comienzo de cada partido. ¿Por qué lo hacen? Las acciones incluyen pisotones violentos con el pie, enseñar la lengua y bofetadas rítmicas, acompañadas de un canto fuerte. ¿Tratan de intimidar a sus contrincantes? Lamentablemente sus oponentes son jugadores con un cuerpo muy similar al de Thor y no se amedrentan por un baile, por muy agresivo que sea.

La causa principal de este ritual es hacer comunidad. Permite sentir a los integrantes del grupo la potencia del equipo que trabajan juntos con un objetivo común. Hay empresas de Haka Team Building para crear comunidad y cohesión entre grupos. Pero, ¿cómo puedes establecer grupos fuertes en tu trabajo?

No hay mejor ritual que realizar reuniones diarias con el grupo de trabajo, más conocidas como Daily Scrum. Se trata de reuniones de 15 minutos para sincronizar actividades y crear un plan para las próximas 24 horas. Esto optimiza la colaboración y el rendimiento del equipo al inspeccionar el trabajo desde el último Daily Scrum y pronosticar el próximo trabajo. Se lleva a cabo a la misma hora y lugar cada día para reducir la complejidad. De esta forma, salen a la luz problemas que hayan surgido y se proponen soluciones para resolverlos con la mayor brevedad. Todos remando en una misma dirección. Búscate un rito para hacer comunidad.

La humildad: la alma mater

Los All Black cada vez que juegan fuera de casa bajan al vestuario, se cambian, y acto seguido cogen el recogedor y la fregona para limpiar los baños. Ningún individuo es más grande que el equipo y sus antepasados. Todos son responsables de los detalles más pequeños, incluida la limpieza del vestuario después del entrenamiento o un partido. Limpiar el baño forma parte de su trabajo, no importa quién seas. ¿Os imagináis a Cristiano Ronaldo limpiando el vestuario? Yo tampoco.

“En los All Black aprendes humildad desde el principio. Esta es nuestra filosofía, como el hecho de que siempre dejamos el vestuario tan limpio como cuando entramos”, dice Dan Carter, una leyenda de los All Black. En paralelo, el equipo nacional de Nueva Zelanda en su camiseta no lleva grabado el nombre de cada jugador en la espalda. Esto es un símbolo, de nuevo, de la importancia de ser uno más. Tu nombre no significa nada, solo la camisa que llevas. Es fundamental practicar la humildad en tu centro de trabajo, dejar de lado los egos y pensar siempre por el bien del equipo.

Asimismo, cuando el equipo sufre una derrota pregunta a los benjamines por qué creen que el equipo ha perdido. ¿Qué va a saber un niño que no sepan los más veteranos? Posiblemente poco, pero desde pequeños les estás inculcando unos valores de pertenencia al grupo. Pregunta de vez en cuando al becario asuntos relevantes de la empresa, se sentirá más motivado y con cierta afiliación por la compañía.

El legado: generación tras generación

Jonah Tali Lomu es una leyenda del rugby, fue uno de los mejores jugadores de la selección neozelandesa. El jugador murió a causa de un ataque cardíaco relacionado con su enfermedad renal a los 40 años. Los All Black le hicieron un funeral maorí en el mismo estadio de rugby. Todos los integrantes del equipo estuvieron allí, no solo los actuales jugadores, sino también los veteranos y los juveniles. Todos rindieron un homenaje al ritmo de un Haka para despedir a Lomu.

Los All Black también saben reconocer cuando alguien destaca en el equipo. A veces simplemente se trata de agradecer a un empleado por su trabajo bien hecho. No solo eso, sino cuando ese empleado ha tenido una trayectoria larga en la empresa merece ser premiado. Trabajo duro debe tener siempre hay una recompensa. Hazlo notar.

Además, el equipo neozelandés cuenta con un libro negro, donde los jugadores escriben sus experiencias para que los nuevos integrantes conozcan los errores y aciertos de cada jugador. Es una forma de dejar tu marca y contribuir al equipo, dejando un legado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión