¿Quieres transformar digitalmente tu empresa, pero no sabes cómo?

Consejos para superar el miedo al cambio y dar el paso hacia su implantación con éxito

Mature businessman sitting under desk
Alan PowdrillGetty Images

En general, las empresas saben que la transformación digital de su organización es imprescindible y que afectará a todas las áreas de la compañía, sin embargo, se encuentran con dos barreras principales a la hora de dar ese paso que están relacionadas con el miedo al cambio y a lo desconocido. Ambas tienen su origen, por un lado, en la falta de conocimientos y mentalidad tecnológica entre los directivos; en la filosofía implantada de 'evitar el riesgo' como máxima de una buena gestión y en la falta de tradición de equipos y procesos tecnológicos en la empresa que impide o ralentiza el cambio.

"La primera barrera es la desconfianza de la dirección o de parte de ella en una cultura empresarial orientada a minimizar los riesgos. El cambio que supone la digitalización provoca temores sobre su impacto en los resultados de la compañía y a nivel personal sobre el papel en un nuevo escenario de directivos acostumbrados a entornos analógicos. Y la segunda barrera suele ser la falta de conocimiento de los entornos digitales. ¿Por dónde comenzar si la transformación debe afectar a todas las áreas de la compañía? Y aún más, ¿existe talento para liderar esa transformación dentro de la compañía?", plantea Andrés de España, fundador y CEO de 3dids, consultora integral de negocios en Internet que ha evolucionado desde la creación de tiendas de ecommerce y la gestión de estrategias de marketing online a desarrollar metodología y procesos para la transformación digital de las empresas.

Estrategia de implantación

La experiencia de 3dids en la consultoría de transformación digital en más de 40 pymes le ha llevado a definir una estrategia de implantación basada en dos premisas:

"La primera es iniciar la transformación digital por los aspectos que afectan al negocio y a los ingresos de la compañía, por ejemplo, creando una plataforma de comercio electrónico, ya sea B2C o B2B y su correspondiente estrategia de marketing digital para que funcione. Cuando los ingresos de la compañía aumentan sustancialmente gracias a esta herramienta, como suele suceder, se superan todas las susceptibilidades y miedos del equipo directivo. Además, la implantación de herramientas de venta online exige de forma natural el cambio de otros procesos en la compañía, como la logística y distribución, la gestión de pedidos, la atención al cliente y hasta la forma de producir, por lo que profundizar en la transformación digital se empieza a ver como una tendencia natural en la evolución de la compañía. El objetivo a medio plazo será llegar a procesos de trabajo colaborativos y en la nube con papel 0 en todas las áreas de la empresa"

De España explica la segunda premisa: "Crear un equipo transversal en la compañía que lidere el cambio digital. Muchas consultorías fracasan porque intentan impulsar el cambio desde fuera, cuando debe ser este equipo interno el que motive y dirija la transformación, aunque esté apoyado por expertos digitales externos no solo para asesorar, también para formar y consolidar a ese equipo. Este equipo debe estar formado por profesionales motivados y abiertos a la innovación con un gran conocimiento de la compañía y apoyados por los expertos externos que sean necesarios".

¿Dónde poner el foco?

Según 3dids, la transformación digital se centrará en tres aspectos principales:

1. Negocios: estrategia comercial digital, relación digital con clientes y consumidores, CRM y ERP's accesibles, plataformas B2B, B2C, herramientas de gestión de catálogo PIM

2. Gestión de la compañía: gestión de datos, cloud, trabajo colaborativo, cuadros de mando visuales, eliminar papel…

3. Y todo tipo de herramientas que permitan tener un mayor control de las tareas que se hacen en la compañía, las prioridades de las mismas y si están alineadas con los objetivos de negocio y producción y operaciones (logística, industria 4.0).

"Hay que tener en cuenta –subraya De España– que hay perfiles profesionales que van a tener que dejar de hacer los procesos que venían haciendo con éxito, incluso durante años. Convencerles de que van a dejar de realizar tareas menos productivas para poder centrarse en las de mayor valor no siempre es fácil, pero se asimila mejor si el impulso viene de dentro de la compañía que de fuera. Como ejemplo, al implantar una plataforma B2B los comerciales suelen recelar de que se les sustituta en los procesos administrativos de gestión de pedidos, cuando los nuevos procesos les van a permitir concentrarse en lo que mejor saben hacer y tiene más valor: conseguir nuevos clientes".

Diferencia entre digitalización y transformación digital

Este experto sostiene que aplicar tecnologías digitales al negocio no es transformación digital. "Además, puede resultar una muy mala inversión cuando se hace sin una visión global. No son pocas las empresas que han invertido en una tecnología grandes sumas de dinero y al poco tiempo han tenido que cambiarla. Esta es una de las características de la nueva era donde todo va muy rápido y cambia constantemente".

En su opinión, la transformación digital implica "metamorfosear la forma de funcionar de un negocio para que utilice la tecnología eficazmente, mejore sus procesos, amplíe sus posibilidades y, como resultado a todo esto, venda más. El cambio va a llegar a la forma de vender, la forma de producir, la forma de relacionarse con sus proveedores y clientes y la forma de gestionar los procesos. El resultado suele ser una ampliación de ventas, de clientes potenciales, del área geográfica de actuación y en los mejores casos, incluso nuevos modelos de negocio".

7 mitos sobre la transformación digital, según 3dids

1. La transformación digital no es solo para grandes compañías. Todas las empresas deben emprenderla cuanto antes.

2. No tiene por qué resultar un proceso muy costoso, al contrario, al reducir los costes operativos y aumentar los ingresos supone un mayor beneficio inmediato, pero además permite conquistar nuevos mercados, internacionalizarse… Para dosificar las inversiones necesarias y obtener antes los beneficios esperados, es muy conveniente contar con un asesoramiento experto que acompañe el proceso.

3. No se trata solo de introducir tecnología, hay que transformar procesos. Implantar sistemas no es transformarse si no se definen de otra forma los procesos, aprovechando la tecnología para acelerarlos, para eliminar papel, para hacerlos más transparentes…

4. No basta con utilizar plataformas digitales.

5. La transformación digital no se lidera desde el departamento de IT. Debe ser impulsada por el CEO y todo el equipo directivo llegando a todos los empleados. Si no hay perfiles, recursos y conocimientos suficientes en la compañía cuando se inicia el proceso, siempre se puede recurrir a una consultoría externa que, además de orientar la implantación de tecnologías y procesos, ayude a ir creando los equipos necesarios.

6. El mundo offline tiene gran importancia en el proceso, no solo el mundo online. Los proveedores, los partners y los consumidores son personas, por ello no hay que olvidarse de la interacción tradicional con todos ellos. La tecnología debe facilitar esa interacción, no sustituirla.

7. La transformación digital no va a generar una gran pérdida de empleos, al contrario, genera gran cantidad de nuevas ocupaciones de mayor valor añadido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión