Estos 4 empresarios triunfaron en su negocio gracias al deporte

Compaginar la vida laboral con la práctica deportiva es uno de los mejores hábitos para alcanzar el éxito

image
Getty Images

Mens sana in corpore sano, escribió el poeta romano Juvenal en latín. Los romanos, una fuente inagotable de sabiduría, no entendían la vida sin ejercitar tanto la mente como el cuerpo. Por eso, quizás, llegaron a dominar medio mundo. El deporte es un gran compañero de viaje, si queremos tener una vida laboral más sana y productiva.

Practicar ejercicio físico cuatro veces a la semana puede aumentar considerablemente tu productividad. La mejora del rendimiento laboral se traduce en un porcentaje del 300%, según una investigación de Gympass, una multinacional norteamericana. Asimismo, mover el esqueleto de forma habitual también permite una mejor gestión del estrés, ya que se consigue liberar tensiones.

Además, hacer ejercicio evita muchos problemas de espalda ocasionados, muchas veces, por pasar horas y horas sentados en nuestro escritorio. Esto provoca que se reduzcan las bajas. De esta forma, muchos grandes empresarios conocen los beneficios que puede llegar a producir en su vida profesional hacer deporte. Por eso, te mostramos 4 ejemplos de directivos o altos cargos, que aunque tienen una vida muy ocupada, sacan tiempo para entrenar.

Satya Nadella: CEO de Microsoft

image
Instagram

Si Satya Nadella, CEO de Microsoft, tenía una cosa clara en la cabeza desde que era pequeño, era convertirse en jugador profesional de cricket, uno de los deportes más jugados en la India. Fue su pasión por este deporte lo que formó su vida profesional y personal.

“Gracias a este juego aprendí mucho sobre mí mismo: triunfar y fracasar. Incluso hoy me encuentro reflexionando sobre los matices de las reglas del cricket y cómo un equipo de once jugadores trabajando juntos como una unidad", explica Nadella en una entrevista al Economic Times. Como buen fanático del cricket Nadella admite que se trata de un juego de mentes. Es decir, se pone al equipo primero por delante de estadísticas personales y el reconocimiento.

Pablo Fernández: fundador de Clicars

image
Getty Images

Pablo Fernández puso en marcha Clicars en 2016, una plataforma dedicada a la venta de coches online que pretende ser el Amazon de los coches. La startup ha alcanzado la rentabilidad en 3 años de vida : más de 4.000 coches vendidos y 75 millones de euros en ventas. La compañía cuenta con la mayor exposición de España de vehículos de segunda mano y km 0 en sus instalaciones de Madrid y es líder en venta online.

Detrás de este éxito se encuentra su fundador, Pablo Fernández, que practica natación de forma profesional. Una pasión que no ha dejado de lado, aunque dirija una de las compañías más punteras del sector. “Emprender es como una prueba deportiva de resistencia. La resiliencia y la constancia son más importantes que la genética o el talento”, nos explica Fernández, que añade: “Comenzar el día haciendo deporte me ayuda a ser más optimista. Asimismo, nadar me permite desconectar de los problemas del trabajo y volver más fresco y con la energía renovada”,

Compaginar su trabajo con la natación no es sencillo. Fernández se levanta todos los días a las 5 de la mañana para estar a las 6 metido en la piscina. Este emprendedor nada 10 kilómetros diarios. “A las 8.30-9 am estoy en mi lugar de trabajo comenzando el día. No es fácil y hay días en los que suena el despertador y estás muerto de cansancio y te preguntas, ¿por qué estoy haciendo esto? Pero es ese ‘todos los días’, lo que constituye un depósito de resiliencia que marca la diferencia en los momentos clave y lo que me da la confianza para lidiar con los problemas del día a día”, revela.

Pablo Fernández logró el 4 de octubre el Récord Guinness por el Nado en aguas abiertas más largo con grilletes en los pies. En esta prueba Pablo ha querido denunciar públicamente la basura que invade nuestros mares y, para ello, ha nadado con grilletes para concienciar sobre los más de 100 millones de animales marinos que mueren al año a causa de los 7800 millones de toneladas de plástico que inundan nuestros océanos. “El deporte me ha enseñado que todas las grandes gestas se descomponen en pequeños pasos, en mi caso en una brazada más cada vez”, concluye.

Dabiz Muñoz: chef de Diverxo

image
Instagram

Fue hace 13 años cuando David Muñoz abrió su famoso restaurante Diverxo. Allí se convirtió en uno de los mejores chef del panorama nacional e internacional. No hace mucho también cruzó el Canal de la Mancha para vivir la aventura londinense con otro restaurante. En su currículum cuenta ya con tres estrellas michelín. Para conseguir estos premios, aparte de un trabajo duro y pasar más tiempo entre fogones que Remy, la famosa rata de la película de Pixar Ratatouille, Dabiz Muñoz tiene su propio secreto: el running.

“Correr es mi droga para ser creativo. Acumulo muchas semanas sin descansar y mi única forma de reciclaje y gestionar la tensión es correr. Es la mejor forma de potenciar la empatía. Si algo me hace feliz de correr es esa brutal satisfacción de superación personal”, explicó Dabiz Muñoz en una entrevista al Diario As.

El chef no corre de forma amateur, sino que muchos fines de semanas se calza las zapatillas deportivas para correr maratones, una disciplina que requiere mucho entrenamiento y gran capacidad mental.

Nick Woodman: fundador de GoPro

image
Fuente: Go ProInstagram

A veces es el deporte quien inspira a los emprendedores a crear cosas sorprendentes, que el mundo todavía no conocía. Nick Woodman es un surfista que ha dedicado toda su vida a este deporte. Un día, mientras estaba en un viaje en relación a este deporte, Woodman usó una cámara de 35 mm unida a la palma de su mano por una banda de goma para tratar de hacer un vídeo sobre sus actividades de surf.

Al ver que los demás fotógrafos tenían dificultades para grabar desde una distancia tan corta y no podían comprar equipos de calidad a precios asequibles, su viaje se convirtió en su inspiración para fundar GoPro. Su solución fue desarrollar un cinturón que uniera la cámara al cuerpo y el resultado fue un éxito en ventas.

Ahora Woodman vive en Silicon Valley, el opina que solo dos deportes imperan ahí: ciclismo de ruta y negocios. Pero sigue haciendo lo que más le gusta: surfear. Ha dejado de lado la competición a nivel profesional y ahora le resulta más gratificante surfear junto a sus hijos. “Para mí, personalmente, no hay nada más genial en el mundo que surfear con mis hijos. Para mi es muy gratificante ver a mis hijos crecer en este deporte”, explicó a Stad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión